Del recordatorio…

Compartir

Un día como hoy, 21 de Marzo pero de 1806, nació una de las personalidades mas preclaras de nuestra historia Patria, cuya vida llena de vicisitudes, de sobresaltos, de iniquidades, de agresiones pero también de esfuerzo, de constancia, de visión de estadista, de verticalidad en sus acciones y de heroísmo indiscutible ( entre otras), me refiero a Don Benito Pablo Juárez García, mejor conocido entre nuestro pueblo, coloquialmente, como Don Benito Juárez.

Es tan grande su figura, tan heroica, tan entregada a las causas de la República ( incontrovertibles), y tan básicas para la configuración jurídico-política de nuestra nación, que las actitudes mezquinas, falaces y revanchistas, así como las censuras (que no críticas, pues carecen de sostén objetivo y veraz) llenas de mordacidad, odio, rencor y venganza de quienes tienen un retraso notable en el reloj de la historia, no pueden dañar en lo mas mínimo su grandeza nacional y de allende nuestras fronteras.

En efecto, recordemos que en la primera mitad del siglo XIX, después de lograr su Independencia, nuestro país se vio en la necesidad de constituirse jurídica y políticamente como una nación libre e independiente, para lo cual se dio a la tarea de crear una Constitución que rigiera su actuación como tal y que tuviera impresa las aspiraciones de nuestro pueblo para luchar por su futuro en un afán por lograr su bienestar y prosperidad, razón por la cual inició un largo camino lleno de vicisitudes y descalabros pero logró cristalizarlos en la Constitución federalista y liberal de 1824. No olvidemos, que la historia de México es, de hecho, la historia de sus Constituciones. De esta guisa, nuestros antepasados estaban en el discernir entre un sistema gubernativo monárquico y centralista, del lado conservador (herencia de 300 años de dominación española que solo privilegiaba a sus nacionales y a las clases del poder como el alto clero, la milicia y los ricos, que no querían perder sus privilegios), por un lado y uno republicano y federalista por el otro, integrado por los liberales, con una altura de miras.

Con la Constitución de 1857y las Leyes de Reforma que lograron la separación de la Iglesia y el Estado, como en Europa; la Guerra de los Tres Años, lamentablemente fratricida, entre liberales y conservadores se produjo la intención de la restauración de la monarquía por los vende-patrias José María Gutiérrez de Estrada, Almonte y Miramón al ir a ofrecer el trono de México a un príncipe europeo y católico, el cual fue personificado por Maximiliano de Habsburgo, a pesar de que Juárez era el presidente de México, quien luchó patrióticamente por preservar el estado de derecho, de una manera itinerante, logró conservar a la República y derrotar al imperio usurpador. Loor a Don Benito Juárez y a la pléyade de liberales patriotas que lo acompañaron en su histórica marcha por el país, preservando a la República y a los valores que representa.

O usted, consciente lector, ¿Qué opina?

Por: Rodrigo Juárez Ortiz.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados