De lo importante…

Compartir

Rodrigo Juárez Ortiz.

Un día como mañana viernes 13 de Septiembre se dieron en nuestro país dos eventos de trascendental importancia que debemos recordar como elementos básicos de nuestra Historia, el primero fue en 1813 cuando el Generalísimo Morelos ( modestamente se hizo llamar solo el Siervo de la Nación) convocó en Chilpancingo el llamado Congreso de Anáhuac ( el primer Congreso político mexicano después de la Junta de Zitácuaro ) y el día 14 se llevó al cabo la primera sesión en donde leyó sus Sentimientos de la Nación, declarando la independencia de la América Septentrional de la monarquía española, y sentando los pródromos para lo que sería el Decreto Constitucional Para la Libertad de la América Mexicana ( mejor conocido como la Constitución  de Apatzingán).Es decir que le dio continuidad al movimiento independentista iniciado por el bien llamado Padre de la Patria Don Miguel Hidalgo y una pléyade de heroicos e inconformes (con la tiranía de la monarquía española ) criollos novohispanos que no tenían los privilegios de los nacidos en la metrópoli española.

Con esto tenemos que recordar que fueron los primeros intentos jurídico-políticos (al margen de los militares) para darle la formalidad requerida al movimiento de Independencia que era vital y necesario, inaplazable para todos los novohispanos, ante los abusos y excesos del gobierno español en contra de los naturales del país, los criollos, los mestizos y las castas

(ignominiosa discriminación racista).

Plausible, por ello, la iniciativa del gobierno del Estado de Guerrero para darle vida a los “Sentimientos de la Nación” en la representación y recorrido en las calles de Chilpancingo a la llegada del gran Morelos y los insurgentes al Congreso convocado por él y la representación de la obra de teatro “ Los diálogos de Morelos” y por supuesto la lectura de sus ideas político-sociales en los Sentimientos de la Nación.

Y el segundo evento fue en 1847 cuando los gringos, en su compulsión expansionista invadieron a nuestro país ( en la guerra entre 1846 y 1848), tomando el Castillo de Chapultepec, último baluarte de las defensas mexicanas  y defendido por todos los cadetes del Colegio Militar que era su sede y que en él se encontraban, destacando 6 de ellos, de ahí su denominación de heroico. El 14 izaron los gringos, ignominiosamente, su bandera en Palacio Nacional. El resultado de esta arbitraria, injusta y fatídica guerra de conquista con el pretexto de daños sufridos en 1836, en la anexión (robo)  de Texas, la sabemos y padecemos todos: la pérdida de mas de la mitad de nuestro territorio, robándose lo que actualmente son los estados de California, Arizona,  Nevada, Nuevo México, Utah y parte de Colorado y Wyoming, aun cuando después de los tratados de Guadalupe- Hidalgo “pagaron” 15 millones de pesos por “compra”.

Recordar los hechos históricos de nuestro país robustecen nuestros lazos de unión entre mexicanos y nuestro sentido de pertenencia a la Patria que nos vio nacer. O usted, patriota lector, ¿ Qué opina ?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios