Familiares, amigos y población despiden a Saúl Mier Deloya

Compartir

Chilpancingo, Guerrero, 8 de mayo de 2019.- Con aplausos, vivas, sirenas, homenajes, misas, música de banda, mucho llanto, y baile de Los Tlacololeros, familiares, amigos y población despiden a Saúl Mier Deloya, brigadista del municipio de Tixtla, fallecido en cumplimiento de su deber, cuando participaba en la sofocación de un incendio forestal.

A l filo de las 12:00 horas de este martes, se dio a conocer de manera oficial, por parte de la Secretaria de Protección Civil (SPC), el fallecimiento de uno de los brigadistas, quien habría caído a un barranco de 50 metros de profundidad aprobadamente, cuando se encontraba en acciones de sofocación de un incendio en la localidad de Xaltepetla, perteneciente al municipio de Tixtla.

Saúl Mier Deloya, habría cumplido 31 años, era originario de Tixtla, donde vivió toda su vida, se casó y tuvo dos hijos, es recordado como un elemento comprometido con su trabajo, qué le gustaba su trabajo.

Este miércoles, se llevó a cabo en el funeral, inició con un homenaje en las instalaciones de la dirección municipal de Protección Civil a donde llegó acompañado de un gran cortejo fúnebre, y el aullar de las sirenas, en señal de acompañamiento de uno de los suyos.

El cortejo salió de la casa materna, ubicado en la colonia Campo Santo, donde fue velado, en el participó la presidenta municipal, Erika Alcaraz Sosa, y algunos de los regidores. La alcaldesa, con voz quebrada, se dijo muy consternada por lo ocurrido, por haber sido amiga personal del brigadista, reconoció que no hay palabras para aliviar el dolor de su partida.

Con voz entrecortada, el director de protección civil municipal de Tixtla, Carlos Iván Flores Alvarez, fue el encargado de hacer el último pase de lista, con el que el nombre de Saúl Mier Deloya, fue escuchado como miembro de esa dirección, al finalizar, aplausos y una gran ovación en su honor fue escuchada.

La presidenta municipal, entregó la bandera a la esposa de Saúl Mier, en señal de que su muerte fue en cumplimiento de su deber. La emotividad de los hechos, arrancó el llanto de los propios compañeros del brigadista caído, quienes se acercaron al féretro, sin poder evitar el llanto.

Luego de un rosario, el cortejó salió con rumbo a la iglesia del Barrio del Señor Santiago, al que pertenecía, ahí, ya era esperado por otro grupo de vecinos, una banda de música, que recibió su cuerpo con una melodía, también estaban los cueteros que acompañan al grupo de Tlaloleros de ese barrio, al que por mucho tiempo, Saúl también participó.

Luego de algunos honores y rezos, la comitiva siguió su camino hacia el ayuntamiento en cuya entrada, ya era operado por la presidenta municipal Erika Alcaraz Sosa, quien junto con su cabildo, dieron la despedida, nunca más, Saúl volverá a entrar por esa puerta. Finalmente, fue llevado al panteón municipal, donde ya descansan sus restos.

Por: Josefina Aguilar Pastor

Comentarios

comentarios