Gobierno Federal sepulta Reforma Educativa, ante desacuerdos entre legislativo y maestros

Compartir

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Guerrero.- Ante la falta de acuerdos entre el Magisterio disidente y el Poder Legislativo, sobre la Reforma Educativa, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador emitió un memorándum, donde manifiesta que la Secretaría de Educación Pública no se conducirá por los lineamientos y directivas que se impusieron en la pasada administración.

El documento, girado a la Secretaría de Gobernación, Educación Pública y Secretaría de Hacienda, expone que las reformas conocidas como estructurales y la agenda impuesta desde el extranjero durante el periodo neoliberal no han dejado más que pobreza, violencia, corrupción y malestar social.

Particularmente, la mal llamada reforma educativa, la cual no se ha traducido en una mejoria de la calidad de la enseñanza; en cambio, este conjunto de modificaciones legales, impuesto mediante actitudes autoritarias y recurriendo a campañas de descrédito en contra del magisterio nacional, ha causado una indeseable polarización en la sociedad, asi como una manifiesta erosión institucional.

Dado hasta la fecha no ha sido posible alcanzar un acuerdo entre el Legislativo y los distintos sectores del gremio magisterial para derogar la reforma educativa y reemplazarla por un marco legal satisfactorio, útil y funcional, Ia administración pública federal requiere de lineamientos claros para seguir operando en el ámbito de Ia enseñanza pública, por lo que le Educación se regirá bajo los siguiente lineamientos y directivas;
La educación pública debe ser obligatoria, laica, pluricultural, de calidad y gratuita en todos los niveles de escolaridad. La Secretaría de Educación Pública (SEP) se atendrá a estos principios en tanto se alcanza el consenso entre el Congreso de la Unión, los trabajadores de la educación y la sociedad.

Mientras el proceso de diálogo no culmine en un acuerdo, las otras instancias del Poder Ejecutivo Federal involucradas dejarán sin efecto todas Ias medidas en las que se haya traducido la aplicación de la Ilamada reforma educativa.

La nómina del sector educativo quedará bajo control de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la cual impedirá prácticas patrimonialistas, ”aviadores” y cualquier otra forma de corrupción.

La SEP, por su parte, administrará las plazas magisteriales, evitará que se “trafique” con ellas y garantizará la contratación de maestros egresados de las normales públicas. Asimismo, la SEP reinstalará a los educadores que fueron cesados por Ia aplicación de las evaluaciones punitivas.

La Secretaría de Gobernación realizará Ias diligencias y acciones necesarias para poner en libertad a la brevedad a maestros y luchadores sociales que todavía se encuentren en prisión por haberse opuesto a Ia susodicha reforma o por haber participado en otras causas sociales justas, así como a retirar las imputaciones legales formuladas por instancias del gobierno federal para castigar activismos pacíficos en lo político, social, laboral, ambiental, agrario y de defensa del territorio. De igual modo, deberá indemnizar a familiares de quienes perdieron la vida por la política autoritaria que prevaleció en los gobiernos anteriores.

Finalmente, exhorta a Ios maestros de todas las tendencias y corrientes a mantener un diálogo permanente, a impedir Ia confrontación y a buscar una formulación legal que garantice el derecho del pueblo a la educación bajo el principio juarista de que «nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”. (Agencia Periodística de Investigación)

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados