Con dibujos, niños desplazados de la Sierra de Guerrero piden paz

Compartir

José Molina/API

Chilpancingo, Gro. 14 de Noviembre del 2018.- Después de más de 50 horas de estar en un albergue, niñas y niños desplazados de siete pueblos de la Sierra de Leonardo Bravo, en Guerrero, pintaron dibujos en los que pidieron paz para su municipio.

Los menores fueron testigos de la incursión de más de tres mil hombres armados que se autodenominan “Policía Comunitaria” de Tlacotepec, quienes llegaron a Filo de Caballos y se enfrentaron a balazos contra un grupo delincuencial, dejando como saldo al menos siete personas muertas.

La mañana de este martes, una mujer de nombre Bertha Bautista conocida como “La Guerrera”, llegó al Auditorio Municipal de Chichihualco, donde más de mil personas se encuentran refugiadas. Entregó algunas hojas a los niños para que dibujaran, pintaran y olvidaran un poco lo que han vivido.

Más de 50 pequeños se recargaron sobre unas mesas y, de pie, tomaron algunos crayones que les llevó la mujer a la que le decían “maestra”, y comenzaron a dibujar.

Se mostraban felices mientras realizaban su actividad. Parecía que el objetivo de que olvidaran lo vivido en los últimos días, se cumpliría.

Los infantes no han tenido clases desde hace más de medio año por los constantes hechos de violencia que se ha registrado en la parte de la Sierra donde se ubican sus comunidades. Los maestros tienen miedo y varios han sido amenazados o agredidos por grupos armados, por ello, dejaron de subir a las escuelas de la zona.

Son pueblos como Los Morros, Campo de Aviación, Filo de Caballos y otros, asentados en la ruta que conecta a la cabecera municipal de Heliodoro Castillo con Chilpancingo, la capital del Estado, y con Iguala que es el centro de la región Norte que conecta con Estado de México, Morelos y Ciudad de México.

Estos poblados están justamente en la colindancia entre los municipios de Leonardo Bravo, Eduardo Neri y Heliodoro Castillo, donde persiste una guerra por el territorio entre dos grupos del narcotráfico: Cartel del Sur y Guerreros Unidos.

El pasado domingo se registró la última escena de violencia cuando los autodefensas de Tlacotepec, respaldados por comunitarios Apaxtla de Castrejón, Cocula y Teloloapan, irrumpieron de manera violenta en Filo de Caballos.

Desde entonces más de mil 600 pobladores abandonaron sus hogares por temor a nuevos enfrentamientos en el corredor Xochipala-Filo de Caballos, donde las autodefensas mantienen sitiados los diferentes pueblos.

Entre los desplazados que se refugiaron en la cabecera municipal de Leonardo Bravo (Chichihualco), hay al menos 400 niños que este día convivieron y, a través de los dibujos expresaron su sentir.

Cuando los pequeños terminaron de pintar, pidieron a algunos reporteros que estaban en el refugio para documentar el caso, que tomaran fotografías a sus trabajos. Una niña mostró una hoja con la siguiente leyenda: “Queremos Paz”.

Enseguida los demás menores empezaron a exhibir sus dibujos. En su mayoría habían pintado sus casas, a su familia o leyendas a través de las cuales solicitaban seguridad y tranquilidad; incluso, algunos dibujaron palomas o corazones, signos de la paz y el amor.

Doña Bertha hizo un llamado a las autoridades para que intervengan de manera inmediata en este problema que ha dejado cientos de desplazados, pues aseguró que “es muy triste ver a los niños en esas condiciones, cuando deberían estar en las escuelas”.

Los pobladores desplazados permanecen en el auditorio. Algunos pasan las horas sentados, otros acostados en sus colchonetas, solamente a la espera de que el Gobierno brinde la seguridad necesaria para que puedan regresar a sus hogares y continúen con sus vidas cotidianas. (Agencia Periodística de Investigación)

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados