De Frente. Las policías comunitarias y la reforma de Astudillo

Compartir

 

En el imperio azteca existían: Calpulli: individuos comunes. Tecalli: la casa señorial. Teteuctin: personas que tenían el dominio sobre gente conexa al tecalli. Calpullec: encargados de la seguridad judicial del imperio. Tletique: Juez. Los juicios eran orales y se daban en las salas de audiencia y las sentencias se ejecutaban al día siguiente. Los aztecas castigaban como delitos: el robo, el asalto, al violador y al traidor.

 

Por: Miguel Ángel Mata  Mata

Se publicó el 16 de julio de 2015: Integrantes del grupo comunitario de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) atacaron un punto de control de los comunitarios del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), instalado en la comunidad de El Ocotito, municipio de Chilpancingo, dejando como saldo un muerto y tres heridos.

Se publicó el 26 de octubre del 2016: Funcionarios del área de seguridad del gobierno de Guerrero reconocieron que en el enfrentamiento entre policías comunitarios rivales en El Ocotito y en el municipio de Tierra Colorada hubo siete muertos y dos heridos.

Se publicó el 18 de septiembre del 2017: Un muerto y tres heridos fue el saldo preliminar de un ataque armado contra la comandancia del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (Fusdeg), la madrugada de este jueves en la comunidad de Tierra Colorada, municipio de Juan R. Escudero.

Se publicó el cinco de febrero del 2018: Enfrentamientos entre comunitarios y civiles armados, deja como saldo cuatro muertos y dos heridos, en la Sierra de San Miguel Totolapan.

Se publicó el ocho de enero de 2018: Once personas murieron este domingo en un enfrentamiento entre civiles armados en la comunidad de La Concepción de Acapulco, y tras la posterior intervención de fuerzas estatales y federales.

Y así. Se han publicado decenas de incidentes violentos que han provocado la muerte, inclusive, de turistas, a manos de grupos armados que se han erigido como autodefensas o policías comunitarios.

LOS COMUNITARIOS BUENOS

¿Qué cosa son los policías comunitarios?

En Guerrero se han creado en los últimos años diversos cuerpos de seguridad comunitarios afiliados a la CRAC y a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), formados por personas seleccionadas por las propias comunidades para protegerlas.

En México desde la década de los 70’ los pueblos indígenas se organizaron en Consejos Supremos por etnia y entidad federativa, constituyendo en 1975, el Consejo Nacional de Pueblos Indígenas, en Pátzcuaro, Michoacán.

A finales de la década de los 80 y principios de los 90 aparecieron nuevas organizaciones que hicieron oír con más fuerza los nuevos reclamos indígenas de identidad cultural, libre determinación y autonomía y su derecho al desarrollo.

En Guerrero se constituyeron el Consejo Guerrerense 500 años de Resistencia Indígena, Negra y Popular, así como diversas organizaciones productivas como la SSS Sanzekan Tinemi (Seguimos Estando Juntos, en náhuatl), la Unión de Ejidos y Comunidades “Luz de la Montaña” y la Unión Regional de Ejidos de la Costa Chica (URECH), por nombrar sólo algunas.

Con menos palabras. Son la expresión de seguridad pública electa por habitantes de regiones y municipios donde viven, en su mayoría, indígenas. Los métodos de elección son por usos y costumbres, como se hacían en el imperio azteca, mediante asambleas públicas.

¿En dónde operan las policías comunitarias?

Según el Conteo de Población y Vivienda 2005, del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) en el Estado de Guerrero existían en 2005, una población indígena total de 534, 634 habitantes, concentrados fundamentalmente en 37 Municipios, 30 de ellos con presencia indígena superior al 40 por ciento de la población.

Con base en ese Conteo del 2005, los 30 municipios que integran la Región Indígena Montaña de Guerrero, son: Acatepec, Ahuacuotzingo, Alcozauca de Guerrero, Atenango del Río, Atlamajalcingo del Monte, Atlixtac, Ayutla de los Libres, Cochoapa el Grande, Copalillo, Copanatoyac, Cualac, Chilapa de Álvarez, Huamuxtitlán, Igualapa, Iliatenco, José Joaquín de Herrera, Malinaltepec, Mártir de Cuilapán, Metlatónoc, Olinalá, Ometepec, Quechultenango, San Luis Acatlán, Tlacoapa, Tlacoachistlahuaca, Tlapa de Comonfort, Xalpatláhuac, Xochistlahuaca, Zapotitlán Tablas y Zitlala, básicamente de las regiones Montaña, Centro, Norte y Costa Chica

LOS COMUNITARIOS MALOS

En éstas regiones jamás se han presentado hechos de violencia como los que han sido publicados en medos de comunicación desde el año 2015. En esos lugares la garantía de seguridad pública es avalada por los mismos habitantes. Los índices delincuenciales, en esos lugares, son extremadamente bajos.

Los lugares donde se han registrado enfrentamientos, balaceras, muertes de turistas no corresponden a éstas regiones. Por lo contrario. Los hechos de sangre se han registrado en ciudades como Chilpancingo, Totolapan e, inclusive, Acapulco.

En éstas ciudades han aparecido supuestos grupos de policías comunitarios cuyos orígenes y objetivos permanecen oscuros. La sospecha general es que sirven como brazo armado de distintos grupos del crimen.

EL GOBERNADOR ASTUDILLO

Recientemente, el gobernador Astudillo envió al Congreso una iniciativa para modificar el artículo 14 de la Constitución General de Guerrero. Se trata de promover la agenda legislativa que estimule el buen gobierno, como lo comentó el mismo el lunes pasado, durante la develación en el muro de honor del Poder Legislativo de la inscripción en letras doradas de los nombres del Gral. Ambrosio Figueroa Mata y Gral. Isidoro Montes de Oca.

“La reforma busca resolver la ambigüedad originada por algunos grupos armados, en ocasiones, ligados a grupos delincuenciales y ofrece, mayores atribuciones a los auténticos sistemas de justicia comunitaria. La confusión, de estos grupos armados ha permitido que personas ajenas a los pueblos originarios y afro mexicanos, intenten controlar territorios y promuevan violencia”, sostuvo Astudillo ante los diputados locales.

Algunos grupos comunitarios armados están muy lejos de las poblaciones indígenas, muy lejos de los intereses indígenas y más cerca de intereses que lastiman y han lastimados a los guerrerenses.

Las policías comunitarias son una necesidad ante la incapacidad del Estado para ofrecer seguridad en las zonas indígenas, como lo ha planteado en Acapulco la presidente municipal Adela Román Ocampo.

¿Pero qué pasa con los grupos que han aparecido en carreteras y zonas urbanas?

¿A quién sirven?

TRASCENDIÓ

QUE será la semana próxima cuando comience el proceso de entrega recepción en casi todos los ayuntamientos de Guerrero. Destaca el de Acapulco, donde el equipo de transición de Adela Román Ocampo está listo para atender al equipo del alcalde saliente, Evodio Velázquez Aguirre.

QUE los nombres de Sergio Salmerón, José Villanueva Manzanarez, Alberto López Rosas, Heriberto Noriega Cantú, también aparecen en la encuesta que aplicó el gabinete de Comunicación Estratégica, para valorar a quienes se integrarían al gabinete de Adela Román Ocampo, en Acapulco.

PREGUNTAS QUE MATAN

¿Campaña de intolerancia y misoginia en contra de Maricela Ruiz Massieu? Tal parece que sí. Lo paradójico es que proviene de un sector que cotidianamente exige respeto y tolerancia a sus preferencias.

La misoginia (del griego odio a la mujer) se define como la aversión y también el odio hacia las mujeres o niñas. Puede manifestarse de diversas maneras, que incluyen denigración, discriminación, violencia contra la mujer, y cosificación sexual de la mujer.

ME LO DIJO ADELA

— “Las policías comunitarias son necesarias”. (Publicado en El Sur)

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *