De Frente. Del amigo de Meade en Guerrero, de caballos, motos y bandos.

Compartir

 

Por: Miguel Ángel Mata Mata.

 

EL AMIGO DE MEADE EN GUERRERO

 

1.

— “¡Robespierre!”, le gritó José Antonio Meade en una de sus giras al estado de Guerrero.

— “¿Te llamó a ti? Seguro se le pegó tu nombre porque es raro”, sugirió el poderoso acompañante del entonces presidente del Tribunal Superior de Justicia de Guerrero. Él no respondió.

Pasó otra vez. Y otra. A cada gira por Guerrero el Secretario de Hacienda del gobierno federal le gritaba a lo lejos. Fue en la última que vino la pregunta:

— Siempre que viene por acá te grita para saludarte ¿De dónde te conoce José Antonio Meade?

— “Estudiamos juntos en la facultad de derecho de la Universidad Autónoma de México y allí nos hicimos muy amigos. A la fecha, en donde me ve, me llama para saludarme y enviar saludos a mi familia”, ha respondido quien fue presidente del Tribunal Superior de Justicia de Guerrero hasta que renunció, incluso a ser magistrado, por asuntos de salud.

2.

El destino de Guerrero siempre ha estado al vilo de un volado. Acertar o equivocarse en la designación de quien será Presidente de México ha traído beneficios o consecuencias negativas para el manejo de las pobres finanzas estatales.

Con Rubén Figueroa Figueroa se construyó el Centro de Convenciones, el Parque Papagayo, con funicular y paso subterráneo por la costera; se instaló una línea aérea en Taxco y hubo reseñas internacionales de Cine, entro otras muchas cosas.

Eso fue por la cercanía con el presidente de México. Cuentan que, alguna vez, los miembros de la Asociación Civil de Acapulco la reclamaron al gobernador por asuntos de índole federal.

— ¿Por qué no se lo dicen de manera directa al presidente?, les preguntó.  Le bastó una llamada para llevar al entonces honesto Grupo ACA a Los Pinos, donde les atendió nada menos que el mismo Presidente de la República en persona.

Con José Francisco Ruiz Massieu se construyó la Autopista del Sol, se hizo real el concepto de Punta Diamante y se dio un impulso importantísimo a la economía de Guerrero, justo en un momento cuando otros destinos, financiados por FONATUR, quitaban empleo y economía a Guerrero.

Ha sido la cercanía, de éstos gobernadores con el Presidente de México en turno, lo que ha sido causa de múltiples beneficios al territorio del sur.  Podríamos, pero resulta absurdo, hablar de los gobernadores que perdieron el volado de la sucesión presidencial.

3.

Robespierre Robles Hurtado es el amigo guerrerense de quien podría ser el Presidente de México. El notario es amigo del actual gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores. Son esas relaciones, tan importantes en el manejo de la administración pública, las que hacen pequeñas diferencias.

José Antonio Meade tiene un muy buen amigo por lo que Guerrero tiene un gran amigo…

 

DE CABALLOS,

MOTOS Y BANDOS

1.

Se metió con el cuajo a comprar un six. Otro, allá, cayó del caballo, cuyas pezuñas resbalaron en el pavimento enviando al jinete al hospital. Por allá aparece un gordo, gordísimo, disfrazado con plumajes usados por los apaches y las chicas del burlesque.

Al final, ni apache ni encueratriz, tan solo un borracho montado en un cuadrúpedo cuya escena logró despertar a lo que queda de la Liga de la Decencia, el Club de la Dignidad, quienes han levantado su amarga voz:

— “¡Es un espectáculo ridículo el que han montado en nuestra costera!”.

¿“Su” costera? Mmm.

2.

No cabía un alfiler. Los pocos agentes viales nada pudieron hacer. Los motociclistas cerraron por completo la costera Miguel Alemán. La zona de La Condesa se convirtió en una exhibición de motos, caderas, pelos largos y tetas.

—¡Ey, niña, tapate los senos, ¿No ves que hay muchos hombres?, gritó alguien a la chica que, montada tras el conductor de una moto, se quitó todo. Todito.

El Club de la Dignidad lanzó su veredicto:

— ““¡Es un espectáculo ridículo el que han montado en nuestra costera!”.

¿”Su” costera? Mmm.

3.

Rogelio de la O Almazán fue uno de los presidentes municipales que promovió hermanar al Puerto de Acapulco con una gran cantidad de países. La idea fue el intercambio cultural y turístico. Lo consiguió.

Para mostrar su generosidad, esos países enviaron monumentos que han sido colocados en distintos puntos del puerto. Uno de ellos corresponde a una Diosa hindú, similar a las que existen en los jardines botánicos en Bali, Indonesia.

La bella figura se levanta en la costera Miguel Alemán, cerca del Centro de Convenciones. Cuando le quitaron el velo inaugural, el Club de la Dignidad levantó la voz: ¡Que le tapen los senos! ¡Cuánta inmoralidad!

— “¡Es un espectáculo ridículo el que han montado en nuestra costera!”, gritaron.

¿”Su” costera? Mmm.

La victoria moralina se hizo presente. Lograron que por un tiempo la autoridad municipal aplicase el Bando de Policía y Buen gobierno: le taparon los senos a la Diosa Hindú.

4.

¿Bando de Policía y Buen Gobierno? ¿Qué cosa es eso?

Un bando municipal es una disposición o mandato publicado por orden del cabildo. Es uno de los documentos rectores más cercanos a la ciudad que vive y habita en los municipios. Es, el Bando de Policía y Buen Gobierno, una norma típicamente municipalista.

Por ejemplo, en el de Acapulco se establece que:

  • Existen 66 comisarías y 56 delegaciones municipales.
  • Que el turismo está considerado como la actividad principal en el Municipio, en virtud de ser el renglón productivo que genera mayores ingresos en la región.
  • Que está prohibido que deambulen los perros, cerdos, caballos, gatos, otros animales de corral y mascotas en general, en las vías públicas, áreas verdes, parques, jardines y áreas de equipamiento urbano; asimismo, que emitan sus heces fecales en las áreas descritas.
  • Que se considerará falta cualquier conducta antisocial que, no constituyendo delito, afecte la moral pública, la salud, la higiene, la seguridad, la propiedad, la tranquilidad de las personas y que ofenda las buenas costumbres.
  • Que está prohibido Ingerir bebidas alcohólicas o concurrir bajo sus notorios efectos a lugares públicos, salvo que estos se encuentren expresamente autorizados para tal fin.
  • Que también se prohíbe bañarse desnudo en el mar, en los ríos, presas, diques o lugares públicos.

 

Que, que, que. Nuestro Bando de Policía y Buen Gobierno en Acapulco contempla muchas sanciones a quienes atenten contra las ambiguas buenas costumbres.

Esas, las buenas costumbres, nadie las observa. Nadie las ejerce. Nadie sanciona. Se ha permitido todo cuando los motociclistas permiten a sus chicas desnudarse en la vía pública lo mimo que caballos y jinetes se meten a las tiendas a comprar un six y embriagarse, las bestias incluidas, en la vía pública.

ES LA ECONOMÍA,

ESTÚPIDO

Famosa la frase de Billy Clinton, en campaña, que le permitió remontar y ganar su primera elección: “Es la economía, estúpido”, habría sentenciado. Algo similar sucede en Acapulco.

Los herederos de la Liga de la Decencia, hoy agrupados en el Club de la Dignidad, son perfectos amantes de las buenas costumbres.

Lo que debe ser correcto, lo que debe sancionar, invocando al Bando de Policía y Buen Gobierno, un severo y conservador juez calificador quien, en teoría, debiera sancionar a las chicas encueradas de las motos, a los jinetes que se meten a comprar un six y embriagarse con la bestia en la vía pública o al gordo travesti montado en un jumento.

Pero…

Es la economía. Motociclistas o charros han venido al puerto y, según reportes de la Asociación de Hoteles de Acapulco, lograron una ocupación del 95 por ciento.  Los restauranteros y bares de la ciudad han registrado ventas extraordinarias cuando esos turistas llegan a la ciudad.

Hacer economía es traer dinero circulante que genera empleos y da bienestar a las familias de los vecinos y residentes de nuestras 66 comisarías y 56 delegaciones municipales.

Es posible que a los amargosos del Club de la Dignidad les ofendan las tetas de la Diosa hindú, instalada cerca del Centro de Convenciones.

Que se les pongan los pelos, y deseos reprimidos, de punta, al ver a las chicas encueradas sobre las motos.

O que se alteren al ver a un charro gordo trasvestirse con plumas de burlesque, pretendiendo ser apache.

Pero… podríamos preguntar a quienes reniegan y se molestan porque no les han dejado pasar y llegar rápido a su casa ¿cuánto aportan ellos a la economía de Acapulco?

Acapulco ha tenido economía gracias a ese tipo de turistas. ¿Olvidaron a Mayambé en el Afrocasino? ¿Han olvidado que una de las primeras discotecas Gay en el mundo se instaló en el puerto? ¿Han olvidado la prostitución en la vieja Zona Roja?

Lo sentimos, señores del Club de la Dignidad, es la economía…

Comentarios

comentarios

About the author

Artículos relacionados