De frente. Qué triste vive la Gente en la Sierra y Montaña de Guerrero

Compartir

 

Por: Miguel Ángel Mata Mata

1.-

Usted no lo va a creer…

Vosotros llegaron a Tijuana desde Tierra Caliente, en los límites entre Guerrero y Michoacán. Sus hijos lloran el frío que se mete hasta los huesos. Sus maridos, hermanos o padres han muerto. Vosotros huyen de los balazos, las amenazas, las extorsiones. Se van del infierno y piden asilo a la puerta del ¿infierno? Donald Trump, El Malvado, ha endurecido los cerrojos del país que antes fue el faro de los migrantes. Allá los miran como si sus hijos, y ustedes, fuesen delincuentes. Acá nadie los mira. Son vosotros políticamente incorrectos. El presidente que se va, y el que viene, confunden el Este con el Oeste. A ustedes no los miran. A ustedes no los escuchan. A ustedes no les hablan. Ustedes son el Este. Otros, política y lucrativamente correctos, son el Oeste al que sí miran.

Ustedes, desde los medios, publican las bondades del pueblo mexicano solidario, hermano, amable que se quita el pan de la boca para dárselo a los migrantes que vienen de Centro América. Albergues en Chiapas, Oaxaca, la Ciudad de México, Querétaro o Tijuana. Ustedes, los gobiernos municipales, estatales y federales (entrante y saliente) lo presumen al mundo: los mexicanos, hermanos, ayudan al hermano centroamericano. ¿Alguien ha preguntado por los desplazados en Veracruz, Sinaloa, Guerrero?

Cientos de familias originarias de Tierra Caliente, la región del sur del país que divide a Michoacán y Guerrero, que huyen de la violencia generada por enfrentamientos entre grupos del crimen organizado, han llegado a la ciudad fronteriza de Tijuana durante los últimos cuatro meses, buscando recibir asilo en Estados Unidos, según ha dicho José María García, director del albergue Juventud 2000, de aquella norteña ciudad para agregar:  “No se ha escuchado que personas de nuestro propio país también huyen de la violencia, y que está llegando a la frontera para pedir el asilo».

2.-

En la Ciudad de México, el nuevo gobierno está pendiente de la llegada de los invitados especiales a la asunción del nuevo presidente. Los gobiernos estatales y municipales se truenan los dedos y preguntan: ¿Cómo nos irá con éstos que han llegado con la espada a cobrar agravios ideológicos?

Ahí está la imagen del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, acompañado por diez alcaldes morenistas en el palacio legislativo de San Lázaro. Formaron un grupo compacto para rescatar lo que se pueda para el presupuesto del año 2019. Ahí está la contraparte ideológica, Pablo Amilcar Sandoval Ballesteros, quien pedirá licencia como diputado local para convertirse en único enlace entre el gobierno federal y el de Guerrero. Él es quien, dicen sus amigos, alienta a textoservidores para evitar alianzas de ese tipo. Su víctima favorita, la presidenta municipal de Acapulco, Adela Román. ¿Aparecen los desplazados en esos presupuestos o discursos?

3.-

Ustedes, Manuel Olivares Hernández y José Filiberto Velázquez Florencio piden declarar crisis humanitaria en Guerrero pues, dicen, hay una cantidad mayor a dos mil desplazados de las comunidades de la Sierra; la misma situación en Chilapa en Mayo de 2015;  en 2011,  34 familias huyeron de la comunidad de La Laguna, Coyuca de Catalán, Región Tierra Caliente; y en 2015el desplazamiento de las localidades de Ahuihuiyuco y Tepozcuautla en el municipio de Chilapa y Quetzalcoatlán en Zitlala; el pasado 03 de noviembre, otras 24 familias de la localidad de Tlaltempana abandonaron sus hogares por amenazas de un grupo armado; y están también sin documentar los pueblos fantasmas en la Región Norte de la entidad en los municipios de Apaxtla y Teloloapan.

Ustedes, los desplazados, son una cifra mayor a dos mil cuya crisis supera a la de los países Centroamericanos. Pero a ustedes son sombras incómodas para los gobiernos que se van y para los que llegan. ¿Cómo van a creer ustedes que en México existen desplazados como en Centroamérica?  Así dicen y evaden el tema.

Ahí está el senador Félix Salgado Macedonio, queriendo evitar el ascenso de un general de brigada a general de división solo “porque no le cuadra”. O la senadora Nestora Salgado pegándole a la presidenta municipal de Acapulco, argumentando que en el puerto se vive una crisis de seguridad. ¿Y los desplazados de La Montaña y Sierra, señores senadores?

Ustedes no están para saberlo, ni yo para contarlo. Pero la semana pasada el futuro virrey de Guerrero, Pablo Amilcar Sandoval, presentó en tribuna del Congreso Local cinco propuestas de iniciativas relacionadas con temas políticamente correctos. Lo hace a una semana de solicitar licencia, pero ¿Creerán ustedes que en ninguna se acordó de los desplazados internos del estado de Guerrero? ¿Por…?

4.-

El sábado y domingo, de ésta semana, se vivió un drama en poblados de la Sierra de Guerrero; el domingo, y luego de más de cinco horas de camino y dos de espera para tratar de llegar a sus comunidades, y tras una agresión a balazos, pobladores de cuatro comunidades de la Sierra regresaron al refugio habilitado en Chichihualco, donde esperarán un plazo de cinco días para regresar a sus hogares.

Al mediodía de este sábado, casi un centenar de vehículos entre oficiales y particulares, partió de la cabecera municipal de Leonardo Bravo para adentrarse en la Sierra, con destino a cinco pueblos: Filo de Caballos, Los Morros, Campo de Aviación, El Ranchito y Puentecillas. El objetivo, regresar a las más de mil 600 personas desplazadas, a sus hogares.

Previo a este operativo había un acuerdo entre el Gobierno del Estado y los policías comunitarios de Heliodoro Castillo para que se permitiera el paso de las personas y se les garantizara la permanencia en sus respectivas comunidades. El convoy llegó a Los Morros donde se quedó un reducido grupo de personas, y continuaron su trayecto hacia los demás pueblos. Antes de llegar a Campo de Aviación, personas que hasta el momento no han sido identificadas hicieron disparos desde los cerros contra la avanzada de la caravana, en donde iban vehículos del Ejército Mexicano y dos particulares con reporteros a bordo.

Desplazados y comunicadores frenaron su camino y se refugiaron detrás de los carros o en la cuneta de la carretera, mientras que policías estatales y militares se movilizaron en la búsqueda de los responsables, sin tener éxito. En un comunicado de prensa, la Secretaría General de Gobierno informó al respecto por la tarde que, se estableció un diálogo en Filo de Caballos por parte del Gobierno del Estado con los comisarios de las comunidades involucradas para que permitan volver a sus casas a los desplazados.

5.-

Ustedes son como los parientes incómodos. Ahí están, pero no los presentamos. ¡Qué nadie sepa que ahí andan!

Qué triste, vive mi gente…

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados