Compartir

 

Rodrigo Juárez Ortiz.

Sucede en Guadalajara, Jalisco, México. Es innegable que esta bella ciudad es un arquetipo de mexicanidad, díganlo si no su charrería ,sus jaripeos, sus mariachis, su tequila y su deliciosa gastronomía, entre otros.

Es el caso sabido de todos  que el spanglish es una degeneración del español y del inglés, aun cuando hay quienes piensan que es al revés, que ambos idiomas salen enriquecidos con la fusión ,sin embargo, nadie podrá decirnos que decir marketa (market- mercado);troca (truck-camión);o pore (party-fiesta); es lo adecuado para expresar lo que en síntesis se llega al extremo de decir aparca la troca en la marketa, para ir al pore (estaciona el camión en el mercado para ir a la fiesta).Que aberración.

Sin embargo también sabemos que el pochismo es el resultado del lenguaje de nuestros paisanos que ya viven en EUA y lo mezclan de esta atroz manera destruyendo ambas lenguas.

De esta suerte nos encontramos con un caso, en nuestra opinión, más execrable que lo anterior.

En efecto, resulta que haciendo recorridos para conocer esta pujante metrópoli, llena de amplias avenidas y nuevos fraccionamientos, lo que ha permitido  su conurbación con poblaciones aledañas, encontramos modernos fraccionamientos con sus respectivos centros comerciales para surtir las necesidades de bienes y servicios de los habitantes de dichos asentamientos habitacionales y de cualquier otra persona.

Es así que entrando a uno de esos centros comerciales fue de llamar poderosamente la atención que la gran mayoría de los locales, al margen de los que anuncian el logo de alguna marca o franquicia en Inglés, resulta que los bienes y servicios que ofrecen, los escriben en INGLÉS .Imagínense que espectáculo tan siniestro de ver por todos lados anuncios como Baby Vintage, Mom and Sons o Baby Spa Party en tiendas para bebés;Scrapebook creative memories para papelería,Lucas Piano Bar ( music,food & drinks), burguers and shakes para cantinas y restaurantes; otros locales diciendo Tabacco corner; Bakery ;Hair and nails; Dental Office, en varias tiendas 40% off, y dos anuncios de los llamados espectaculares que dicen, uno The beginning of Whisky,en letras enormes, más grandes que la marca y como cerecita del pastel, el otro, que dice: We make doctors y es nada más y nada menos que de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Y recorriendo más calles y más avenidas y más centros comerciales este tipo de anuncios en Inglés se reproducen ad nauseam, lo que motivó al estar dentro de uno de estos centros comerciales primero angustiarse, de repente por no traer consigo su pasaporte y la visa actualizada, pues luego es de percatarse que se está dentro de un ghetto gringo y  con temor al entrar a cualquier establecimiento  se pregunta si de casualidad ahí se habla español.

Es verdaderamente preocupante el darse cuenta que los destinatarios de estos mensajes son nuestros clasemedieros (clase media  y clase media alta),quienes para no ser confundidos con el infelizaje adoptan poses de una supremacía totalmente ficticia de donde se desprende su proclividad hacia lo gringo y su rechazo a lo mexicano, aún cuando a la primera provocación le entran con singular alegría a la birria tatemada, al pozole, a las carnitas, y a toda nuestra Vitamina T (tortas ahogadas, tacos, tamales ,tostadas, etc.).

Tal parece que su proclividad hacia lo gringo les impide ver con claridad la fobia execrable que el Trompas ha despertado en contra de los mexicanos, durante su campaña totalmente demagógica hecha para ganar adeptos y lamentablemente lo logró, pero despertó al mounstro semiadormecido del supremasismo blanco entre la gente semi o nada cultivada de esta etnia.Todo el mundo espera   que ya en el poder este siniestro personaje,asesorado por gente cuerda, revierta su demagogia de campaña y lo centren en la administración del país (hecho por migrantes) más poderoso del mundo.

Tristemente estamos siendo testigos de una ola de agresividad que se cierne en contra de nuestros paisanos en aquellos lares y en contrapartida nuestros clasemedieros se sienten gringos y tristemente piensan, sienten y quieren como tales.

Lo peor del caso es que en la mayoría de las calles de estas colonias, los comercios se anuncian en Inglés llegando al extremo en una escuela para infantes se anuncian diciendo:  Mini Minnie Moe Kindergarden y otra diciendo Pre-school & Primary (poco faltó para que  escribieran Secundary y Preparatory) ¡Me doy!

Debemos de admitir, sin embargo, que en el centro de la ciudad, todos los letreros comerciales están en español y los únicos extranjeros que se ven pulular, están visitando la Catedral, el Teatro Degollado y demás sitios de interés turístico, ergo a ellos no les llegan los mensajes gringoides de los centros   multicitados. Al respecto se entiende, se comprende, se explica, aunque no se justifica, que en centros de atracción turística,v.gr.: Puerto Vallarta haya letreros en otros idiomas, por lo demás todos tenemos que adaptarnos a la lengua del país que visitemos.

Sabemos de los neologismos y los aceptamos, en su caso y sabemos también de la gran influencia del inglés en las nuevas tecnologías difícilmente de evadir, pero sí estamos en lo justo para exigir, sin jingoísmos, el respetar y se respete nuestro idioma que es uno de los más bellos del mundo. Es lo menos que podemos hacer. O usted, mexicano lector, ¿Qué opina?

 

 

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *