Los uniformados resguardaban la zona de conflicto entre Jicayán de Tovar, Guerrero, y Jicaral, Oaxaca

Compartir

Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 20 de Mayo de 2019.- Policías estatales que llegaron a resguardar la zona del conflicto agrario entre las comunidades del Jicayán del Tovar, municipio de Tlacoachistlahuaca, en la Costa Chica de Guerrero, y El Jicaral, del estado vecino de Oaxaca, fueron atacados a balazos por habitantes de este último poblado.

En un boletín de prensa, integrantes del Comisariado de Bienes Comunales (CBC) del Jicayán informaron que al menos 50 personas, en su mayoría hombres, pretendieron irrumpir en ejidos de este asentamiento alrededor de las 3:00 de la tarde de este domingo.

Pero estos, al momento de notar la presencia de los agentes estatales, quienes apenas el sábado pasado habían arribado al punto conocido como La Curva para resguardar y mediar el conflicto, los agredieron con armas de fuego “de uso exclusivo del Ejército Mexicano”.

El comandante en turno de ese grupo de oficiales, se lee en el boletín, solicitó apoyo de la Coordinación de la Policía Estatal de la Costa Chica y Montaña, y fue hasta las 4:30 que finalmente los del Jicaral dejaron de disparar.

Las autoridades del estado y del municipio de Tlacoachistlahuaca no han informado si el ataque dejó personas muertas o heridas o causó bajas entre los elementos que se encontraban en el lugar de los hechos.

El CBC indicó que hay zozobra entre los pobladores del Jicayán ante una nueva agresión puesto que el grupo de policías estatales, por órdenes de sus superiores, se retiraron de la base que recién habían instalado.

El presidente del CBC del Jicayán, Juvenal Mendoza Agustín exigió a los tres órdenes de gobierno tomen cartas en el asunto e instale un módulo de seguridad “de manera permanente para generar paz y tranquilidad en la zona”.

Hace una semana, los comisarios recordaron que el conflicto agrario inició desde el 2006 cuando habitantes de El Jicaral, municipio de Coicoyán de las Flores, en el estado de Oaxaca, invadieron ejidos del Jicayán pese a que documentos oficiales indican que el límite legal que divide a ambos poblados es un río.

Ante dicha irrupción y despojo, los que en ese entonces integraban el órgano de representación de los bienes comunales de Jicayán del Tovar, empezaron a acudir en tiempo y forma ante las autoridades agrarias, poniendo quejas en contra del Jicaral, desafortunadamente no le dieron la atención adecuada, reprocharon.

Son cerca de 50 hectáreas de terreno que están en disputa, lo que ha dejado como saldo un menor de edad muerto en el año de 2011 del lado del Jicaral, tala de varias hectáreas de pino y la suspensión de actividades escolares y del servicio de salud desde febrero pasado. (Agencia Periodística de Investigación)

Comentarios

comentarios