Carretera federal México-Acapulco, una trampa a la altura de Acahuizotla

Compartir

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Guerrero.- Las lluvias de la Tormenta Tropical «Narda», provocó un enorme deslave en la carretera federal México-Acapulco, a la altura del poblado de Acahuizotla que se ha convertido en una trampa para los automovilistas y para los habitantes de esa localidad del municipio de Chilpancingo.

El domingo pasado a la altura del kilómetro 31 del tramo carretero Chilpancingo-Acapulco, una de las alcantarillas se rellenó de escombro, y la fuerza del agua provocó un deslave, que tiene al borde del colapso dicha vialidad, sin que los automovilistas se den cuenta del riesgo.

La distancia de este derrumbe está a menos de dos metros, y a cada hora cientos de automovilistas transitan esta carretera, desde transporte público, privado, incluso camiones pesados que agudizan el peligro.

Este deslave no sólo pone en riesgo la carretera federal, sino que pone en peligro la integridad de la comunidad de Acahuizotla, que se encuentra dos kilómetros abajo de esta falla, y todo el escombro que se desprendió, y que podría ser arrastrado hacia la zona habitada, que provocaría graves estragos.

El hecho ya fue reportado a las autoridades de Protección Civil, y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), dada la gravedad que representa para muchos sectores, sin embargo el llamado no ha sido atendido, y genera una gran preocupación a la población que se vería afectada.

El propietario del restaurant «La Cascada de Tete», que fue afectado por un deslave en esa misma zona, detalló que fue testigo de ese siniestro, y dio aviso a la población para que tomen precauciones, pues la temporada de lluvias y huracanes no ha terminado.

En la zona no hay ninguna señalización, temen que el paso constante de camiones pesados y trailers de doble remolque pueda derivar en alguna tragedia, y llaman a las autoridades a atender este problema. (Agencia a Periodística de Investigación)

Comentarios

comentarios