Contexto Político. Florencio, el imprudente

Compartir

Por Efraín Flores Iglesias

———–

Luego de que el Pleno del Congreso local eligiera en votación por cédula (secreta), a los estudiantes indígenas Próspero Romero Gerardo y Víctor Manuel Bautista Nieves como recipiendarios de la presea “Sentimientos de la Nación”, el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, dijo no estar de acuerdo y no entender a los legisladores por su decisión.

A través de su cuenta de Facebook, enfatizó que la presea debe otorgarse a “una persona con obra de vida sobresaliente” y que como ex coordinador de la LV Legislatura del Estado rechaza la “mediocre designación”.

“Con estas decisiones vuelven insignificante la Presea y queda muy lejos de la mayoría de quienes la han recibido, como Hortensia Bussi de Allende, León Portillo, Enrique Krauze, Guillermo Soberón y Elizur Arteaga, entre otros”, recalcó.

Las reacciones no tardaron en llegar.

Cientos de internautas cuestionaron su postura, a la que calificaron de irresponsable, racista, injusta y excluyente. Y hubo quienes le recomendaron ocuparse de su trabajo y dejar un rato las redes sociales, ya que solamente le genera problemas al gobernador Héctor Astudillo Flores.

Como ciudadano, don Florencio está en todo su derecho de expresar lo que él considere pertinente. Pero olvida que forma parte de un gobierno y que una de sus funciones es generar armonía y no pleitos estériles.

Debió ser prudente. Lamentablemente, el secretario general de Gobierno le gusta generar polémica en las redes sociales, sin importarle que sus desatinados comentarios afecten a su superior jerárquico.

Por supuesto, la convocatoria señala claramente que la presea “Sentimientos de la Nación” debe otorgarse a nacionales y extranjeros “que sean dignos de portar dicho reconocimiento, tomando en cuenta su cercanía a los principios del Primer Congreso de Anáhuac y de los Sentimientos de la Nación, como son: por la paz, la democracia, la defensa de los derechos humanos y, en general, a los más altos valores de la humanidad”.

Eso no está a discusión. El problema es que solamente hubo cuatro propuestas: el abogado guerrerense Carlos Marx Barbosa Guzmán, quien solamente obtuvo un voto y que es amigo de don Florencio; las reconocidas periodistas y escritoras Lydia Cacho y Carmen Aristegui, y los estudiantes Próspero Romero Gerardo y Víctor Manuel Bautista Nieves, ganadores del Concurso Nacional de Robótica Conalep 2019 y que representarán a México en el mundial de robótica RoboRave Internacional 2020, que se realizará en Osaka, Japón.

Carmen Aristegui, quien con su equipo publicó el caso conocido como “La Casa Blanca” con el que evidenció el conflicto de interés del ex presidente de la República Enrique Peña Nieto y el grupo Higa, fue respaldada por 20 —de 22— diputados de la fracción parlamentaria de Morena.

Los jóvenes Próspero Romero Gerardo y Víctor Manuel Bautista Nieves, quienes son originarios de comunidades indígenas de los municipios de Zitlala y José Joaquín de Herrera y alumnos del plantel del Conalep 133 de Chilapa, obtuvieron 24 votos de los diputados de las bancadas del PRI y del PRD, así como de los representantes del PAN, PT, PVEM y MC.

Lo cierto es que Morena, que es la bancada con mayor número de integrantes haya sido derrotado por sus adversarios. De hecho, dos de sus integrantes decidieron no respaldar la propuesta de Carmen Aristegui y votaron por los alumnos del plantel del Conalep 133 de Chilapa.

Tal vez a don Florencio le incomodó que su amigo Carlos Marx Barbosa haya sido vetado por la bancada del PRI y sus aliados en el Congreso local.

Insisto, don Florencio no fue prudente en cuestionar la decisión de los legisladores.

Y, ¿qué es prudencia?

El término prudencia proviene del latín prudentia, que es una cualidad que consiste en actuar o hablar con cuidado, de forma justa y adecuada, con cautela, con moderación, con previsión y reflexión, con sensatez y con precaución para evitar posibles daños, dificultades, males e inconvenientes, y respetar la vida, los sentimientos y las libertades de los demás.

Me extraña que un personaje de la talla de don Florencio Salazar, quien tiene experiencia en la administración pública municipal, estatal y federal, y que ha sido legislador (local y federal) y embajador de México en Colombia, confronte al Congreso local, en lugar de generar concordia.

Uno de los que cuestionaron la imprudencia del señor secretario general de Gobierno fue el coordinador de los diputados del PRD, Celestino Cesáreo Guzmán, quien a través de un breve comunicado señaló:

“Los comentarios del secretario de Gobierno Florencio Salazar sobre los recipiendarios de la presea Sentimientos de la Nación me parecen injustos, racistas y excluyentes. Aunque los haga a título personal, no puede despojarse de la investidura que ostenta, con la delicada encomienda que ello representa”.

Además, dijo que discriminar a jóvenes indígenas que “con talento, esfuerzo y disciplina colocaron en alto el nombre del estado de Guerrero me parece una sinrazón y sumamente descortés”.

Por lo que le pidió ocuparse de su trabajo, que bastante falta en un estado donde los conflictos proliferan y su ausencia es notoria.

Insisto, nadie está en contra de que don Florencio Salazar ejerza su derecho a la libertad de opinión y de expresión, ni que haya avalado en 2018 como presidente del Consejo para la premiación del Mérito Jurídico “Licenciado Alberto Vázquez del Mercado” y “Licenciado Teófilo Olea y Leyva”, a sus amigos Luis Camacho Castañón y a Carlos Marx Barbosa Guzmán, respectivamente.

“Haiga sido como haiga sido” (Felipe Calderón dixit), en la sesión del martes los diputados locales tomaron una decisión, la cual debe respetarse.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

Comentarios

comentarios