De Frente ¿Por qué se equivocarán las encuestadoras con la elección en México?

Compartir

 

Por: Miguel Ángel Mata Mata

 

Para la elección de julio próximo un grupo numeroso de seguidores de Andrés Manuel López Obrador festejan: ¡Nadie nos alcanza!, ha dicho el candidato presidencial. Su dicho provoca orgasmos de euforia.

Todas las encuestas han preguntado ¿Por cuál candidato a la presidencia de la República votaría usted en caso de que hoy fuesen las elecciones?

Él aparece como puntero en una de las 26,208 elecciones que habrá en México el mismo día. ¿26,208? Por supuesto. No es una elección. Son miles.

Este año se renovarán 3,406 cargos de elección popular a nivel nacional, incluyendo senadores, diputados federales y Presidente del país, además de 8 gobernadores y un Jefe de Gobierno para la Ciudad de México, según cifras oficiales que no consideran la integración de los cabildos de cada una de las alcaldías que existen en México, y que también son votados.

El próximo mes de julio elegiremos las fórmulas de alcalde y síndicos, así como sus respectivos regidores, en 2,446​ municipios y 16 Alcaldías​ de la Ciudad de México.

En México se les llama cabildos y actualmente cada uno tiene entre 11 y 14 regidores y de uno a tres síndicos. Si tomamos el diez como promedio de integrantes de cabildos, incluidos los síndicos, tendríamos una cifra de 24,446 funcionarios municipales de elección popular.

También habremos de elegir a mil 125 diputados locales distribuidos en cada uno de los estados, incluida la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México.

Votaremos por 500 diputados federales, de los cuales 300 son elegidos por mayoría relativa de acuerdo con cada distrito electoral y 200 son elegidos mediante el principio de representación proporcional.

Emitiremos nuestro voto por 128 Senadores, de los cuales 64 son elegidos estatalmente (dos por estado) y uno se le otorga a la primera minoría; los 32 restantes son elegidos por medio del principio de elección plurinominal.

Y habrá la elección de ocho gobernadores.

¿Hacemos cuentas?

Habremos de elegir a 26,208 funcionarios de elección popular, incluido en presidente dela República.

La semana pasada el coma dante Galeano, antes sub comandante Marcos, dijo, con respecto a Andrés Manuel López Obrador que éste perdería la elección pues ni idea tenía de cómo le harían perder ni tenía un plan alternativo a su derrota, o sea un plan B.

Pues bien. Las encuestadoras han preguntado la opinión por una, de más de veintiseis mil elecciones.

¿Tendrían el mismo panorama si hubiesen preguntado en cada uno de los 2,446 municipios, mil 125 distritos locales electorales, los trescientos distritos federales o en cada una de las entidades federativas?

Comencemos con los cabildos. Cada personaje propuesto para competir por una regiduría deberá garantizar un número mínimo de diez mil votos votos a su respectiva coalición. Esto sucederá siempre y cuando el candidato a edil tenga votos. De lo contrario ¡Caput!

Pongamos el caso de Acapulco. En las coaliciones encabezadas por MORENA y el PRD los personajes incluidos en las respectivas planillas han provocado desilusiones, desencantos y deserciones.

Los nombres que han aparecido en las listas al cabildo carecen de base social que lleve votos a las urnas. En MORENA fue el pleito entre Pablo Amilcar, Marcial Rodríguez y Efraín Núñez lo que provocó la integración de una planilla de regidores desconocidos.

En el PRD las imposiciones de Beatriz Mojica han dejado al joven Joaquín Badillo con panistas sin votos y lo que quedó de un PRD ajado por las deserciones.

En la Costa Chica de Guerrero se les dice jambados (muertos de hambre) a quienes comen sin tener hambre y se quieren quedar con todos los espacios por el simple placer de tenerlos.

¿Quién creen que han aprovechado esa condición de hambre en las coaliciones de MORENA y PRD? Ya saben quién.

Las encuestadoras se equivocarán. ¿Por qué? Porque mantienen su método de preguntar en el plano nacional por las preferencias de una de las más de veintiséis mil elecciones que habrá en México el mismo día de Julio.

Volvamos a Acapulco. Manuel Ángel Rodríguez, del Laboratorio de Opinión Pública, nos ha entregado los resultados de su encuesta aplicada en Guerrero entre los días seis, siete y ocho de abril.

Ya saben quién aparece arriba en la pregunta por la presidencia de México. Pero cuando preguntó por el Senado fue el priísta Manuel Añorve quien aparece en primer sitio, seguido, diez puntos abajo, por Félix Salgado y diez aún más abajo por Beatriz Mojica.

Y para el caso de Acapulco el priísta Ricardo Taja le da dos a uno al perredista Joaquín Badillo y se va a un tercer sitio la morenista Adela Román.

El día dela elección serán los candidatos a regidores, diputados locales y alcaldes quienes saquen a votar a la gente. Y quienes tengan esa capacidad tendrán la manera de dar un vuelco a la elección.

Hay muchos que dicen que cuando la gente salga a votar el PRI desaparecerá. Pero ésto ya ha sucedido. En 1994 salieron a votar más del 70 por ciento de los inscritos en la lista nominal. ¿Recuerdan quién ganó?

Cerremos con un post que me ha enviado mi amigo Chava Solís:

“El hombre y su circunstancia”… Ortega y Gasset.

” En política la lógica no aplica”, el político se “mueve” pacta y acuerda en función de sus circunstancias y sus posibilidades de triunfo o derrota, los valores y principios pasan a segundo término, por eso la gran diferencia entre un político y un estadista es que, mientras el primero piensa en las próximas elecciones; el segundo, es decir, el estadista piensa en las próximas generaciones”.

Comentarios

comentarios

Artículo Anterior

Añorve, próximo senador?

Siguiente Artículo

El Cartón de Nacho’s: Fuero

About the author

Artículos relacionados