De frente. El mito más grande del mundo en Acapulco

Compartir

Por: Miguel Ángel Mata Mata

—“La violencia en el puerto es un mito de las redes”, dijo, seguro de sí mismo, pero con el susto en su mirada, el secretario general del ayuntamiento de Acapulco.

El susto no fue para menos. Ese día hubo al menos diez ejecuciones, incluidos cuerpos despedazados y un extranjero asesinado en la playa, por la zona del   asta bandera. Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública, en el plano nacional, así lo dijeron.

— “Ellos han reconocido cinco eventos violentos ese día de la declaración. La realidad es otra. Fueron al menos diez hechos violentos, incluido un estadunidense en la costera Miguel Alemán”.

La percepción ciudadana en Acapulco es que los homicidios dolosos se han incrementado exponencialmente, comparados con el mismo periodo del año pasado.  Eso debiera saberlo el analista de la policía federal, metido a Secretario de Seguridad Pública en Acapulco. Pero no. Creen que todo es un mito.

Los reportes que, al parecer, recibe la presidenta municipal, no le dicen todo lo que pasa en Acapulco. O le reportan mitos geniales de las redes.

Ese mismo día de la absurda declaración del secretario general, dos grúas fueron quemadas casi frente a las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública. Cartulinas con mensajes no dejaron duda del origen de la agresión: “o pagas por la buena o por la mala”, le escribieron al propietario de los vehículos.

La agresión dejó un tufo de aprobación en un segmento de la población. Los propietarios de grúas se han convertido en una mafia que hace víctima por segunda vez a las víctimas.

Hay casos de vehículos recuperados, milagrosamente, por policías ministeriales. Las víctimas deciden mejor perderlos, pues los propietarios de corralones, coludidos con autoridades de seguridad pública, cobran el valor mismo del auto recuperado, como pago de renta del corralón a donde lo enviaron las mismas autoridades.

Eso tampoco lo sabe el analista metido a jefe policiaco y a quien presentaron como el mejor policía del mundo que, paradoja, no puede con la segunda ciudad más violenta del mundo. ¿Éstas ambas cosas son mitos de las redes?

Apenas la tarde del martes, un estudio realizado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, reveló que Acapulco continúa como la segunda ciudad más violenta del mundo, con una tasa de 110.50 homicidios por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo con Milenio Televisión, de las 50 ciudades más violentas del mundo, 15 están en México y es Tijuana, Baja California, la que encabeza el listado con una tasa de 138.26 crímenes por cada 100 mil habitantes.

El estudio revela que en 2018 salieron del ranking las ciudades mexicanas Mazatlán, La Paz y Los Cabos, pero se integraron seis que nunca habían aparecido en la lista: Irapuato, Ensenada, Coatzacoalcos, Celaya, Uruapan y Cancún.

El presidente del Consejo Ciudadano, José Antonio Ortega dijo que, en el caso de Mazatlán, La Paz y Los Cabos, la baja en los homicidios no se debió a la aplicación de políticas públicas, sino a que el cártel de Jalisco se impuso al de Sinaloa.

Pero, en Acapulco, un analista metido a jefe de policía y el secretario general del ayuntamiento maquillan los datos que le ofrecen a su jefa, la presidenta municipal, e insisten en que “la violencia en Acapulco, es un mito de las redes”.

FÉ DE ERRATAS

En la entrega anterior se comentó en éste espacio que Acapulco fue excluido del programa FORTASEG, que aporta recursos para combatir la violencia.

ERROR.

Acapulco si ha sido incluido con una cantidad de 37 millones 118 mil 417 pesos, para el ejercicio del 2019.

Sin embargo, ese recurso es menor a los 42 millones 681 mil 476 pesos, que se ejercieron en 2018.

La disminución, debido a que el gobierno de Evodio Velázquez Aguirre tuvo subejercicios, es decir, no usó todo el recurso pues, al parecer, también creía que la violencia en Acapulco es un mito inventado por las redes.

PREGUNTAS QUE MATAN

¿Alguien recuerda cuando, en campaña, Andrés Manuel López Obrador sentenció que cuando él fuese presidente, los ministros de la Corte serían electos por los mismos ministros y no, como ahora, por los amigos del presidente en turno?

¿Qué creen? La nueva ministra, Yasmin Esquivel Mossa, aprobada por el Senado de la República, es amiga del presidente, Andrés Manuel López Obrador y esposa de quien, dijo él mismo presidente, ayer por la mañana, “es mi amigo desde que hizo los segundos pisos en la ciudad de México”. Obvio, cuando el señor López era jefe de gobierno en chilangolandia.

¿HASTA cuándo van a terminar las acusaciones a medio mundo, sin que se inicie investigación alguna? Ya contaminaron al puerto de Acapulco. Evodio Velázquez Aguirre es culpable de todo, menos de esposo incómodo de buena diputada.

QUE CONSTE

Haría bien el analista metido a jefe policiaco en Acapulco, si revisa a quienes se han apropiado de las playas de Acapulco. Menos Manzanillo, porque esa ya tiene dueño.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados