Este duranguense volvió las ‘tandas’ en historial crediticio de mexicanos en EU

Compartir

Fuente: Shutterstock

Su proyecto permite que cientos de migrantes cuenten con un historial crediticio abriendo la información de tandas al buró de crédito.

logoGAME CHANGER


Bloomberg Businessweek

Durante generaciones, los que no tienen acceso a los bancos y las tarjetas de crédito en Estados Unidos han dependido unos de otros para obtener préstamos y financiamiento, sobre todo a través de tandas. Como resultado, millones de inmigrantes no tienen historial crediticio, a pesar de que tienen mucho tiempo financiándose con ese estilo de crédito informal. “La gente estaba involucrada en círculos de préstamos muy informales”, dice José Quiñonez, director ejecutivo de Mission Asset Fund (MAF). “Pensamos que podríamos crear un proceso para formalizar ese préstamo para que pudiéramos informarlo a los burós de crédito”.

Sin un historial, es difícil obtener una tarjeta de crédito, rentar un auto, financiar la educación de un niño o comprar una casa, todo lo que caracteriza a la vida estadounidense exitosa. Con Quiñonez, MAF comenzó a rastrear esas tandas y dar los datos a las oficinas de crédito. “Ha influido en un campo completo haciendo visibles las partes que crean identidad financiera y rastrean los registros”, explica Ida Rademacher, vicepresidenta del Instituto Aspen, que alberga un grupo de tecnología financiera al que Quiñonez ha asistido. “Las tandas han existido siempre, pero su innovación fue intermediar la relación con las agencias de crédito”.

Las tandas se presentan en una variedad de formas en todas las culturas. La conciencia de Quiñonez sobre estas sombras del sector bancario comenzó en 1980, cuando ingresó a Estados Unidos como un indocumentado de 9 años de edad. Recibió amnistía bajo la Ley de Reforma y Control de Inmigración de Reagan de 1986 y, ya como estudiante graduado en la Escuela Woodrow Wilson de Princeton, descubrió cómo legitimar las finanzas en el mundo en desarrollo tenía un enorme potencial.

Placeholder block

José Quiñonez, director ejecutivo de Mission Asset Fund (MAF)Ilustración: Ismael Angeles

Hace una década, los líderes de la comunidad en San Francisco usaron un regalo de un millón de dólares de Levi Strauss & Co. para comenzar MAF, cuyo objetivo es ayudar a las familias de bajos ingresos a desarrollar seguridad financiera. “Vi el reto y pensé: ‘¡Me encanta! ¿Pero cómo lo haces?'”, menciona Quiñonez. “No quería ofrecer otra clase de educación financiera en español con un folleto”. En 2007, fue contratado en MAF y desarrolló un programa piloto para probar su idea con las tandas. A medida que el programa creció, MAF desarrolló una plataforma tecnológica en Salesforce.com que genera préstamos. El sitio ahora cuenta con licencia de 50 organizaciones sin fines de lucro en 17 estados de la Unión Americana.

MAF fue único en ofrecer préstamos con la expectativa de que los clientes tuvieran éxito y los pudieran cancelar a tiempo. “Muchos de los modelos de negocios para préstamos de bajos ingresos se basan en un cierto porcentaje de personas que incumplen”, detalla Rademacher. MAF ahora ofrece otros préstamos modestos, muchos de mil dólares o menos, para abordar puntos comunes de dolor entre los pobres. La tarifa para presentar documentos de naturalización, por ejemplo, es de 725 dólares. Son pequeños obstáculos como estos los que pueden ser una gran barrera para los inmigrantes.

Fuente: El Financiero

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados