PRD en extinción: Por Raúl Suárez Martínez

Compartir

No, la declaración de Jesús Zambrano anunciando que el PRD va a desaparecer, que ya cumplió su ciclo, no es en realidad el anuncio de la desaparición del PRD. Al PRD lo mataron desde que los Chuchos empezaron a exprimir a este partido, sin haber sido nunca un partido de izquierda, representaba en todo caso la opción más c cercana a la izquierda, papel que hoy juega por cierto MORENA.

Al PRD, lo escribimos en su momento lo perjudicó el ir ganando espacios electorales, gobernar algunos espacios importantes fue su perdición; llevar al poder a gente que no tenía ningún compro miso ideológico con el partido y mucho menos con la sociedad, provocó que se desligaran permanentemente del pueblo, no buscaban llevar a la gente comprometida al poder, bastaba que el personaje en cuestión tuviera cierta popularidad y sobretodo mucho dinero para hacer una campaña, se jugó a ganar por ganar, no importaba ya si se cumplían o no los compromisos de campaña. Recordemos Guerrero, recordemos varios estados que sirven de ejemplo.

En este camino, aprovechando el arrastre de los candidatos los chuchos y sus aliados se apoderaban del aparato partidario para poder imponer a, en el mejor de los casos sus principales cuadros, sus esposas, amantes (de cualquier sexo) choferes o secretarias que hacían pedir licencia inmediatamente para poder asumir el poder. Los chuchos abusaron de ese poder que bien supieron copar, como no podían ganar la presidencia del partido, copaban el órgano legislativo, los consejeros y congresistas nacionales que nombraban a los plurinominales, se convirtieron en los espacios fundamentales de NI y ADN para poder imponer los pluris.

Pero abusaron de ese poder, se olvidaron que, de vez en cuando hay que compartir con todos o la mayoría los espacios, se volvieron soberbios, corruptos, sacaron el priista que la mayoría de los políticos llevan dentro. El acabose del PRD fue la firma del Pacto por México, algunos chuchos no les da vergüenza decir que incluso, ellos (NI) fueron los ideólogos de dicho pacto, de donde por cierto, nacieron las Reformas Estructurales de Peña Nieto y los chuchos. Ese maléfico pacto, fue el acta de defunción del PRD, las últimas paladas fueron sin dudarlo, su alianza con la derecha, tener un candidato que no tuvo ninguna identidad con la base perredista y con la población. Esto fue lo último que los perredistas de a pie soportaron y a pesar de estar dentro de la nómina perredista, votaron el primero de julio por Obrador.

Los chuchos hicieron quebrar al PRD, esta empresa que, para ellos, sus achichincles y familiares fue tan redituable se ha terminado. Como siempre los perjudicados directos son los trabajadores, quienes por los bajos ingresos producto de la derrota electoral e ideológica del PRD,  no podrán mantener en nómina.

Por cierto, coincidencia, aunque muchos dicen que en política no las hay, el PRI y el PRD inician una renovación al mismo tiempo, nada extraño sería que, terminaran refundiendo un nuevo partido, juntos, de la mano, sin principios, solo por ganar espacios electorales, no creo que se avergüencen de ellos, en Guerrero vivimos ya, la prácticamente fusión de las bancadas legislativas, juntos contra MORENA, juntos en defensa de Astudillo.

Muchas cosas se van a ver todavía.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados