Compartir

ayala carlos
De Julio Ayala Carlos

Sustitutazo…

Si bien son nueve los candidatos a gobernador del estado, el debate que este miércoles se llevará a cabo entre ellos, coordinado y dirigido por el órgano encargado de preparar, organizar, realizar y calificar el proceso electoral local, el Instituto Electoral y Participación Ciudadana, estará centrado en tres.

Es decir, entre Héctor Astudillo Flores, candidato del PRI-PVEM; Beatriz Mojica Morga, del PRD-PT, y Luis Walton Aburto, del MC, quienes han desplegado una intensa campaña por todo el estado con el fin de convencer a los guerrerenses de que cada uno de ellos es la opción de lo que requiere Guerrero.

Y es que sin menospreciar al resto de los candidatos, si bien también tienen propuestas interesantes sobre cómo resolver los problemas del estado, difícilmente pueden ganar la elección, en razón de que no tienen la estructura para hacerlo.

Hay que decirlo. Héctor Astudillo, Beatriz Mojica y Luis Walton llegan a este primer debate en su mejor momento, pues si nos atenemos a las encuestas que cada uno de ellos ha difundido a través de sus equipos de campaña, cada quien gana la elección. En este sentido, por encuestas no van a parar.

Y si bien un debate es de ideas, es previsible que la descalificación esté presente. Así ha ocurrido, y es difícil que hoy no ocurra. Es indudable que los hechos de Iguala estarán presentes.

Hay quienes dicen que quién gane este debate tiene el triunfo asegurado. Sin embargo, creo que este primer encuentro, en el que también habrán de participar los candidatos del PAN, Jorge Camacho; Karyme Lozano, del PNA; Pablo Sandoval, de Morena; Alberto López, de Encuentro Social, y otros dos partidos, de quienes no conozco sus nombres, mucho menos sus respectivos abanderados, sólo será un paso adelante hacia la gubernatura.

Hay que decirlo. Ojalá y este primer debate sea de altura, de propuestas y proyectos, es decir, de lo que Guerrero requiere. Y es que, mal se verían descalificándose unos a otros o haciendo uso del dolor ajeno para sobresalir uno de otro.

Cierto. Una campaña es, junto con la “guerra sucia”, el mejor momento para descalificar al adversario, y obvio, para protegerse asimismo, pero ojalá y entiendan los candidatos a gobernador que los guerrerenses ya están cansados de teatro, circo y maroma.

En fin. Lo bueno de este debate es que los guerrerenses, ocurra lo que ocurra en él, sabrán, por sus dichos al estar juntos, quiénes son los candidatos que quieren gobernador Guerrero.

Y en otro asunto, aunque a propósito de las encuestas que han estado siendo difundidas, es indudable que alguien miente, y me refiero a las encuestadoras, pues no puede ser posible que en unas gane un candidato, y en otras, otro. Si no estanos en el “toma todo”, en donde todos ganan.

Es muy cierto que quien paga una encuesta es quien la gana, tan es así que el candidato de Morena, Pablo Sandoval, también trae la suya, en donde por supuesto, va arriba en la preferencia electoral.

Mucho se ha dicho que los resultados de una encuesta es una “fotografía del momento”, es decir, “si las elecciones fueran hoy”, de tal forma que no corresponden al día en que se dan a conocer los resultados. Sin embargo, es un hecho que éstas miden ciertos factores que los candidatos deben tomar en cuenta.

Lo cierto es que la encuesta verdadera, la que habrá de definir al candidato a gobernador del estado, y la de quienes compiten por las diputaciones federales y locales, así como para las presidencias municipales, será el 7 de junio próximo.

Sus resultados, la del 7 de junio, serán los válidos, y no los que hoy se difunden. En efecto, las que hoy se difunden, marcan tendencias, pero es un hecho que, además del margen de error que tienen, difícilmente pueden predecir lo que ocurrirá mañana.

Es cierto también que al difundir resultados de encuestas se busca generar percepción, principalmente de triunfo. En este sentido, resulta perverso que con éstas se pretenda manipular a la población que aún no define el sentido de su voto.

Concluyo: Falta un mes para que terminen las campañas electorales, y en este periodo de tiempo, todo puede pasar. En política nada está seguro, de tal forma que lo que hoy es, mañana no.

Más aún, falta que los candidatos y sus respectivos partidos, echen a andar la maquinaria electoral el día de la elección. Mientras tanto, a chingarle cada quien.

Comentarios: julio651220@hotmail.con

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *