Contexto Político: El día en que Florencio lloró en San Lázaro

Compartir

El 6 de octubre de 1994, el diputado federal del PRI, Florencio Salazar Adame, anunció desde su curul que votaría en contra de la licencia de su homólogo Manuel Muñoz Rocha, uno de los presuntos autores intelectuales del asesinato del secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, José Francisco Ruiz Massieu.

El político chilpancinguense pronunció un discurso enérgico y lloró al momento de recordar a su líder y amigo.
«Su discurso implicó un reproche a sus compañeros, pues al fundamentar su voto, invocó la congruencia, rechazó el oportunismo, apeló a la lealtad al jefe muerto (Ruiz Massieu), ponderó la responsabilidad y elogió la verticalidad». (Proceso 936/10 de octubre de 1994).

Su voto en contra, explicó, fue porque «este país reclama justicia, reclama seguridad pública, reclama certidumbre, reclama cambios, reclama políticos que enfrenten con conciencia las responsabilidades de su modo de ser para poder seguir siendo».

De acuerdo al reportero Gerardo Albarrán de Alba, Salazar Adame se derrumbó en su curul y estalló en llanto, en medio de los aplausos que le brindaban, de pie, los legisladores del PAN y del PRD.

Horas después de haberse aprobado por mayoría de votos la licencia de Muñoz Rocha, algunos medios informaron que la Procuraduría General de la República (PGR) había detenido al autor intelectual del homicidio del ex gobernador guerrerense.

Salazar Adame votó junto con los diputados del PAN y el PRD en contra de la licencia de Muñoz Rocha, ya que exigían el desafuero.

Actualmente, don Florencio funge como secretario general de Gobierno del estado de Guerrero y sigue siendo leal al ideario político de José Francisco Ruiz Massieu.

AMLO, INSENSIBLE CON CHILPANCINGO

Al que de plano no le importa apoyar a Chilpancingo es a Andrés Manuel López Obrador, a pesar de que durante sus tres campañas presidenciales juró ante sus ingenuos seguidores que si llegaba a Palacio Nacional, daría todo su apoyo a la ‘Cuna de los Sentimientos de la Nación’.

AMLO, al igual que sus predecesores, solamente ‘le da la mano’ a los municipios que considera estratégicos para su partido, en este caso Morena.

Chilpancingo no está en sus planes, ya que hace un año los electores no le dieron la oportunidad a Morena de llegar a la Presidencia Municipal, sino al abanderado de la alianza PRD-PAN-MC, Antonio Gaspar Beltrán.

La capital de estado atraviesa por un momento complicado. Y no sólo en materia de seguridad pública y constantes manifestaciones de trabajadores del Ayuntamiento, también arrastra un grave déficit financiero, por lo que el alcalde Gaspar Beltrán ha solicitado al gobierno federal voltear sus ojos al municipio de Chilpancingo.

Hace unos días, incluso, manifestó que está dispuesto solicitar licencia al cargo para ver si de esa forma el presidente López Obrador se sensibiliza con la capital guerrerense.

SUÁSTEGUI: ENEMIGO DE LA LEY

Nomás salió del penal en que se encontraba recluido por diversos delitos, Marco Antonio Suástegui Muñoz, líder de la CECOP, vuelve a la carga contra las autoridades y las instituciones.

Resulta que el personaje en comento y el grupo de civiles armados que comanda no permitirán la entrada en la zona de La Parota a la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, ni a policías estatales ni ministeriales, ya que se cree amo y señor de la región.

Si ya saben cómo es, para que lo dejan salir del ‘tambo’. Pero bueno, eso hay que reclamárselo a la senadora de Morena, Nestora Salgado García, quien anda liberando a supuestos presos políticos y/o de conciencia.

Lo cierto es que Suástegui es un transgresor de la ley y que ha generado terror en varias localidades de Acapulco. Lamentablemente, el gobierno de la mal llamada Cuarta Transformación le otorga impunidad a dirigentes sociales y a líderes de grupos de autodefensas.

Por Efraín Flores Iglesias

 

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *