De la incertidumbre…

Compartir

El ser humano tiene proclividad por encontrar lo certero, el conocimiento claro, seguro y evidente y eso lo ha logrado merced al ejercicio del pensamiento, resultado de la ciencia, el cual es objetivo, es decir, que tiene necesidad racional y exigibilidad universal, lo cual quiere decir que sea producto del pensamiento y que sea lo mismo aquí o en China, a diferencia de lo obtenido por el sentimiento o por lo volitivo o ideológico, lo cual nos da resultados totalmente subjetivos y, por ende, no nos dan certidumbre, produciéndose la incertidumbre, lo que no nos da certeza en el conocimiento.

Del razonamiento anterior se desprende que las experiencias que nos proporciona la vida actual, tan dinámica, tan cambiante, tan veloz en la adquisición de novedosas tecnologías en todas las ramas fácticas del conocimiento, éste se desplaza en un terreno verdaderamente inmenso, sin embargo, en el terreno espiritual, los pasos han sido dados muy lentamente sin perjuicio de la incertidumbre de lo que pueda pasar, considerando las evidencias de múltiples situaciones que ponen en peligro a la condición humana.

En efecto, a nivel internacional, después de haber hecho lo mejor para distender los extremos de la llamada guerra fría, nacida después de la II Guerra Mundial entre las grandes potencias vencedoras de entonces, ahora el pelos de elote, una vez mas, le está echando leña al fuego al tratar de instrumentar sus promesas demagógicas y populistas de campaña, en un afán de “volver a hacer a América, grande otra vez”, que, sin embargo, lo llevaron al poder con el voto de los supremacistas blancos y toda una caterva de especímenes con igualdad de pretensiones y calenturas de grandeza basadas en la fuerza de las armas.

Díganlo si no, sus amenazas abiertas a todos aquellos pueblos que no se “ someten” a sus pretensiones y que ya ha provocado reacciones “ disuasivas” como el anuncio del misil supersónico ruso que puede portar ojivas nucleares o normales, que tiene un alcance de 2 mil kilómetros y una velocidad 10 veces mayor a la del sonido y además no puede ser detectado por ningún aparato antimisil. La locura. Todo ello pone los pelos de punta, por la incertidumbre de lo que pueda pasar, partiendo de las puntadas del pelos de elote que acaba de apuntar la idea , ante militares, de crear una nueva división militar llamada “ Fuerza Espacial”, que operaría fuera de la atmósfera terrestre y con capacidad para combatir en el espacio y dijo:” El espacio es un dominio de guerra, al igual que la tierra, el aire y el mar” y aun cuando dijo que lo había pensado como broma, era una gran idea, y sabiendo cómo se las gasta, v.gr.: el despido de sus principales miembros de gobierno (9), al momento, no es remoto que lo intente.

Y por lo que toca a nuestro país, inmersos como estamos en la violencia galopante, la corrupción, la impunidad, y como cerecita del pastel, las próximas elecciones de gobernantes y legisladores, incluyendo la presidencia de la República, la incertidumbre también nos agobia, habida cuenta de que los candidatos presidenciales, por decir algo, lejos de proporcionar propuestas realizables y factibles y decirnos cómo lograrlas, se concretan a retarse, a descalificarse, a insultarse, con lo cual no dan certidumbre alguna a su posible triunfo electoral y menos a cómo gobernarían a este país tan escéptico, desilusionado, casi inerte, con una astenia total hacia estos menesteres, lo que provoca una incertidumbre angustiosa, aunada al desinterés, la falta de probidad en los servidores públicos (salvo las honrosas excepciones de siempre), su ineficacia e ineficiencia, su ausencia total del concepto y praxis de la real politique, en fin, que estamos viviendo la incertidumbre total acerca de lo que nos depara no el destino ( no hay que ser fatalistas),pues ello provoca desinterés, desprecio, invalidez, inamovilidad, apatía, sino lo que deseemos realmente al escoger adecuadamente a nuestros candidatos y a votar, RESPONSABLEMENTE por ellos. O usted, decidido lector,¿ Qué opina?

Por: Rodrigo Juárez Ortiz.

Comentarios

comentarios

Artículo Anterior

PRD: sin Rumbo

About the author

Artículos relacionados