Las jacarandas y su exuberante color morado que ilumina CDMX

Compartir

El director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, Alberto Díaz-Cayeros mapeó 400 jacarandas localizadas en el centro en 2018

CIUDAD DE MÉXICO.

El exuberante tono morado de las jacarandas inunda, con la llegada de la primavera, las calles de la Ciudad de México, que las ha adoptado como uno de sus árboles favoritos y cuyas fotografías inundan las redes sociales.

Estos ejemplares fueron sido incluso mapeados por el economista, politólogo y director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Stanford, Alberto Díaz-Cayeros quien dio a conocer en 2018 un esquema en el que es posible localizar 400 jacarandas que ‘colorean’ el centro histórico de la capital.

A través de un documento que compartió en la plataforma Medium explicó que su interés por las jacarandas surgió a partir de su intención de geocodificar los árboles más antiguos de la Ciudad de México y que en un principio contemplaba como protagonistas a los Ahuehuetes.

Sin embargo, la dificultad que presentó al intentar mapear estos sauces mexicanos, también conocidos como Ahuehuetes, fue que Google no los distinguía de otros árboles cuyo follaje se asemejaba. Al analizar las imágenes de satélites las jacarandas captaron la atención de Alberto Díaz-Cayeros, por el peculiar follaje morado que sobresalía.

 

En el documento disponible en línea, el economista detalla que la jacarandas no son una especie endémica de México, sino que fueron traídas desde Brasil, y debido a sus características se adaptaron fácilmente al clima de la capital.

El morado de sus flores tapiza las calles de la Ciudad de México durante la época de primavera, en la que florecen.

Díaz-Cayeros compartió que este mapa sólo contempla sobre todo la zona centro de la capital, es decir la Alameda Central y algunos pequeños parques y atrios de iglesias en donde era fácil encontrar las llamadas acequias y aseguró que el método que utilizó se puede mejorar para geocodificar otras especies.

 

sarr

Fuente: Excélsior

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados

A %d blogueros les gusta esto: