Compartir

Hugo Falcón Páez
Hugo Falcón Páez

El hombre tiene una gran capacidad para el lenguaje, pero lo que dice suele ser vano y falso; los animales tienen poca, pero lo que dicen es útil y cierto: Leonardo di ser Piero da Vinci

En esta época de destrucción, vale recordar a un creador, un hombre que voló con su mente, y nos dejó inventos, construcciones e ideas supremas que inspiran. En casi todas las ramas de la ciencia y arte, potencializó la técnica en una cultura actual. Leonardo di Ser Piero da Vinci, era él, el que buscaba el origen del espíritu en el “sensus communis”, escudriñando hondamente los vericuetos del cráneo humano. Tal como lo planteó Isaac Newton, Nikola Tesla, Albert Einstein, Stephen Hawking. Ahora bien, los únicos “códigos” válidos en el estudio “leonardiano” son el Códice Huygens, Códice de Turín, Códice Leicester (escritos y manuscritos), Códice Hammer, Códice Forster, Códice Trivulziano, Códice Urbinas del Vaticano, Códice Arundel, Códice Atlántico (nada que ver con el océano, sino por el tamaño formato atlas), lo demás es marketing que hace caer en la “leonardolatría”, ya que Leonardo era estudioso de los pictogramas o criptogramas.
Leo tuvo varios encargos especiales e importantes dibujos, cartone, frescos y pinturas terminadas. Entre ellas, “La Anunciación”, la “Alegoría del Placer y el Dolor”, el “Hombre de Vitruvio” (Homo ad Circulum), “Leda y el Cisne”, “La Virgen y el Niño con Santa Ana y San Juan Niño”, “La Virgen del clavel”, “La Virgen del Huso” (aquí el paisaje del fondo, según expertos, es el mismo usado en la “Mona Lisa”), “La Virgen de las rocas”, “El Bautismo de Cristo” o la “Última cena” (Cenacolo). Otras a medias dignas de investigar, tal como “La Adoración de los Magos” (que detalla a los Reyes Magos y supuestamente se encuentra un autorretrato de Leonardo, de 29 años de edad). Me atrevo a indicar que Leonardo fue el pionero de las calculadoras, tabletas o smartphones, en el aspecto general de que llevaba consigo siempre un librito (libricini) colgado del cinto, ahí plasmaba sus bosquejos, observaciones, apuntes.
Adicto y amante del buen humor, la imaginación, la geometría, la fisiología, las matemáticas, la aerodinámica, la libertad, los animales, la razón, la mecánica, la naturaleza, la física, y fanático del humano. Leonardo, el Homo Universalis. Un artífice de arquitecturas como el tema de la ciudad ideal, experimentos con anotaciones musicales, concepciones tales, como el de un instrumento de cuerda imaginario, prototipo de avionetas, barcos, submarinos, paracaídas y el ornitóptero. Hay una obra digna de este personaje, y es “Leonardo. The Flights of The Mind”, de Charles Nicholl. Una pieza genial, seria, biográfica, histórica, real, bella y aleccionadora. La verdadera vida y obra de nuestro Leonardo, nacido una tarde de primavera del 15 de abril de 1452 en Florencia, y fenecido el 2 de mayo de 1519, a los sesenta y siete años de edad. Debo decir que Leonardo hizo historia, no la aprendía ni la cuestionaba.
Siento que la raza humana debe proseguir hasta llegar al punto en el cual, debe abandonar esta Tierra y convertirse en un explorador de mundos habitables. Adaptación, mutación y preservación del ADN. Más hombres como Leonardo, pondrían a la historia de la humanidad en otro eje de fe, paz y amor. El genio del Renacimiento le dio luz a muchas mentes, desde su paso por el taller de Andrea del Verrocchio, hasta su fascinación por el vuelo, él siempre fue empujado por una idea. La de construir un mundo a imagen y semejanza de su creador.

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *