Por conflicto agrario, pobladores de Jicayán de Tovar no tienen servicios de educación y salud

Compartir

Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 14 de Mayo del 2019.- Sin clases ni servicio de salud se encuentra la comunidad del Jicayán del Tovar, municipio de Tlacoachistlahuaca en la región de la Costa Chica de Guerrero, por constantes ataques a balazos que ha sufrido este poblado por un conflicto agrario que mantiene con El Jicaral, del estado vecino de Oaxaca.

Esto se da en medio de la omisión de los tres órdenes de gobierno y de la Procuraduría Agraria (PA), delegación Guerrero, y de la Federal, pues no han hecho nada por solucionarlo, denunciaron habitantes y comisariados ejidales del Jicayán.

Una de las irrupciones a balazos que los del Jicaral hicieron al Jicayán, se registró el 11 de febrero pasado, el cual no dejó heridos ni muertos, pero sí provocó que profesores, un doctor y una enfermera del Centro de Salud de este último poblado huyeran, ante el temor de ser asesinados.

De esa fecha hasta el día de hoy, decenas de estudiantes del nivel preescolar, primaria y secundaria se quedaron sin clases, y unos mil 500 vecinos no reciben atención médica, por lo que tienen que trasladarse al municipio de Ometepec para poder ejercer ese derecho, dijo Epidemio Salazar Tenorio, comisario municipal de Tlacoachistlahuaca.

Una segunda agresión con armas de grueso calibre y de uso exclusivo del Ejército y Fuerzas Armadas en contra del Jicayán, abundó, se suscitó este 12 de mayo lo que agravó aún más el conflicto entre ambos asentamientos, en donde desde junio de 2018 no hay presencia militar ni policíaca.

Los comisarios recordaron que el conflicto agrario inició desde el 2006 cuando habitantes de El Jicaral, municipio de Coicoyán de las Flores, en el estado de Oaxaca, invadieron ejidos del Jicayán pese a que documentos oficiales indican que el límite legal que divide a ambos poblados es un río.

Ante dicha irrupción y despojo, los que en ese entonces integraban el órgano de representación de los bienes comunales de Jicayán del Tovar, empezaron a acudir en tiempo y forma ante las autoridades agrarias, poniendo quejas en contra del Jicaral, desafortunadamente no le dieron la atención adecuada, reprocharon.

Son cerca de 50 hectáreas de terreno que están en disputa, lo que ha dejado como saldo un menor de edad muerto en el año de 2011 del lado del Jicaral, heridos, tala de varias hectáreas de pino, y ahora la suspensión de actividades escolares y la falta de servicio de salud.

El director del Centro Regional de Derechos Humanos (Centro Morelos), Manuel Olivares Hernández, quien acompaña a los habitantes del Jicayán, solicitó la intervención inmediata del presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), Ramón Navarrete Magdaleno, del secretario de Seguridad Pública en el estado, David Portillo Menchaca, y del Gobierno Federal, pues hay la posibilidad de que el conflicto deje más pérdidas humanas y familias desplazadas. (Agencia Periodística de Investigación)

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados