Para “calmar furia” de ‘los chalecos amarillos’, Macron da reversa al gasolinazo

Protesters wearing yellow vests, a symbol of a French drivers' protest against higher fuel prices, attend a demonstration at the entrance of a shopping center in Nantes, France, November 17, 2018. REUTERS/Stephane Mahe

Compartir

El alza en el precio de los combustibles, que debía entrar en vigor el 1 de enero, fue el detonante de las protestas de los llamados ‘chalecos amarillos’.

EL HUFFPOST
El gobierno de Macron decidió suspender durante seis meses del alza de un impuesto a los combustibles, la congelación de los precios de la luz y el gas durante el invierno.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció este martes la suspensión de varias medidas fiscales para intentar salir de la crisis provocada por las protestas de los «chalecos amarillos», que han derivado en violentos enfrentamientos desde hace cerca de tres semanas.

Sin embargo, dichas disposiciones fueron consideradas insuficientes por los manifestantes, quienes convocaron a nuevas movilizaciones.

Fue el primer ministro, Edouard Philippe, el encargado de anunciar las tres medidas con las que el gobierno espera «restaurar la paz y la serenidad en el país».

El plan, que fue pactado el lunes por la noche durante una reunión de crisis con Macron y los miembros más cercanos de su gabinete, incluye la suspensión durante seis meses del alza de un impuesto a los combustibles, la congelación de los precios de la luz y el gas durante el invierno y el abandono de un plan para endurecer las revisiones técnicas de los coches antes del verano.

El gasolinazo, que debía entrar en vigor el 1 de enero, fue el detonante de las protestas de los llamados «chalecos amarillos», un movimiento atípico, que nació a mediados de noviembre en las redes sociales, sin líder ni estructura.

«Ningún impuesto merece poner en peligro la unidad de la Nación», argumentó Edouard Philippe, quien llamó a los «chalecos amarillos», que convocaron nuevas protestas para el sábado, a manifestar «en calma».

«El alza del impuesto a los carburantes no se aplicará «antes de ser discutido entre todas las partes implicadas», precisó Philippe, quien anunció una concertación a nivel nacional entre el 15 de diciembre y el 1 de marzo para «completar» y «mejorar» estas medidas.

Esta es la primera vez que Macron, que llegó al poder en mayo 2017 con una agenda reformista, retrocede ante la presión de las calles. No obstante, estas concesiones podrían ser insuficientes para calmar los ánimos de los franceses que expresan un hartazgo general con su política fiscal y social.

El gobierno teme también una extensión de las protestas a otros sectores. El martes se registraron incidentes frente a colegios de secundaria en la región parisina. En Marsella (sureste), 10 establecimientos estaban bloqueados.

Fuente: HuffPost

Comentarios

comentarios