De Juana de Asbaje…

Compartir

 

                                                       Rodrigo Juárez Ortiz.

Un día como anteayer 12 de Noviembre pero de 1648 nació en la hacienda de Panoaya, en San Miguel Nepantla, actual estado de México, y al pie de los majestuosos volcanes que circundan al Valle de México: -el Popocatepetl y el Iztaccihuatl- una de las mas grandes glorias de las letras mexicanas e hispanoamericanas, Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz.

Fue y es tan grande su nombre en el mundo de la literatura y lengua española que se le han adherido varios apelativos entre ellos el mas conocido el de la Décima Musa.

Hay que recordar que desde sus primeros años tuvo una adhesión magnífica por el deseo de aprender, de saber, de leer y de escribir, bástenos saber que a los tres años aprendió a leer, a los siete ya quería ir a la Universidad al enterarse que existía, y a los ocho escribió una loa para la fiesta de Corpus.

Todos los cronistas y sus biógrafos coinciden en que gozó de un gran talento, de una inteligencia brillante, que era portadora de una disciplina férrea para sus estudios, que era portadora de una gran facilidad y contundencia para argüir, ya no digamos para escribir, tan esto es así que su obra la constituyen romances, sonetos, liras, endechas, redondillas, décimas, villancicos, obras de teatro y prosa.

Esta destacada participación en su época en el mundo novohispano, obviamente le atrajo la animadversión de muchos y muchas, sufrió ataques misóginos, pero también reconocimientos y halagos múltiples que ella retiraba con modestia y sencillez.

Habida cuenta que el sino de toda doncella en su tiempo era el matrimonio, y no estando dispuesta a llevarlo al cabo, sin perjuicio de su repugnancia al estado religioso, sin embargo, pese a ello, se decidió por una de las salidas mas convenientes  que era ingresar a un convento, desde luego con la influencia y haber sido persuadida por Antonio Núñez, de la Cía. de Jesús y quien era el confesor de los  marqueses de Mancera y a quien le veneraban por sabio y virtuoso.

A ello contribuyó también, la bondad del carácter dulce y amable de Juana Inés, su sorprendente sabiduría y discreción, es así que tomó los hábitos.

Tuvo en el claustro la oportunidad de realizar su obra literaria, pero aclaremos que primero ingresó a la orden de S. José de las Carmelitas Descalzas, pero la rigurosidad de la Orden la enfermó y solo estuvo tres meses, para 15 meses después ingresar al convento de Sta. Paula de la Orden de S. Jerónimo en donde estuvo 27 años, muriendo de tifus o peste contagiada por atender a sus compañeras, el 17 de Abril de 1695.

“ Cada 12 de noviembre se celebra en México el Día Nacional del Libro, instituido por decreto presidencial en 1979, en conmemoración del nacimiento de la poeta mexicana, quien fue una defensora del derecho a leer, una figura entregada a los libros y el fervor por el saber.” Muy digna de recordarse. O usted, convencido lector, ¿ Qué opina?

Comentarios

comentarios