De Frente. El tortuoso camino de las coaliciones en Guerrero

Compartir

Por: Miguel Ángel Mata Mata.

Se plantaron frente a la mesa directiva. Tomaron el micrófono. Le gritaron traidor a Luis Walton Aburto. Retrasaron los trabajos del Consejo Estatal perredista.

Encabezados por la esposa del alcalde, Evodio Velázquez Aguirre, funcionarios municipales lograron un mal acuerdo: habrá coalición del PRD con los partidos de Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, a los que darán diez y once candidaturas a presidentes municipales, respectivamente.

El caso Acapulco se decidirá por un método que acordarán las dirigencias de los tres partidos. Podrá ser una encuesta o un sondeo para conocer el posicionamiento de cada uno de los personajes.

Por el PAN no hay aspirante visible a la alcaldía; por el Movimiento Ciudadano el único precandidato es Ricardo Mejía Berdeja y por el PRD van Evodio Velázquez, apoyado por sus funcionarios y la fama que le ha dejado ser alcalde; y Víctor Aguirre Alcaide, a quien respaldan casi todas las corrientes perredistas de Guerrero.

En el PRD les ha pegado la renuncia del ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero a sus aspiraciones políticas. Al restarse, Layo ha movido la correlación de fuerzas al interior del perredismo.

El ex gobernador ofreció, el año pasado a Evodio Velázquez Aguirre, a nombre de casi todas las corrientes del PRD, una diputación local plurinominal y la coordinación de la bancada perredista a cambio de no ir a la reelección.

Según lo visto la noche del sábado, Velázquez no ha considerado ese ofrecimiento. Buscó la posición número uno en la candidatura al Senado. No lo consiguió. Hoy busca la reelección. En las últimas encuestas, serias, el edil aparece con un espantoso 84% de rechazo a su gestión. ¿Hará la hombrada de quedarse con la candidatura del Frente?

En Acapulco es evidente que Layo dará el apoyo de su corriente a las aspiraciones de Aguirre Alcaide, quien, por otro lado, ha logrado importantes acuerdos con el Movimiento Ciudadano.

Aguirre Alcaide dará sus votos a los candidatos waltonistas en la región de La Montaña a cambio de ¿el respaldo naranja para convertirlo en candidato frentista en Acapulco?

En éste caso ¿qué pasará con el coahuilense chico maravilla de Luis Walton, el aun diputado local Ricardo Mejía? ¿Aún está en pie hacerlo candidato al Senado? Habría que mover, en éste caso, las cuotas de género en el PRD y…  cuesta arriba.

MORENOS Y PETISTAS

Adela Román Ocampo ha renunciado formalmente a su militancia en el Partido de la Revolución Democrática. A la par de la rueda de prensa ofrecida en la ciudad de México, para anunciar éste hecho, la dirigencia formal del Movimiento de Regeneración Nacional, en Guerrero, le ha comunicado a cada uno de los aspirantes en Acapulco, que la candidata será la aun magistrada.

Tristes han quedado dos aspirantes serios y correctos, Morlet y Ariza, a quienes simplemente les dieron las gracias.

¿El método para ungir a Adela? Los democráticos usos y costumbres de MORENA: el dedo de Andrés Manuel López Obrador. ¿La estrategia? Acusar como pecados lo que en ese partido son virtudes. ¿Ejemplo?: En esa rueda de prensa la magistrada, y otras mujeres ex perredistas, dijeron que la alianza entre PRD y PAN es anti natura.

Han olvidado que el Partido Encuentro Social, aliado de MORENA, es confesional, y demócrata cristiano, lo mismo que el PAN, mientras los morenos y perredistas se dicen progresistas, de avanzada y socialdemócratas, igual que el PRI. Es un auténtico galimatías mental.

El otro aliado de MORENA, el Partido del Trabajo, aún no define si irá aliado en Acapulco o sostendrá al doctor Javier Solorio como su candidato a presidente municipal.

EL PRI, VERDE Y PANAL

Para la elección federal éstos partidos han pactado que, en Guerrero, las candidaturas a diputados federales en Iguala y Chilpancingo serán para Nueva Alianza y Verde Ecologista, respectivamente. Los seis distritos federales restantes quedarán en manos del PRI.

Pero ¿en la elección local? Aquí parece cumplirse el pronóstico del joven dolor de cabeza del PRI, Rubén Figueroa Smutny: “Mi intención es hacer un agujero tan grande al PRI que pierdan en muchos lugares”.

En el plano local, el presidente y la secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI, Heriberto Huicochea y Gabriela Reséndiz, respectivamente, han acudido al Instituto Electoral. Sonrientes han mostrado la firma de su coalición con el partido Verde. ¿Y el PANAL?

Los priístas confían en su estructura para garantizar el triunfo de sus candidatos a senadores y diputados federales, donde van aliados también con el PANAL; y de diputados locales y presidentes municipales, en donde van solamente con el Verde.

Discretos y organizados, como es su costumbre, no dan nombres de los aspirantes, aunque, para el caso de Acapulco, se menciona a Ernesto Rodríguez Escalona, quien tendría el respaldo de todos los grupos priistas; del diputado federal, Ricardo Taja, quien debiera conciliar con el grupo de Manuel Añorve Baños y la esposa de éste, Julieta Fernández.

EL SENADO

En redes circuló la lista de nombres que, supuestamente, serían los candidatos al Senado por el Partido Revolucionario Institucional. Mas falsa que una moneda de dos pesos, la supuesta lista no pasó el primer examen.

Sus autores olvidaron lo elemental: las legales cuotas de género obligan a los partidos a designar mitad de candidatos hombres, mitad mujeres. La ley también obliga a incluir candidatos jóvenes e indígenas.

Así que…  las coaliciones formadas podrán designar a sus candidatos al Senado, diputados federales, diputados locales o alcaldes, pero, al final, deben cumplir con la ley y dar la mitad de candidaturas a las mujeres, otro porcentaje a jóvenes y aun otro a candidatos indígenas.

LA JOYA DE LA CORONA EN GUERRERO

Las instituciones funcionan. La agitación política y enojo que se vivió en los mandatos previos a la actual administración del gobierno estatal, han desaparecido. El pendiente, sin embargo, sigue siendo la inseguridad pública.

¿Cómo se ha logrado? Habrá que ser justos con un gobernador discreto, metódico y trabajador alejado de la frivolidad. Aun así, la elección de éste año servirá para medir el buen o mal gobierno de Héctor Astudillo Flores en el estado de Guerrero.

¿Dónde se medirá tan cosa?

Para lograr la gobernabilidad, y no tener sobresaltos a partir de la constante ambición de los políticos, el gobernador necesita conservar la mayoría de su partido en el Congreso Local.

Es ahí donde los ciudadanos podrán evaluar a la actual administración y es a partir de ahí, del Congreso de los diputados locales, desde donde la segunda mitad del gobierno tendrá la gobernabilidad de los primeros años… o algo cambia.

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados