Crimen contra políticos; precandidatos, los más atacados

Compartir

Guerrero es el estado con más asesinatos de personas que ostentan o buscan un cargo público; el PRI es el partido con más bajas en el país, según reporte

CIUDAD DE MÉXICO.

Los precandidatos a un cargo de elección popular son los políticos que han sufrido más ataques mortales en el actual proceso electoral, pues 20 de ellos han sido asesinados desde el 8 de septiembre.

Representan la cuarta parte de los 83 políticos que han sido víctimas de homicidio, de acuerdo con lo documentado por Etellekt, consultoría especializada en temas de riesgos políticos y seguridad.

Con el inicio formal de las campañas, Rubén Salazar, director de Etellekt Consultores, preveía que pararan los asesinatos, “pues el asesinato de un candidato oficial genera muchas más reacciones”.

Es muy difícil que ellos (el crimen organizado) atenten contra un número igual de candidatos registrados, porque es más mediático; no suelen hacerlo porque entonces sí el Estado tiene una reacción mucho más directa contra los responsables (…) lo que hicieron fue atacar a precandidatos, y la cifra es enorme”, consideró Salazar.

Además de los 20 precandidatos, han sido asesinados 14 exalcaldes, 13 regidores y 11 militantes de partidos. También nueve alcaldes, seis dirigentes partidistas, tres candidatos, dos exregidores, un diputado local, un síndico, un exsíndico, un diputado local y un exdiputado federal.

De estos asesinatos, al menos 80% fueron asesinatos realizados por comandos; hay cierta mano del crimen organizado; tenemos otro 10% donde las víctimas fueron objeto de violencia extrema”, detalló Salazar.

Pese a la violencia, sólo dos de los cinco candidatos presidenciales se han adherido a los protocolos de seguridad diseñados por Gobernación y el INE: Margarita Zavala y José Antonio Meade.

¿Qué medidas de seguridad están tomando los candidatos a la presidencia de México? Yuriria Sierra presenta el trabajo que Abraham Nava preparó al respecto. #Destino2018 #LaEleccion

Publiée par Imagen Noticias con Yuriria Sierra sur mardi 24 avril 2018

El analista político Jorge Fernández Menéndez considera esto como una irresponsabilidad. “Es por supuesto una decisión política que tiene que adoptar cada uno de los candidatos; están en su pleno derecho de decir que no quieren la seguridad que se les propone, pero me parece que es muy irresponsable”.

La seguridad de los candidatos a puestos federales recae en la Secretaría de Gobernación, pero es el INE el intermediario entre los partidos y la dependencia, como establece el artículo 244 de la Ley General de Procedimientos Electorales.

A nivel local, cada entidad define los mecanismos de seguridad para quienes concursan por un puesto público. Además de Margarita y Meade, el INE ha reconocido públicamente la solicitud de siete candidatos más, uno de carácter local.

CASO SUDAMERICANO

En Sudamérica las elecciones federales cuentan con protocolos similares al mexicano.

Tenemos protocolos de actuación que se aplican cuando hay comicios; es la Policía Federal Argentina la encargada de hacer los análisis de hipótesis de conflictos y recoger toda la información que tiene que ver con los candidatos”, relató a Excélsior Sebastián Seggio, especialista en Seguridad Presidencial de la Policía Federal Argentina.

Una cosa es la seguridad directa que tiene un candidato, donde podría tener un Protector de Personas Importantes a su lado, pegado, o podría tener dos o tres, dependiendo del nivel de riesgo de la zona donde esté, pero hay también una seguridad indirecta, quizá más importante”, subrayó Arturo Contreras, experto chileno en seguridad.

Aunque en opinión de analistas consultados por este diario no hay un atentado contra un candidato presidencial desde el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, los candidatos presidenciales deberían reconsiderar su seguridad

El costo de un ataque a cualquiera de los candidatos es muy alto comparado con el mantenimiento de un esquema de seguridad que los proteja a cualquiera de ellos. No hay una cifra establecida pero solamente al día siguiente del asesinato de Colosio se fugaron del país entre dos mil y cuatro mil millones de dólares de los de aquella época”, dijo Fernández Menéndez.

Los dos últimos políticos asesinados en el actual proceso fueron César Arciga priista, exsecretario particular de la también ex presidenta municipal de Turicato Michoacán, Gisela Vázquez Alanís, y al candidato a quinto regidor de Tepetlaoxtoc Estado de México Alejandro Espejel, abanderado por una coalición entre PAN, PRD y Movimiento ciudadano. Ambas ejecuciones ocurrieron el pasado 19 de abril.

Con información de Marcelo Ojeda (Argentina) y Juan Pablo Monsalve (Chile)

Fuente: Excelsior

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados