De Frente. La mañanera no es lo mismo que el mañanero

Compartir

Por: Miguel Ángel Mata Mata

¿Qué cosa es la mañanera?, se preguntaron corresponsales del diario The Wall Street Journal. Inefable acontecimiento, pues no sucede en otro lugar del mundo, donde el presidente de México habla por más de una hora, de lunes a viernes, ante un auditorio de abúlicos periodistas.

El mañanero es el acto sexual, explicado por los mexicanos, que se ejerce antes de salir de casa para, supuestamente, dejar las cosas alegres y en orden en el hogar, además de pretender evitar, así, la visita de quien es llamado El lechero o el Sancho, míticos personajes de la perversa infidelidad.

En el argot político, El Mañanero, fue invocado por el senador de la República, Félix Salgado Macedonio, hace algunos años cuando su fama estrafalaria le sumaba simpatías, al contrastar, su comportamiento con el convencional de políticos de cara dura. Hoy Félix es senador de nueva cuenta.

El Mañanero es un programa de noticias conducido por el payaso Brozo, transmitido todas las mañanas, en el que se comentan las noticias de una manera ágil y divertida.

El mañanero es masculino e implica el coito entre un hombre y una mujer, quienes forman un matrimonio y practican el acto sexual antes de comenzar las labores cotidianas.

La mañanera, como se llama el acto del presidente, practicado por un solo individuo, todas las mañanas, antes de comenzar las labores cotidianas, es femenina y, por tanto, no es el coito.

Luego entonces. ¿Qué es la mañanera? A partir del argot político, es la inédita conferencia matutina del presidente de México pero, desde el punto de vista sexual, génesis de la expresión, la mañanera es ¿una masturbación? ¿una felación?

El caso es que el diario estadounidense The Wall Street Journal está sorprendido de la capacidad del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de 65 años, de enfrentar una conferencia de prensa matutina a las 7 de la mañana, luego de una junta de seguridad a las 6.

Los periodistas David Luhnow y Juan Montes reconocen que es un fenómeno único en el mundo, único entre los países del G20.

En el artículo se analiza el fenómeno comunicativo como una estrategia para diluir a los medios y que los seguidores puedan escuchar directamente al presidente.

Incluso hace alusión a YouTubers como Nopal News y el Chapucero como influencers simpatizantes usados para manipular la información a favor del gobierno en una práctica común de la presidencia que mantiene el control de la línea editorial de los medios con la pauta de publicidad, en un presupuesto que asciende a los 240 millones de dólares en publicidad.

De acuerdo al análisis de Spin, una casa consultora en Estados Unidos, AMLO brinda información falsa en 6 ocasiones diarias en la conferencia matutina. Una de las más recurrentes son las relacionadas con la inseguridad en la que destaca que no ha aumentado pese a que la Secretaría de Seguridad reconozca que aumentó en 8% a comparación del 2018.

Otra información que niega es la de economía en donde desafía al Fondo Monetario Internacional, que estima un crecimiento económico entre 0.9 a 1.6% para 2019.

El artículo se titula ¿Crees que la política de Estados Unidos es desgastante? El presidente de México tiene una conferencia de prensa cada mañana. En el artículo se describe que al fenómeno se le llama “la mañanera”, que tiene una connotación sexual pues es el nombre que se le da al sexo matutino.

En promedio la conferencia dura 90 minutos y sus respuestas oscilan entre los 5 a 10 minutos.

 

¿Y usted, apreciado lector, practica el mañanero, la mañanera, o deja esa tarea al lechero o al inefable Sancho?  Piénselo.

  • Sancho es quien entra cuando el marido no está en casa (vox populi).

Comentarios

comentarios