Acta Pública

Compartir

Por: Claudia Rodríguez

Todo sigue igual en cuestión de alianzas partidistas

En enero del 2004 y de cara a las elecciones locales para elegir 14 gobiernos locales, el tema de las alianzas políticas se ventilaba justo como se hace ahora –lo escribí en mi espacio, entonces, Desde la Calle.

Nada ha cambiado, después de 16 años en materia de los partidos poderosos de la geografía electoral –y de los dineros del presupuesto proveniente de diversos rubros–, junto con los institutos políticos soporte o morralla con los que se operan alianzas o coaliciones como son llamadas las operaciones electorales “te ayudo pero te vendes”.

En aquéllos días tanto el Partido Acción Nacional (PAN) como el Partido de la Revolución Democrática (PRD), intentaban acercamientos para diagnosticar los pros y los contras de aliarse en contra del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por supuesto; aunque ya gobernará a nivel federal y por primera vez en tiempos del México Independiente, Acción Nacional con su “empresario” Vicente Fox Quesada.

Con todo en el 2004, los priistas arrasaron y se llevaron en mayoría de votos 11 entidades, el PAN 3 y el PRD no obtuvo ningún primer lugar.

Ya para el 2010 con el panista Felipe Calderón al frente de la Administración federal, el tema de las alianzas y coaliciones para ganar gubernaturas fue otra cosa y aunque el PRI volvió a ser mayoría, en las coaliciones con las fortalezas del PAN y PRD en Sinaloa –con el priista Mario López Valdés–, Durango, Puebla y Oaxaca dieron el revés al Revolucionarios Institucional.

En este 2016 perredistas y panistas, o sólo afiliados, se hacen los planteamientos de siempre frente a la presentación de candidatos y cómo y con quién apoyarlos: ¿En dónde colocar los principios y objetivos de su partido político ante la posibilidad de ganar con alianzas o coaliciones que a la vista son como el agua y el aceite?
Hoy por hoy y a la hora de sumar votos, las tres fuerzas políticas más importantes del país saben que en la arena electoral no importan tanto las convicciones y la ideología, sino ganar poder, ya luego verán cómo administrarlo entre participantes de un mismo equipo.

Sobre todo la derecha y la izquierda en el discurso son harto antagónicas pero saben que para ganar se pueden justificar hasta luchas sociales y una Revolución.

Vivan las alianzas que dan votos, poder y presupuesto.

Acta Divina… Agustín Basave dirigente nacional del PRD ofreció su renuncia a consideración del Consejo Nacional perredista la noche del 11 de enero de este 2016, por oposiciones de afiliados ante las alianzas con el PAN para las elecciones venideras en Puebla y Veracruz.

Para advertir… Basave sigue al frente del PRD.

actapublica@gmail.com

Comentarios

comentarios

Artículo Anterior

Epístolas Surianas

About the author

Artículos relacionados