Contexto Político PRI: campañas y simulación política

No hay elección en México en que no haya denuncias por robo de urnas, compra de votos, falta de boletas para poder votar en las casillas especiales, entrega de despensas y otros delitos electorales.

Compartir

Por Efraín Flores Iglesias

La política y los políticos han perdido credibilidad en la sociedad. Y no es para menos, la mayoría de los políticos se han ganado la desconfianza de los ciudadanos por sus excesos en el ejercicio del poder y por practicar muy bien el arte de la simulación.

De acuerdo a la Real Academia Española, simulación es: “Acción de simular. Der. Alteración aparente de la causa, la índole o el objeto verdadero de un acto o contrato”.

Y simular es: “Representar algo, fingiendo o imitando lo que no es”.

Durante muchos años fuimos testigos de que muchos gobernantes llegaron al poder porque simularon ser demócratas, justicieros y cercanos a la gente.

Fueron buenos actores. Pero eso no se ha acabado. Cada vez surgen más simuladores.

La simulación no sólo prevalece en el PRI, sino en todos los partidos políticos.

Lo cierto es que el tricolor ha sido semillero de políticos simuladores, mismos que ahora están incrustados en las filas de Morena, el PRD y en la chiquillada.

Hace 13 años se llevó a cabo la elección de gobernador. El PRI se preparó durante seis años para recuperar el poder que perdió en 2005 ante el PRD y Zeferino Torreblanca Galindo, pero su candidato jamás se imaginó que varios presidentes municipales, diputados locales y federales y dirigentes municipales operarían en su contra desde las tripas del tricolor.

Y esa simulación ocasionó la segunda derrota en Guerrero.

Manuel Añorve Baños fue el candidato del PRI en ese entonces. Y el ganador fue Ángel Aguirre Rivero, quien seis meses antes había renunciado a su militancia priista.

Y hoy por hoy, Manuel Añorve es nuevamente candidato. No a la gubernatura. Busca reelegirse para el Senado de la República a través de su partido.

Al igual que en 2011, el autonombrado “Chaparrito cabrón” es testigo de que algunos de sus compañeros de organización política simulan apoyar su proyecto y a la alianza “Fuerza y Corazón por México”.

Hay quienes posan muy sonrientes con él para las selfies.

Ojalá el senador Manuel Añorve haya aprendido de la elección de 2011 y no se confíe en esta ocasión.

El ex presidente Porfirio Díaz tenía mucha razón cuando afirmaba que “en política, todos los amigos son falsos y todos los enemigos verdaderos”.

Uno de esos simuladores que quedan en el priismo guerrerense es, desde luego, el diputado Héctor Apreza Patrón.

El oriundo de Olinalá sigue siendo uno de los peones favoritos del ex gobernador Héctor Astudillo Flores, actual mandamás de Movimiento Ciudadano en la entidad.

Héctor Apreza no se ha ido del PRI y sigue coordinando a la bancada de ese partido en el Congreso local. Pero es un secreto a voces de que tiene más de medio cuerpo en MC.

Sólo falta que se ponga los tenis fosfo fosfo y se sume a la campaña de Mario Moreno Arcos, otro de los peones del ex gobernador Héctor Astudillo.

De acuerdo a fuentes cercanas al tricolor, el legislador de marras propuso a algunos personajes para una candidatura por el PRI, lo cual no pudo materializarse, ya que fueron identificados inmediatamente como activistas de MC. ¡Zas!

Así las cosas en el Revolucionario Institucional.

Comentarios:

efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Comentarios

comentarios