Trump y la agenda de la política exterior de México

Compartir

Por: Esteban Valdeolivar S.

El presidente Donald Trump, muy apegado a su estrategia y guión electorero, ya en campaña para reelegirse; continúa presionando a “tuitazo” limpio, un día sí y otro también, al gobierno del presidente López Obrador, tal como lo hizo con el de Peña Nieto, con sus amenazas por construir el muro o barda; cerrar parcial o totalmente la frontera y no ratificar el T-MEC o salirse del TLCAN, en su caso.

El discurso agresivo y amenazante, subió de tono ante la posibilidad de nuevos desplazamientos de “caravanas” de migrantes centroamericanos, africanos y de otras nacionalidades, en tránsito a los Estados Unidos de América.
La reunión privada del presidente de México con Jared Kushner hace un par de semanas y la de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación con Kirsten Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional en Miami, Florida, así lo confirman. “Paren ya a los migrantes o cerramos la frontera”, fue el mensaje que trajo Kushner.

El discurso agresivo, los “tuitazos” amenazantes y la presencia de Trump en Calexico, California, -antes en Mac Allen y San Diego- fue la respuesta a la consulta hecha a pregunta expresa a los asistentes a un mitin del presidente López Obrador, para evitar confrontarse y “engancharse” con las amenazas del presidente estadounidense; ante el silencio de la cancillería mexicana, salvo el posicionamiento del Senado de la República de respeto a la relación bilateral con México.

Así las cosas y marcando Trump la agenda de la política exterior a México, es de esperarse el endurecimiento del Departamento de Estado y de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes que lidera Nancy Pelosi, de no ratificar el T-MEC, si no se aprueba en México una Ley Laboral, aceptable para los tres países firmantes: México, Estados Unidos y Canadá.

En Calexico, el mandatario estadounidense anunció que reubicó a 750 agentes de los puestos en la frontera con México, para ayudar a contener la oleada de migrantes ilegales que ingresan al país; indicó que esta medida causará demoras en el tráfico y comercio en la frontera, hasta que México utilice sus leyes migratorias para detener el ingreso de migrantes ilegales hacia Estados Unidos.

Es importante destacar que el escenario de la relación bilateral con los Estados Unidos, se tensa día a día, a medida que avanza la aspiración de Donald Trump en reelegirse por un nuevo periodo de cuatro años a la presidencia de los Estados Unidos de América.

Sin duda, viene a nuestra memoria aquella frase atribuida a Porfirio Díaz: “pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.

Comentarios

comentarios

Artículo Anterior

BAJO FUEGO. El atentado

Siguiente Artículo

Vivir en el error

About the author

Artículos relacionados

A %d blogueros les gusta esto: