Fuerte reclamo a Hacienda por fondos que no llegan a los hospitales

Compartir

Directores de 11 de los 13 institutos de especialidades del sector Salud se reunieron en privado con el presidente de la Comisión de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, de Morena, a quien expusieron su reclamo de que sean liberados dos mil 400 millones de pesos, retenidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El legislador morenista advirtió “son muy fuertes los reclamos” de los directores de estos institutos, por las “deficiencias y necesidades y hay que atenderlos”. Recomendó que “más allá de la reestructuración de plazas, la Secretaría de Hacienda debe buscar incrementar y actualizar la recaudación tributaria, para atender de inmediato la problemática del sector salud”.

Ramírez Cuéllar comentó, en entrevista, que “aunque esperaremos a tener el reporte por escrito de los directores médicos”, advirtió que “de acuerdo a las exposiciones que nos hicieron, están siendo fuertemente afectados” y que “el reclamo fue muy fuerte por esos mil 300 millones que no se han entregado”.

Relató que los médicos aseguran que no sólo se trata de esos mil 300 millones de pesos, sino que son dos mil 400, y que incluso pusieron como fecha límite el 31 de este mes para que sean atendidas sus peticiones, de lo contrario cerrarían algunos de los servicios en los institutos.

También dijo que, de acuerdo con los funcionarios del sector salud, el impacto de los recortes al presupuesto es ya de alrededor del 30 por ciento, tanto en la prestación de servicios, como en personal médico.

Sin embargo, el legislador dijo que los directores no presentaron documentos y sólo “dichos”, por lo que les pidió presentar todo por escrito, que expongan y expliquen las cifras de su faltante de recursos, sus deficiencias y necesidades. Los funcionarios –que evitaron a los medios– se comprometieron a entregar a la brevedad el escrito; entrada la noche no había llegado.

Estuvo presente en la reunión el senador Miguel Navarro, presidente de la Comisión de Salud del Senado, y no acudió la presidenta de la Comisión de Salud de los diputados, Miroslava Sánchez, de Morena.

Ramírez Cuéllar sostuvo que “los diputados estamos listos para intervenir, vamos a acercar a las partes para atender sus peticiones”.

Informó que el primer acuerdo alcanzado con los funcionarios médicos fue sostener una reunión, el próximo lunes, con los secretarios de Hacienda, Carlos Urzúa; de Salud, Jorge Alcocer; diputados, senadores, los directores de los institutos y sus respectivos titulares de las áreas de Finanzas.

Indicó que la Comisión de Presupuesto acordó solicitar al secretario de Hacienda “un informe completo y detallado de la disminución de gastos, plazas y de asignaciones.

Legisladores de todos los partidos, incluso de Morena, demandaron una atención inmediata al problema de los recursos en el sector salud.

En ese sentido Ramírez Cuéllar propuso “destinar al sector salud la recaudación del IEPS aplicado al tabaco, alcohol, comida ‘chatarra’ y bebidas azucaradas”.

“Si comparamos los daños a la salud que originan estos productos y los costos que generan en atención médica, contra la tributación y las ganancias exorbitantes de las compañías que los producen, el resultado es injusto e inequitativo y los más afectados son los pobres”, externó.

En lo que va del año, el sector salud sólo ha ejercido el 17 por ciento de la compra consolidada de medicamentos que se realizó en noviembre de 2018, por debajo del 25 por ciento que es lo que debería llevar, y la causa es que las instituciones no han solicitado producto, explicó Enrique Martínez, vicepresidente de Instituto Farmacéutico, consultora especializada en el sector público de medicamentos.

“No hay requerimientos, los distribuidores entregan en función de que exista la solicitud por parte de la institución”, explicó.

El proceso para que un medicamento llegue a un hospital del IMSS, ISSSTE o estatal inicia desde la compra, ya sea consolidada, licitación externa o adjudicación directa; después, las instituciones hacen la solicitud, que se triangula con Hacienda, donde se tiene el presupuesto y autorizan las documentaciones.

“La industria tiene capacidad para surtir, se tiene el producto para ser entregado, pero no ha habido una requisición”, declaró Rafael Gual, director de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica.

La farmacéutica Boehringer Ingelheim México aseguró que el gobierno es un cliente clave, pero sin distribuidores no pueden hacer llegar los medicamentos. “No nos han dicho cómo ni a quién vamos a entregar productos; también ha habido algunos comunicados donde se ha pedido que no trabajemos con distribuidores, el tema ahí es que nosotros hacemos investigación, desarrollo y producción, nuestro expertise no es distribuir”, dijo Miguel Salazar, presidente y director general de Boehringer Ingelheim México.

Con información de Alejandra Rodríguez en El Financiero*

Comentarios

comentarios