Recogen Profepa y Semaren muestras de restos de tortugas para indagar causas de su muerte

Compartir

Febrero 12, 2016
Dos semanas después del hallazgo de los primeros ejemplares de tortugas prieta en las playas de la Costa Grande, la Profepa y Semaren comenzaron la recolección de muestras para determinar qué causó su muerte.

La Asociación Marselva de Guerrero en voz de su presidenta, Natalia Parra del Ángel, comparó que los estudios formales sólo se han hecho en las costas de Oaxaca, donde también aparecieron quelonios muertos de la misma variedad.

El mismo fenómeno se reporta ya en playas de Michoacán y Chiapas.

El profesor de la Escuela de Veterinaria de la UAG en la Costa Grande con sede en Tecpan, Benjamín Castillo Elías, dijo que a raíz de la difusión en los medios de comunicación se observó desde el fin de semana pasado la presencia de Profepa y Semaren en playa de El Carrizal, en donde se han encontrado más de 150 cadáveres de tortugas prietas.

Explicó que el fin de semana de manera personal él se sumó a los trabajos de recolección de pruebas, que consistieron por parte de Semaren y Profepa en “tratar de hacer una recolección de muestras biológicas de tejidos, órganos, sangre entre otros, para hacer los estudios correspondientes y poder determinar esa mortandad tan elevada”.

A raíz de la mortandad en la playa de Los Tarros hasta Piedra de Tlacoyunque en Tecpan, se especularon teorías de la muerte de los quelonios que van desde supuestos contaminantes que dejó un barco camaronero Los 7 Hermanos, que naufragó en las playas en enero.

Otra por el cambio climático que tiene que ver con las corrientes marinas y otra por la alimentación de los quelonios y su contacto con algún patógeno que en particular afectó a esta especie que salió a morir a las playas.

De las variedades golfinas y laúd que salen a desovar a las playas de la región no se ha registrado muertes de éstas hasta el momento.

Se informó que existen teorías que pueden ser por su cadena alimenticia, pero se determinarán después de que se analicen los restos y se formen grupos multidisciplinarios para coordinarse con las investigaciones.

Hace 7 años hubo un caso similar que no se documentó y no se dijo nada por parte de las autoridades.

Lamentó la tardanza con que se ha dado seguimiento al caso, por lo que pidió que se extremen precauciones de no consumir productos de tortugas. Destacó que está en veda permanente y es un delito federal.

Al momento la Secretaría de Salud no ha emitido ninguna recomendación particular de consumir mariscos después de la muerte de esta especie.

Forman autoridades un consejo para atender la crisis

Autoridades del sector ambiental federales y estatales conformaron un consejo para atender contingencias de animales varados en playas de la entidad.

Fuentes oficiales informaron que se contaron 322 quelonios muertos, la mayoría machos, que el mar arrojó en un tramo que no superó los 30 kilómetros de costa además que la mortandad también se registró en Playa Tlacoyunque, Área Natural Protegida (ANP) guerrerense donde se encontraron 70 cadáveres de tortugas en avanzado estado de descomposición y con amoratamiento en el cuello.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reportaron que durante un recorrido efectuado el pasado 2 de febrero, en atención a los reportes de campamentos tortugueros de playa Carrizal de Cinta Larga, empleados de Profepa encontraron en un tramo de 5 kilómetros de playa 20 ejemplares de tortugas marinas muertas en estado de descomposición.

“En algunos de estos ejemplares se apreció desprendimiento de vísceras y escamas del caparazón, posiblemente por el tiempo que llevan muertas. Cabe destacar que no se observó abundancia de parásitos, evidencias o marcas de redes de pesca en el cuerpo de las tortugas; tampoco golpes”, detalla un boletín de prensa.

La reunión para la conformación del comité se llevó a cabo el miércoles por la tarde en un salón del Centro Internacional Acapulco (CIA) a puerta cerrada y estuvo encabezada por la encargada nacional del Programa de Tortugas Marinas, Laura Sarti; participaron también los delegados de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Martín Vargas Prieto; de Profepa, Marisela Ruiz Massieu; su homólogo estatal, José Pérez Victoriano; la secretaria del Medio Ambiente de Guerrero, Karen Castrejón Trujillo; un representante de Protección Civil estatal y otro de Salud estatal.

Se informó que el conteo de los quelonios varados se hizo por recorridos de inspección y vigilancia en la costa por autoridades ambientales federales, estatales y de Protección Civil.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *