De Frente ¿Por qué grita tanto el ex alcalde Luis Walton?

Compartir

 

Por: Miguel Ángel Mata Mata

 

Él tiro el primer golpe. Aquel guardó silencio. Ella medió.

Se llaman Luis, Evodio y Adela. La trama, espectacular, porque el primero es propietario de medios de comunicación adictos a él mismo, ha dicho: “yo le entregué las finanzas ordenadas, él entregará a ella un ayuntamiento de Acapulco en banca rota”.

Ésta semana es la ceremonia de cambio de administración municipal en el puerto. Adela Román Ocampo recibirá, de manos de Evodio Velázquez Aguirre, la alcaldía, de manera formal, en un evento que se llevará a cabo el domingo próximo en los salones del lujoso centro comercial y hotelero Mundo Imperial, ubicado casi junto al aeropuerto.

Según funcionarios que han manejado las finanzas del aun alcalde perredista, Velázquez Aguirre, no son culpables de lo mismo que les ha culpado un visiblemente enojado ex alcalde Luis Walton Aburto.

“Redujimos de ocho mil a cinco mil la nómina municipal”, que creció durante el trienio de quien gobernó de la mano del partido Movimiento Ciudadano, dijeron.

“Hemos entregado toda la información a los funcionarios del área de finanzas que trabajarán con la licenciada Adela Román Ocampo. Ellos ya saben a cuánto asciende la deuda que recibimos de la pasada administración municipal, qué manejo le dimos y cómo recibirán el municipio”, reiteran.

— ¿Entonces por qué el señor Walton insiste en que hay un faltante de varios cientos de millones de pesos?, preguntamos

— “Tal vez porque la auditoría le puede alcanzar a él”.

La presidenta municipal, Adela Román, no se ha metido al pleito. A preguntas de reporteros ha respondido que esperará el resultado de las auditorías y entonces se tomarán algunas decisiones.

El aún alcalde, Evodio Velázquez Aguirre, no ha respondido y ha decidido también esperar el resultado de las auditorías, a pesar de que la percepción, esa cosa que en política es cicuta pura, le ubica como el mayor desaseado primer edil que ha tenido el puerto.

Walton le entregó a Evodio. Evodio entregará a Adela. Algo así como la canción de Celia Cruz, que se llama Burundanga. En éste lío hay un evidente beneficiado. El hoy senador, Manuel Añorve Baños, ha dejado de ser el villano favorito de todos, gracias al enojo de su primo, Luis Walton.

La percepción ciudadana ha condenado a Evodio al cadalso de la política. La prudencia de la señora presidenta es buen augurio. Entonces ¿por qué el protagonismo, que raya en raya en la histeria, del señor Walton?

¿Por qué?

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados