De Frente. Cien días

Compartir

Por: Miguel Ángel Mata Mata

1.

La mañana del domingo flotó el cadáver de un desconocido por allá, cerca de la Piedra del Elefante y lo que fue la discoteca “bianbi”. Hinchado por la descomposición que provocan los gases mortales, el pedazo de carne se movía y se movía con la cadencia de las olas de la mar.

Lo aventaron ya muerto.

La madrugada del domingo, en la colonia Vicente Guerrero, los sicarios hicieron gala de humor negro. Metieron, vivo, a un hombre en la cajuela de un Nissan Tsuru. Le prendieron fuego y murió así, como se hornea a los cuches para el relleno en bolillo de leña que se come todos los domingos.

Los bomberos que apagaron la pira móvil lo sacaron cual papel carbón.

Apareció otro cuerpo de un hombre. Le apretaron un torniquete en el cuello. Poquito a poquito hasta que la asfixia le mató.

Ha sido éste otro cotidiano domingo de comer relleno de cuche, horneado por favor, en el paraíso.

2.

Una camionetita se quedó sin frenos al bajar por la calle Zaragoza, desde el barrio del Hueso. Llevó algunos bultos de cemento al barrio de la Cuerería. La empinada calle se convirtió en Montaña Rusa cuya carrera fue detenida por dos autos y una barda. No hubo heridos.

Al registrar la escena los reporteros se percataron que arroyos corrían hasta el Pozo de la Nación. Son fugas de agua negra que nadie repara y que llegan  más abajo y que, apestosas, provocan asco entre locales y turistas: “Acapulco huele feo; huele a drenaje”, dicen.

Ese aroma, que se convierte en pestilencia, es cotidiano en el centro de la ciudad.

3.

En la esquina de la calle Benito Juárez y Teniente José Azueta, algún buen ciudadano metió el palo de una escoba en una alcantarilla. Alguien más arrimó un bote roto y otros objetos que sirven de advertencia en un lugar donde debiera estar un letrero que diga: “alcantarilla sin tapa”.

Si vas a Caleta, sobre la costera, aparecen algunas escenas parecidas. Si agarras por la avenida Cuauhtémoc, son decenas las alcantarillas que no tienen tapa. Y así, por donde vayas, los cráteres del drenaje han dañado centenas de suspensiones de incautos que no sabe conducir sus autos en terrenos minados.

— “Es que el Cártel roba tapas de alcantarilla ha vuelto”, justifican algunos taxistas víctimas de la indolencia municipal.

4.

¿Dónde no se amontona la basura? ¿En qué calle o colonia? ¿En el mercado central, acaso? ¿En dónde no huele a basura y se ven los cerros de los desperdicios mundanos de los simpáticos acapulqueños?

No hace falta debatir ideológicamente sobre el origen y destino de la basura, cuando ésta se ha atorado en las esquinas y el aroma sube, sube y sube hasta mezclarse con el olor a drenaje.

Acapulco está sucio.

5.

Hacía muchos años que el tramo comprendido entre la costera Miguel Alemán y Mozimba, sobre la Calzada Pie de la Cuesta, luciera tan alumbrado y bonito como ahora.

Imaginen que hasta agentes de tránsito han colocado para que agilicen el tráfico vial en el crucero de la calle Revolución y Calzada Pie de la Cuesta. En la esquina donde estaba Diario 17 y viniendo de la vieja zona de tolerancia.

Sí, sí, de ahí por donde casi todos los días dejan un tiradero de muertos.

— ¿Alguien sabe por qué esa zona es privilegiada?

Respuestas en privado o por inbox, como se dice ahora.

6.

Ha sido mentira lo aquí publicado la semana pasada. Aunque aparece en la página oficial del gobierno municipal de Acapulco, los regidores de Acapulco no le han autorizado el presupuesto a la presidente municipal de Acapulco para el año 2022.

Ella ha gastado una millonada cercana a los 400 millones, aun sin presupuesto aprobado y ha pagado, en tres meses, nueve millones para promocionar su figura personal.

La mentira, conste, sigue publicada en la página oficial del gobierno municipal de Acapulco.

¿Por qué mentir?

Por cierto ¿A quiénes han pagado nueve millones de pesos para promover la imagen de la ciudadana? ¿Alguien lo sabe?

Respuestas en privado o vía inbox, como se dice ahora.

7.

Dicen que la presidente municipal de Acapulco rindió ayer un informe de lo que ha realizado en los primeros cien días de su gobierno.

¿Es necesario gastar lo que no hay cuando la realidad desmiente cualquier informe?

La inseguridad sigue apoderada de Acapulco; la basura sigue en las calles; no hay agua potable y el drenaje ha colapsado, pero, eso sí, hay un alumbrado que ni AMLO tiene en la calle que conduce a la residencia de la ciudadana presidente.

QUE CONSTE

  1. Héctor Apreza Patrón, aún dirigente del comité estatal del PRI, debe dejar su cargo ante la evidente incapacidad con que ha fingido dirigir a su instituto político. Debió presentar su renuncia al siguiente día de la derrota electoral en Guerrero, pero…
  2. Esa actitud ha sido causa de que promueva un debate sobre la destrucción de la biblioteca del Congreso Local, para ampliar el actual estacionamiento y construir un restaurante para los diputados. La realidad es que nadie engañó a nadie. La destrucción de ese inmueble viene anotada en el presupuesto que ejercerá el Congreso Local para el año 2022. ¿Lo leyó o no el coordinador de los diputados locales del PRI?
  3. Mario Moreno Arcos ha levantado la mano para dirigir el comité estatal del PRI en Guerrero. Su estrategia, sin embargo, ya ha confrontado a algunos grupos. Es por ello que los priístas ven en Alejandro Bravo Abarca a quien puede unificar criterios. Conste.

Comentarios

comentarios