Confía dirigente estatal, en que la elección interna para la dirigencia nacional, abone al fortalecimiento y la unidad del partido.

Compartir

El presidente del CDE del PRI en Guerrero, Esteban Albarrán Mendoza,
confió en que el proceso interno para la elección de la nueva dirigencia
del Revolucionario Institucional, será confiable y apegado estrictamente
a los estatutos que rigen la vida interna del partido.
Consideró que el PRI se encuentra en una etapa de su vida política muy
delicada, en el que las decisiones que se tomen al interior del partido
se apeguen a las reglas y al consenso de los grupos, porque «solo con la
unidad, el diálogo y el entendimiento entre los que conformamos el
Revolucionario Institucional, podremos salir fortalecidos y recuperar la
confianza ciudadana».

Estas opiniones las vertió el dirigente estatal, a casi dos meses (11 de
agosto), de que se realice la elección interna para elegir a la nueva
dirigencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, y a la cual, han
manifestado varios connotados personajes públicos, su aspiración de
dirigir los destinos del tricolor.
Albarrán Mendoza, señaló que la actual dirigencia nacional que encabeza
Claudia Ruiz Massieu, ha tomado acertadas decisiones que han frenado la
polarización total al interior del partido, y dijo sentirse confiado en
que el PRI, a pesar de los problemas que enfrenta, saldrá fortalecido de
su elección interna.

Por ello, «debemos todos abonar al diálogo y al entendimiento entre los
posibles aspirantes a la dirigencia nacional, para que la unidad sea la
clave en la construcción de acuerdos y el fortalecimiento partidista»,
señaló.

Comentarios

comentarios