Huyó para no ser comprada en 60 mil pesos y hoy es arquitecta

Compartir

Maximiliana padeció abusos laborales y el desánimo de muchas personas, pero aún así, cumplió con su meta de convertirse en una profesionista (Fotos: Especial)

Maximiliana Santiz Pérez salió de San Juan Chamula a los once años para no ser vendida parar se esposa de alguien; trabajó, estudió y a sus 25 años ha egresado como arquitecta de la Universidad Autónoma de Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ

Maximiliana Santiz Pérez, una mujer Tzotsil decidió salir de su paraje Bachén, del municipio de San Juan Chamula, a los once años y sin hablar el español para impedir ser vendida en 60 mil pesos y no tener un esposo e hijos como parte de los usos y costumbres. Ahora, a sus 25 años se convirtió en arquitecta egresada de la Universidad Autónoma de Chiapas.

Desde niña trabajó lavando platos; luego fue mesera y fue explotada por sus patrones, ya que terminaba labores hasta las siete de la mañana y tenía que acudir a clases en secundaria. Sólo le acompañaba su hermano mayor quien dejó sus estudios y regresó al paraje Bachén, donde se casó y hoy tiene varios hijos.

Maximiliana cuenta que sus patrones la desanimaban, al decirle que por ser mujer podía casarse y tener un marido que la pudiera mantener. Sin embargo, lo mejor para ella fue salir de su comunidad para no ser vendida.

Yo no quería eso, yo lo que quería era estudiar; me decían que había salido del pueblo para buscar otros maridos. Pero no; terminé la carrera de arquitectura en mayo y el 23 de noviembre hice mi examen profesional”, comentó.

 

chg

Fuente: Excélsior

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados