Resultados de la encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, para el Estado de Guerrero

Compartir

Cifras durante el SEGUNDO TRIMESTRE de 2018

El INEGI presenta los resultados trimestrales de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para el trimestre abril-junio de 2018:

Al segundo trimestre de 2018, la población económicamente activa (PEA) de la entidad asciende a 1,448,665 personas que representan 55.6% de la población de 15 y más años.
En este trimestre, 1 436 396 personas se encontraban ocupadas, lo que implicó una disminución de 11 666 personas respecto a las del segundo trimestre de 2017.
La población subocupada asciende a 91,608 personas y representa 6.4% de la población ocupada, proporción mayor al 5.4% reportado en el mismo trimestre de 2017.
La población desocupada se sitúa en 12 269 personas y la tasa de desocupación correspondiente es de 0.8% de la PEA, la cual disminuyó 0.6 puntos porcentuales con relación al mismo trimestre de 2017.
Se encuentran ocupadas en el sector informal casi 503 mil personas, 22 402 más (4.7%) de lo reportado un año antes.

Se anexa Nota Técnica

Para consultas de medios y periodistas, contactar a: juancarlos.vazquez@inegi.org.mx
o llamar al teléfono (747) 4-94-29-00, ext. 2901.

Coordinación Estatal Guerrero

NOTA TÉCNICA
RESULTADOS DE LA ENCUESTA NACIONAL DE OCUPACIÓN
Y EMPLEO, para el estado de guerrero
cifras durante el segundo trimestre de 2018

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) da a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), correspondientes al segundo trimestre del presente año.

Población económicamente activa
Para el segundo trimestre de 2018, la población de 15 y más años disponible para producir bienes y servicios en el estado asciende a 1 448 665 personas (55.6% del total), cuando un año antes fue de 1 468 957 y su participación de 57.8 por ciento. El comportamiento de la población económicamente activa está sujeto al crecimiento demográfico que se refleja en un aumento de la población en edad de trabajar; a la participación más activa de la mujer en el mercado laboral, así como de las expectativas que tiene la población de participar o no en la actividad económica. De esta población, 1 436 396 personas se encuentran ocupadas (99.2%), y las 12 269 restantes están desocupadas (0.8 por ciento). Asimismo, se tiene que 73 de cada 100 hombres en estas edades son económicamente activos, en el caso de las mujeres, 40 de cada 100 se encuentran en dicha situación.

Población ocupada
Al interior de la PEA es posible identificar a la población que está participando de manera activa en la generación de algún bien económico o en la prestación de algún servicio (población ocupada) de la que no lo hace, pero que busca incorporarse de manera activa (población desocupada). La población ocupada mostró una disminución de 11 666 personas al pasar de 1 448 062 a 1 436 396 entre el segundo trimestre de 2017 y 2018 (ver gráfica 1); por sexo, los hombres registran un incremento de 3 202 ocupados; mientras que, las mujeres presentan una reducción de 14 868 empleos, en el mismo periodo.
Gráfica 1
Población ocupada al segundo trimestre de 2018
(Miles de personas)

Nota: Serie ajustada a las proyecciones demográficas del Consejo Nacional de Población (CONAPO), 2010-2050.
Fuente: INEGI.

Por sector de actividad
Al considerar a la población ocupada respecto al sector económico en el que labora, 400,317 personas (27.9% del total) trabajan en el sector primario, 280 671 (19.5%) en el secundario o industrial, y 755 408 (52.6%) realizan actividades relacionadas con el sector terciario o de servicios y comercio (ver gráfica 2).
Entre el segundo trimestre de 2017 y 2018, el sector secundario presenta un incremento en el número de trabajadores de 38 672 personas; mientras que, los sectores primario y terciario disminuyeron en 43,819 y 4 656 el número de empleos, respectivamente en el periodo (ver cuadro 1).

Gráfica 2
Población ocupada según su sector de actividad
al segundo trimestre de 2018
(Porcentaje)

Nota: Serie ajustada a las proyecciones demográficas del Consejo Nacional de Población (CONAPO), 2010-2050.
Fuente: INEGI.
Cuadro 1
Población ocupada por sector de actividad económica
durante el segundo trimestre de 2018
(Diferencias absolutas respecto al mismo trimestre del año anterior)

Sector de actividad económica Personas
Total (-) 11 666
Primario (-) 43 819
Agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca (-) 43 819
Secundario 38 672
Industria extractiva y de la electricidad (-) 4 663
Industria manufacturera 16 787
Construcción 26 548
Terciario (-) 4 656
Comercio 552
Restaurantes y servicios de alojamiento (-) 6 262
Transportes, comunicaciones, correo y almacenamiento 1 491
Servicios profesionales, financieros y corporativos 5 478
Servicios sociales (-) 2 486
Servicios diversos (-) 6 750
Otros 3 321
No Especificado (-) 1 863
Fuente: INEGI.

Por posición en la ocupación
Si se observa a la población ocupada en función de la posición que asume dentro de su trabajo, se tiene que 46.5% del total, esto es, 668 454 son trabajadores subordinados y remunerados; 529,380 (36.9%) trabajan por su cuenta, sin emplear personal pagado; 185,473 (12.9%) son trabajadores que no reciben remuneración y 53,089 (3.7%) son propietarios de los bienes de producción, con trabajadores a su cargo.
De las anteriores categorías, entre el segundo trimestre de 2017 y 2018, los trabajadores por cuenta propia presentan un aumento de 13 628 plazas, y su participación pasó de 35.6 a 36.9%, le siguen los trabajadores subordinados y remunerados con 8,276 ocupados más, y su contribución pasó de 45.6 a 46.5 por ciento; por el contrario, los trabajadores no remunerados y los empleadores redujeron el número de plazas de trabajo en 27 377 y 6,193 empleos, respectivamente, en el periodo señalado.
Gráfica 3
Población ocupada según su posición en la ocupación
al segundo trimestre de 2018
(Miles de personas)

Nota: Serie ajustada a las proyecciones demográficas del Consejo Nacional de Población (CONAPO), 2010-2050.
Fuente: INEGI.

Algunas otras condiciones de trabajo
La población ocupada desempeña una gran variedad de tareas que realiza con distinta intensidad. Es así que, mientras por un lado 6.7% de las personas trabajan menos de
15 horas semanales, en el otro extremo se ubican 28.2% que laboran más de 48 horas a la semana.
En promedio, la población ocupada trabajó durante el segundo trimestre de 2018 jornadas de 42.4 horas a la semana.
Otro enfoque desde el cual puede caracterizarse a la población ocupada es el que se refiere al tamaño de la unidad económica en la que labora. En función de ello, si solo se toma en cuenta al ámbito no agropecuario que abarca a 992 537 personas (69.1%), en el segundo trimestre de este año, 629,334 (63.5%) estaban ocupadas en micronegocios; 150,751 (15.2%) lo hacían en establecimientos pequeños; 67 822 (6.8%) en medianos; 17 909 (1.8%) en establecimientos grandes; 66,863 (6.7%) se ocuparon en otro tipo de unidades económicas y 59 858 (6.0%) en el gobierno.
Durante el año que media, entre el segundo trimestre de 2017 y 2018, la población ocupada en el ámbito no agropecuario se incrementó en 14 354 personas. A esta cifra contribuyeron: los micronegocios con 27,760 empleos más, seguidos por los establecimientos medianos y el gobierno con 6,393 y 3 321 plazas de trabajo adicionales, respectivamente. Por otra parte, los pequeños establecimientos presentaron una disminución en la ocupación de 11,465 empleos, mientras que, los grandes establecimientos y otro tipo de unidades económicas redujeron en 8 699 y 2 956 su número de plazas de trabajo, respectivamente.
Gráfica 4
Población ocupada en el ámbito no agropecuario según el tamaño del establecimiento donde labora al segundo trimestre de 2018
(Miles de personas)

Fuente: INEGI.
Trabajadores subordinados y remunerados
Con relación al total de la población ocupada como subordinados y remunerados, 37,289 (5.6%) labora en el sector primario de la economía, 140,206 (21.0%) en el secundario y 490,959 (73.4%) en el terciario.
Un total de 252,046 de estos trabajadores, que constituyen 37.7% tienen acceso a instituciones de salud como prestación por su trabajo y 46.1% (307,882) tienen derecho a prestaciones laborales (sin considerar el acceso a instituciones de salud). A su vez, 44.0% (294,302) de los trabajadores disponen de un contrato por escrito; de éstos, 76.7% son de base, planta o están contratados por tiempo indefinido, 22.3% tienen contrato temporal y 1.0% no especificó el tipo de contrato.
Población subocupada
Otra forma de caracterizar a la población ocupada es en función de su condición de subocupación, entendida esta como la necesidad de trabajar más tiempo, lo que se traduce en la búsqueda de una ocupación complementaria o de un nuevo trabajo con mayor horario. Al respecto, se observa que en el segundo trimestre de 2018 la población subocupada en el estado es de 91 608 personas y representa 6.4% de la población ocupada, cifra mayor a las 78 102 (5.4%) personas reportadas en el mismo trimestre de 2017.

Gráfica 5
Tasa de subocupación al segundo trimestre de 2018
(Porcentaje de la población ocupada)

Fuente: INEGI.

Informalidad laboral
El empleo informal, o medición ampliada de informalidad, añade, a la definición de trabajo informal que venía difundiendo el INEGI, las siguientes categorías: el trabajo no protegido en la actividad agropecuaria, el servicio doméstico remunerado de los hogares, así como los trabajadores subordinados que, aunque trabajan para unidades económicas formales, lo hacen bajo modalidades en las que se elude el registro ante la seguridad social.
De esta manera, la medición de la ocupación en el sector informal no desaparece, sino que se considera el punto de partida y un componente del cálculo de una medida más amplia: el empleo informal.
Los resultados de la ENOE indican que, en el segundo trimestre de 2018, todas las modalidades de empleo informal en la entidad ascienden a 1 129 653 personas y representan 78.6% de la población ocupada (Tasa de Informalidad Laboral 1). De estos, 502,941 se ubican en el sector informal, lo que significa un incremento de 4.7% anual y representa 35.0% del total de ocupados (Tasa de Ocupación en el Sector Informal 1); 390,556 pertenecen al ámbito agropecuario; 66,605 corresponden al servicio doméstico remunerado y 169 551 a las empresas, gobierno e instituciones.
Cuadro 2
Población ocupada formal e informal por tipo de unidad económica empleadora,
abril-junio

Tipo de unidad económica II 2017 II 2018 Variación %
Anual
Formal Informal Formal Informal Formal Informal
Total 315 150 1 132 912 306 743 1 129 653 (-) 2.7 (-) 0.3
Sector Informal NA 480 539 NA 502 941 NA 4.7
Trabajo doméstico remunerado 1 337 66 619 258 66 605 (-) 80.7 0.0
Empresas, gobierno e instituciones 300 753 154 678 296 724 169 551 (-) 1.3 9.6
Ámbito agropecuario 13 060 431 076 9 761 390 556 (-) 25.3 (-) 9.4

NA: No aplica
Fuente: INEGI.
Entre el segundo trimestre de 2017 y 2018, la tasa de ocupación en el sector informal 1, aumentó 1.8 puntos porcentuales, al pasar de 33.2 a 35.0%, mientras que, la tasa de informalidad laboral 1 se incrementó cuatro décimas de punto en el mismo periodo.

Población desocupada
Como se ha mencionado en diversas ocasiones, la ocupación presenta distintos grados de intensidad según sea la perspectiva desde la cual se le observa. Una de estas es la que describe a la población con trabajo cero, que se ubica entre la población ocupada y la no económicamente activa; se refiere a la población desocupada, la cual no trabajó siquiera una hora durante la semana del levantamiento de la encuesta, pero manifestó su disposición por hacerlo e hizo alguna actividad por obtenerlo.
En el segundo trimestre de 2018, la población desocupada en el estado asciende a 12,269 personas y la tasa de desocupación (TD) es de 0.8%, menor a la registrada en el mismo trimestre del año anterior que fue de 1.4 por ciento (ver gráfica 6). Por sexo, la participación de mujeres y hombres disminuyó 0.8 y 0.5 puntos porcentuales, respectivamente.
Algunas características que tiene dicho grupo es que, según su nivel de instrucción, 8,752 personas, es decir, 71.3% de esta población tiene estudios de nivel medio superior y superior; 1,127 (9.2%) secundaria completa, 2 211 (18.0%) concluyó la primaria y 179 (1.5%) no la terminó.
Otra característica que sobresale es la experiencia laboral: 10,312 (84.0%) personas declararon haber desarrollado con anterioridad un trabajo; el resto, 1 957 (16.0%) no tienen experiencia laboral; por otro lado, del total de desocupados, 42.2% tienen un mes o menos desempleados, 26.8% lleva más de uno y hasta tres meses, mientras que 28.0% tiene más de tres meses en esta condición. Cabe señalar que 3.0% no especificó el tiempo que lleva desempleado.
Gráfica 6
Tasa de desocupación al segundo trimestre de 2018
(Porcentaje de la PEA)

Fuente: INEGI.
En cuanto a la tasa de ocupación parcial y desocupación (TOPD1) –que describe a la población desocupada más la ocupada que trabajó menos de 15 horas durante la semana de referencia, con relación a la población económicamente activa– se observa que para el segundo trimestre de 2018 fue de 7.5 por ciento.
Población no económicamente activa

La población no económicamente activa (PNEA) agrupa a las personas que no participan en la actividad económica ni como ocupados ni como desocupados. En el segundo trimestre de 2018, se tiene que 1 156 006 personas (327 906 hombres y 828 100 mujeres) que equivale a 44.4% del total de la población de 15 y más años integraba este sector; de las que, 93.4% (1,080,102) declaró no estar disponible para trabajar debido a que tiene que atender otras obligaciones, o tenía interés pero se encuentra en un contexto que le impide hacerlo (tiene impedimentos físicos, obligaciones familiares, algún familiar le prohíbe trabajar o está en otras condiciones); de estas últimas 71.8% son mujeres y 28.2% son hombres.

Por su parte, 6.6% (75,904) se declara disponible para trabajar, pero no llevó a cabo acciones al respecto, por lo que se constituye en el sector que eventualmente puede participar en el mercado como desocupado u ocupado, también en este rubro es mayor la proporción de mujeres que de hombres (68.8% contra 31.2%, respectivamente).

Área Metropolitana de la Ciudad de Acapulco
Además de registrar de manera permanente el comportamiento del empleo a nivel estatal, la ENOE proporciona información para 32 áreas metropolitanas del país. De esta forma, se puede conocer el fenómeno ocupacional en un nivel de desagregación más detallado.

Durante el segundo trimestre de 2018, la Población Económicamente Activa asciende a 309,543 personas (21.4% del total estatal), lo que equivale a que 56 de cada 100 personas en edad de trabajar participan en la actividad económica. Por sexo, los hombres registran una participación de 70.6% contra 44.7% de las mujeres.
Se observa que 98.3% (304 239) de las personas que acudieron al mercado de trabajo están ocupadas, de las cuales 33.3% tienen acceso a instituciones de salud y 30.4% trabajan más de 48 horas. Si se considera a esta población con relación al sector económico en el que labora, se encuentra que 83.5% (254 076) lo hace en el sector terciario, 15.2% (46 258) en el secundario y 1.3% (3 905) en el primario. Otro aspecto relevante es la población ocupada en actividades económicas de mercado que operan a partir de los recursos del hogar, al registrar una tasa de ocupación en el sector informal de 35.7% (108 541 personas).

La ENOE señala que la población subocupada, esto es, la que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas (13 875 personas) representa 4.6% de la población ocupada, cifra menor a la registrada un año antes que fue de (16 517) 5.4 por ciento.

Se encuentran desocupadas en el Área Metropolitana de la Ciudad de Acapulco 5,304 personas, (83.2% de ellas cuentan con experiencia laboral) y representan 1.7% de la población económicamente activa, cifra menor a la registrada en el segundo trimestre de 2017 que fue de (7 974) 2.6 por ciento.
Con respecto a la PNEA la cifra asciende a 238 636 personas, lo que representa 43.5% de la población de 15 y más años, de éstos, 14,114 (5.9%) se encuentran disponibles para trabajar, pero no han buscado trabajo.
Aspectos metodológicos

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) se aplica a los miembros del hogar de una vivienda seleccionada por medio de técnicas de muestreo.
El esquema de muestreo es probabilístico, bietápico, estratificado y por conglomerados; tiene como unidad última de selección las viviendas particulares y como unidad de observación a las personas.

Una vez que una vivienda ha sido seleccionada se le vuelve a visitar cada tres meses hasta completar un total de cinco visitas. Llegado a este punto todo el grupo de viviendas que completó ese ciclo es sustituido por otro grupo que inicia su propio ciclo. A estos grupos de viviendas según el número de visitas que han tenido se les denomina paneles de muestra y en cada momento en campo hay cinco paneles, es decir cinco grupos de viviendas que se encuentran por entrar ya sea en su primera, segunda, tercera, cuarta o quinta visita. Así, siempre hay una quinta parte de la muestra que es totalmente nueva en tanto que las otras cuatro quintas partes ya habían sido visitadas tres meses atrás. Este esquema permite darle a la muestra una combinación de estabilidad y renovación al tiempo que favorece a los investigadores especializados tanto en la temática laboral como demográfica rastrear los cambios que han tenido los hogares a lo largo del tiempo que permanecieron en la muestra (estudios longitudinales).

El hecho de que cada vivienda tenga una probabilidad de selección se traduce en que todos sus residentes son representativos de otros muchos en su área de residencia (dominio de muestra) tanto en sus características sociodemográficas como socioeconómicas, de modo que los resultados obtenidos se generalizan para toda la población que representan, lo cual se hace mediante los denominados factores de expansión, que son el inverso de las probabilidades de selección de las viviendas. Cada factor de expansión toma pues en cuenta el estrato socioeconómico y el ámbito geográfico que corresponde a la vivienda seleccionada.

Cabe señalar que los factores de expansión se corrigen por el porcentaje de viviendas habitadas y seleccionadas en muestra, más las seleccionadas pero no entrevistadas ya sea por rechazo o por no encontrarse nadie al momento de la visita. Además, para asegurar que se obtenga la población total, los factores de expansión ajustados por la no respuesta se ajustan nuevamente por las proyecciones de población que elabora el Consejo Nacional de Población (CONAPO). Los Indicadores estratégicos de ocupación y empleo están ajustados a la modificación de las proyecciones demográficas 20102050, que publicó el CONAPO el 16 de abril de 2013.

La encuesta está diseñada para dar resultados a nivel nacional y el agregado de 32 áreas urbanas para cada trimestre del año. También permite que el nivel nacional pueda desagregarse en cuatro dominios: I) localidades de 100 000 y más habitantes, II) de 15 000 a 99 999 habitantes, III) de 2 500 a 14 999 habitantes y IV) menos de 2 500 habitantes. A su vez, en cada trimestre se acumula un número suficiente de viviendas (120 260) para tener representatividad por entidad federativa, en tanto que el agregado de 32 áreas urbanas puede arrojar datos para cada una de ellas. Como preliminar de la información trimestral se proporciona asimismo información mensual con un tercio de la muestra; ese tercio no permite la desagregación arriba descrita para el trimestre, pero sí garantiza tener, para cualquier mes transcurrido, el dato nacional y el del agregado de 32 áreas urbanas, de modo que puedan contrastarse para uno y otro ámbito (nacional y urbano) los niveles que respectivamente presentan la desocupación y la subocupación.
En el calendario de difusión del INEGI -disponible en su página de Internet- se indica en qué fecha será proporcionada la información correspondiente a un mes de levantamiento y en qué otra la información de un trimestre, más abundante y a detalle.

En el plano conceptual, la ENOE toma en cuenta los criterios que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) propone dentro del marco general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que permite delimitar con mayor claridad a la población ocupada y a la desocupada, además de facilitar la comparabilidad internacional de las cifras de ocupación y empleo. La ENOE asimismo incorpora el marco conceptual de la OIT y las recomendaciones del Grupo de Delhi relativas a la medición de la ocupación en el Sector Informal. La encuesta está diseñada para identificar sin confundir los conceptos de desocupación, subocupación e informalidad, así como también para tomar en cuenta y darles un lugar específico a aquéllas otras personas que no presionan activamente en el mercado laboral porque ellas mismas consideran que ya no tienen oportunidad alguna de competir en el (mujeres que por dedicarse al hogar no han acumulado experiencia laboral, personas maduras y de la tercera edad, etc.).

A lo anterior se añade el que el diseño de la ENOE está enfocado a proporcionar abundantes elementos para caracterizar la calidad de la ocupación en México al considerarse que este aspecto es analíticamente tan relevante como el de la desocupación misma o cualquier otro fenómeno de desequilibrio entre oferta y demanda de trabajo. No menos importante es que el diseño de la encuesta ha abierto más posibilidades para el enfoque de género relativo tanto al ámbito del trabajo como a la marginación con respecto a dicho ámbito.
Es importante destacar que la gran mayoría de las series económicas se ven afectadas por factores estacionales. Éstos son efectos periódicos que se repiten cada año y cuyas causas pueden considerarse ajenas a la naturaleza económica de las series, como son las festividades, el hecho de que algunos meses tienen más días que otros, los periodos de vacaciones escolares, el efecto del clima en las diferentes estaciones del año, y otras fluctuaciones estacionales como, por ejemplo, la elevada producción de juguetes en los meses previos a la Navidad provocada por la expectativa de mayores ventas en diciembre.

En este sentido, la desestacionalización o ajuste estacional de series económicas consiste en remover estas influencias intra-anuales periódicas, debido a que su presencia dificulta diagnosticar o describir el comportamiento de una serie económica al no poder comparar adecuadamente un determinado trimestre con el inmediato anterior. Analizar la serie desestacionalizada ayuda a realizar un mejor diagnóstico y pronóstico de la evolución de la misma, ya que facilita la identificación de la posible dirección de los movimientos que pudiera tener la variable en cuestión, en el corto plazo. Las cifras desestacionalizadas también incluyen el ajuste por los efectos calendario (frecuencia de los días de la semana y, en su caso, la Semana Santa o el año bisiesto). Cabe señalar que las series desestacionalizadas de los totales se calculan de manera independiente a la de sus componentes.

Las series originales se ajustan estacionalmente mediante el paquete estadístico X13ARIMA-SEATS. Para conocer la metodología se sugiere consultar la siguiente liga:http://www.beta.inegi.org.mx/app/biblioteca/ficha.html?upc=702825099060

La información contenida en este documento es generada por el INEGI con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo y se da a conocer en la fecha establecida en el Calendario de difusión de información estadística y geográfica y de Interés Nacional.

Las cifras aquí mencionadas pueden obtenerse en los centros de información del INEGI y en los sitios en Internet del propio Instituto (http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/enchogares/regulares/enoe/) y de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (www.stps.gob.mx), instituciones que se esfuerzan en proporcionar a la sociedad, cada día, más y mejor información sobre el comportamiento del mercado laboral mexicano.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados