Litiasis o cálculos renales son más frecuentes en hombres al no tener una vida saludable, informa especialista del IMSS

Compartir

 

Una alimentación con alto contenido en sales, proteínas de origen animal, cerveza y bajo consumo en agua, son factores predisponentes a generar litiasis renal, y que en un 70 por ciento de los casos ocurren en hombres, explicó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 

Este padecimiento, también conocido como cálculos renales son la más frecuente atención cuando de este órgano se trata y se forman cuando la orina contiene una gran cantidad de sustancias que pueden crear pequeños cristales que al acumularse se convierten en cálculos o piedras, explicó el Seguro Social.

 

El especialista en nefrología del Hospital General Regional (HGR) N° 1 Vicente Guerrero del IMSS, Anwar Hernández Paz y Puente, indicó que una característica de la enfermedad, es que generan infecciones “fuertes, que no mejoran, que no se eliminan” y a pesar de tener un tratamiento de antibiótico vuelven a recaer.

 

“Esto pasa porque genera bacterias y se aloja la bacteria al interior de la piedra (calculo renal) y hasta que es eliminada, sino seguirá ocasionando infecciones repetitivas”.

 

El doctor explicó que la enfermedad puede no manifestar síntomas hasta que comienzan a bajar por los conductos (uréteres) a través de los cuales la orina sale de la vejiga. Cuando esto sucede, los cálculos pueden bloquear el flujo de orina fuera de los riñones.

 

Hernández Paz y Puente indicó que esto ocasiona hinchazón del riñón o los riñones, provocando dolor, el cual generalmente es fuerte. La intensidad del dolor está generalmente relacionada con el tamaño del cálculo. En ocasiones se produce su expulsión casi sin sintomatología.

 

Alertó que si no es tratada la enfermedad puede producir falla renal y a problemas más graves que deben tratarse de forma inmediata, pero ya no con medicamento sino con intervención quirúrgica.

Los cálculos renales pueden ser tan diminutos como un granito de arena o tan grandes que pueden llegar a tener el tamaño de una pelota de golf. Una piedra menor de cinco milímetros, es muy factible que sea desechada al evacuar la vejiga; las de mayor tamaño, requieren cirugía.

 

Entre los síntomas, se encuentran: dificultad para orinar, fuerte dolor abdominal o en la espalda, cólicos o espasmos; escalofríos, náuseas, vómito y sangre en la orina.

El nefrólogo del Seguro Social agregó que es necesaria la revisión integral de nuestra salud, para que caso de tener algún daño físico se pueda brindar la atención médica adecuada y oportuna.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados