Del triunfo… : Por Rodrigo Juárez Ortiz

Compartir

 

Pasada la euforia , así como la efusividad de los buenos deseo para tener un excelente año, y tomando en cuenta que ya, una vez mas, estamos encarrilados en nuestras actividades cotidianas, no debemos olvidar que debemos esta posibilidad a las acciones que nuestros próceres realizaron para darle a nuestro país una perspectiva diferente y mas acorde con los aires de renovación que se dieron en Occidente en su tiempo.

Es así, que un día como mañana 11 de Enero es una fecha importante por dos razones, toda vez que este día pero de 1858 el Benemérito Don Benito Juárez, siendo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación salió de la ciudad de México  como consecuencia del Plan de Tacubaya comandado por el conservador Félix María Zuluaga quien ocupó la presidencia de la república , cuando en realidad le correspondía, por ley, a  Don Benito Juárez y un día como este, también, pero de 1861, entró triunfante a la capital de la República el Sr. Lic. Don Benito Juárez García, como vencedor indiscutible de la llamada Guerra de Reforma o Guerra de Tres años.

En una muy apretada sinopsis, recordaremos que después de la Independencia nuestro país tuvo un escenario dividido entre dos fuerzas casi igual de fuertes, por un lado los llamados conservadores quienes luchaban por conservar el gobierno monárquico y los privilegios de los cuales gozaron por 300 años que duró el virreinato  (militares, la alta burguesía y el alto clero), y que estaban en contra de la educación laica, de abrir la economía, así como de los principios democráticos ya vigentes en Europa por la influencia de la Ilustración y por el otro los llamados liberales quienes luchaban por acabar con esos privilegios de un gobierno monárquico y crear una República, con nuevos modelos políticos, una nueva Constitución y un sistema democrático y capitalista. Los conservadores estuvieron comandados por Miguel Miramón, Félix Zuloaga y Leonardo Márquez ( partidario de Santa Anna) y los liberales por Santos Degollado, Jesús González Ortega e Ignacio Zaragoza.

Y fue la Constitución de 1857 la que hizo la división entre el estado y la iglesia, así como la desaparición del fuero militar y el fuero eclesiástico, lo que motivó el descontento mezquino de los miembros despojados de sus privilegios.

La consecuencia de esta guerra fue el mayor empobrecimiento del país y la pérdida de vidas entre hermanos mexicanos, pero en contraparte también se promulgaron, por el partido Liberal antes, durante y después de esta guerra las Leyes de Reforma.

Loor al Benemérito Don Benito Juárez y a la pléyade de heroicos liberales que lucharon denodadamente por heredarnos un país republicano, democrático y libre. O usted, agradecido lector, ¿ Qué opina?

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados