De Frente. Adela Román Ocampo, los perdedores que regresan y los gastos de campañas

Compartir

 

 

Por: Miguel Ángel Mata Mata

Lo de la austeridad va en serio. El gabinete del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador acordó la mañana de este sábado que las siete subsecretarías de la Secretaría de Gobernación (Segob) serán reducidas a tres. Como parte de los 50 puntos de su plan de austeridad, el tabasqueño plantea recortar 70 por ciento del personal de confianza, que supera los 278 mil empleados. Y, de éstos, poco más de 6 mil en la alta-alta burocracia.

Aun no se conoce la cantidad que se ahorrará el gobierno con tales recortes, pero, tan solo con los seis mil empleados de la alta burocracia que serán despedidos, y cuyos salarios son escandalosos en muchos de los casos, podemos imaginar que será una cifra multimillonaria.

EN GUERRERO

El gobernador Héctor Astudillo Flores, acudió a la primera reunión que la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), sostuvo con el presidente electo. Según reportes de prensa, uno de los temas fundamentales abordados en dicha reunión fue la seguridad pública.

Sin embargo. López Obrador les dio a conocer que juntos podían combatir la corrupción, por lo que esa lucha comenzaría con terminar con los privilegios, es decir, los altos salarios a la alta burocracia que, si bien no es del tamaño del gobierno federal, sí existe en el interior de la República.

El gobernador Astudillo, institucional de toda la vida, no tardará en dar a conocer medidas acordes con las políticas del fin de sexenio y con el inicio del nuevo gobierno.

EN ACAPULCO

El primer mensaje de austeridad, enviado por Andrés Manuel López Obrador, aplicado a la realidad, debiera ser entendido en casi todo el país, donde su Movimiento de Regeneración Nacional, ganó gubernaturas y presidencias municipales, como es el caso del puerto de Acapulco, donde Adela Román Ocampo ganó con holgura la elección del pasado primer día de julio.

En un primer diagnóstico elaborado por el equipo de trabajo de ella, comentado en el programa Charlemos, de Audiorama Acapulco, y también publicado por TV Sur, la presidente sugirió su preocupación por la alta nómina con que cuenta el ayuntamiento de Acapulco.

El último registro del personal municipal sindicalizado es de es: La sección 24 del Sindicato Único de Servidores Públicos al Servicio del Estado de Guerrero (SUSPEG), tiene 1300 empleados; la 19 tiene 1,200; la 56 tiene 300 y la 35 tiene 700. Un total de tres mil 500 empleados sindicalizados.

Pero alguien sugirió que la nómina real es de casi veinte mil personales. ¿Por qué es ésto? Porque además de los empleados con base sindical, existen los llamados supernumerarios o de confianza y otro segmento más, llamado los de lista de raya.

LOS OTROS

El cinco de junio de 2016, el periódico Reforma publicó que el entonces secretario de finanzas del ayuntamiento de Acapulco, Merced Valdovinos Diego, anunció el despido de cien aviadores, de una lista, dijo en aquel entonces, de ocho mil empleados supernumerarios o de confianza entre los que se hallaron a esos cien que cobraban sin trabajar.

Si sumamos los tres mil 500 empleados sindicalizados a los ocho mil que dijo en aquel entonces Don Merced, tendríamos que en Acapulco cobraban como empleados once mil quinientas personas.

Aún nos falta un segmento: el de la famosa lista de raya. Muchos de los que cobran en esa lista son los que barren las calles, los operativos de bomberos y protección civil o los que hacen el trabajo sucio y son quienes tienen las remuneraciones más bajas.

Alguien ha sugerido que en éste segmento hay una cantidad cercana a las diez mil personas. Claro, no todos trabajan… son famosos aviadores con nombres y apellidos parecidos a los de los funcionarios que cobran más que todos.

EL EJEMPLO

A partir de la media semana que termina, circuló en redes la lista de un supuesto gabinete municipal en donde un ex presidente municipal aparecen, como coordinador de asesores y, debajo de él, quien fue su secretario de obras, quien fue su director de protección civil y hasta como director de gobernación quien es su fiel seguidor y hoy es director de protección civil.

Los personajes incluidos en esa apócrifa lista de un gabinete municipal ejercen las prácticas del gobierno perredista que les vio pasar impasibles a ante lo que hoy les exige con el ejemplo: austeridad y honestidad.

La presidente municipal ya ha desmentido que ese sea su gabinete. En reuniones que ha tenido durante la semana ha comentado que “en periódicos han aparecido nombres de quienes serían de mi gabinete. A ellos les digo que ni se incluyan ni se excluyan. No hay nada aun”.

Su mensaje fue claro: primero el diagnóstico para luego, como ya lo aplica quien les llevó a la victoria, Andrés Manuel López Obrador, comenzar por recortar la abultada nómina y los altos salarios de la alta burocracia que, aunque no lo crean, sí existe en Acapulco.

TRASCENDIÓ

QUE el diputado local, Ricardo Mejía Berdeja, ha mostrado corrección, decencia y, sobre todo, altura de miras. Él es el púnico que no ha llegado a empujones a recuperar la curul que hoy ocupa su suplente, Julio César Bernal Reséndiz. Otros, del mismo partido Movimiento Ciudadano, olvidaron que los suplentes les pagaron casi la mitad de sus fracasadas campañas, les dieron la mitad del salario y, aun así, ni les avisaron que regresarían por la curul.

QUE, por ahí, en la administración municipal de Acapulco, trabaja un joven llamado Armin Guillén, quien, desde la administración de Zeferino Torreblanca, en el gobierno del estado, ha conocido las tripas de las administraciones municipales de Acapulco. ¿Por qué no le echan una llamada para conocer en qué condiciones se encuentran las finanzas municipales en éste momento?

PREGUNTAS QUE MATAN

¿CUÁNTOS aun secretarios de despacho de la administración municipal de Acapulco han solicitado a los sindicatos de empleados los den de alta como trabajadores sindicalizados para así seguir colaborando en la administración pública? ¿Es cierto que también han sugerido a sus esposas e hijos para engordar la nómina? ¿Quiénes son, pues?

NUMERARIA

(Con información de El Sur)

La fórmula del senado de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, que integraron Beatriz Mojica Morga y Mario Ramos del Carmen, superó en 3.5 por ciento el tope de gastos de campaña establecido por el INE, de 12 millones 888 mil 999 pesos.

En tanto, el gasto de los ganadores de la coalición Morena, Partido del Trabajo y Encuentro Social, Félix Salgado Macedonio y Nestora Salgado García, sólo ejercieron el equivalente al 28 por ciento.

Los candidatos del PRI-PVEM, Manuel Añorve Baños y Gabriela Reséndiz Bernal, tienen gastos reportados por 10 millones 366 mil 715 pesos, equivalente a 80 por ciento del tope máximo de gastos.

Un candidato del Frente PAN-PRD-MC, del distrito 04 de Acapulco (zona urbana), Ricardo Mejía Berdeja, tiene el gasto más alto de la elección de diputados federales: un millón 38 mil 695 pesos, que corresponde a 72 por ciento del tope de campaña, de un millón 432 mil pesos.

Le sigue la diputada local del PRI-PVEM, Pilar Vadillo Ruiz, con 939 mil 820 pesos, 65.6 por ciento del tope.

La aspirante que ganó la diputación federal, Abelina López Rodríguez, de Morena, registró 240 mil 198 pesos en campaña, 16.7 por ciento del tope de gastos.

En cuanto a los ayuntamientos, en cinco municipios de mayor población, el candidato que reportó más gastos es el abanderado del PRI-PVEM en Acapulco, Ricardo Taja Ramírez, con un millón 149 mil 721 pesos, que representan sólo 31.5 por ciento del tope asignado a la elección de Acapulco: 3 millones 645 mil 92 pesos.

La candidata de Morena que ganó la elección, Adela Román Ocampo, gastó poco más que la mitad respecto a su contrincante: 566 mil 976 pesos.

La coalición del PAN-PRD-MC, Joaquín Badillo Escamilla, reportó gastos por 973 mil 390 pesos.

 

QUE CONSTE

“Ni se incluyan ni se salgan”, ha dicho Adela Román Ocampo, presidente municipal de Acapulco, a quienes pretenden imponer, desde los medios, gabinete municipal.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados