Crónica de Sábado Santo en Taxco

Compartir

*La noche en la que se une el cielo con la tierra
*¡Y se abrió la Gloria, Cristo Resucitó, está Vivo¡
*La muerte ha sido vencida por la vida!
*El gran acontecimiento, la Gran Vigilia Pascual, el paso del Señor.
Textos y fotografías de José Arroyo Reyes
El drama doloroso del Mártir del Gólgota terminó y con ello concluyó aquí en Taxco de Alarcón los excesos de penitentes, derramamiento de sangre, lágrimas y cera derretida en las calles. Además no hay más espinas, flagelos, capuchas ni cadenas arrastrando; no más andar descalzos por los empedrados ardidos al mediodía, las chirimías callaron y los ayunos y abstinencias la gente los olvidará pronto, pero sobre todo las demasías y las manifestaciones de fe popular de imágenes de cristos y santos en procesiones, todo esto llegó a su fin con la llegada del Sábado Santo, La Gran Vigilia Pascual; ahora todo es alegría, pero también incertidumbre con los problemas de inseguridad en México.
Inicia un nuevo tiempo, es tiempo de celebración rica en contenidos y simbolismos; en ella, la luz del Fuego Nuevo y el Cirio Pascual, el agua bautismal y los cantos, anuncian la victoria de Cristo sobre la muerte. Es el momento de salir de la tristeza que nos dejó el viernes de la Pasión y Muerte de Jesús; pues cuando parecía que todo había terminado no es así, en realidad sucede que algo nuevo está comenzando con la Resurrección.
En Taxco durante todo el día sábado la gente aún acostumbra a no escuchar la radio o ver la televisión, pues dicen que están de duelo por la muerte del carpintero de Nazaret. El respeto a las creencias entre los lugareños aún persiste difícilmente hasta estos tiempos. Durante todo el día de sábado, los pobladores se mantuvieron en casa, están muy cansados del trajín de la semana. Solo las familias de artesanos plateros que tuvieron que a acudir al tianguis sabatino a ofreces su artesanías de plata “hay que sacar el recurso para el pipirin de la próxima semana. En algunos barrios, los muchachos escasamente participaron dándose baños de agua, los jóvenes afortunadamente tienen la educación y no tiran el agua, pues saben que es escasa.
Es Sábado de Gloria, los soldados romanos (antes judíos) ,” cansados , ojerosos y arrepentidos” realizaron recorridos por las calles visitando la siete casas, principalmente los templos de la ciudad donde se veneran las imágenes de Cristo y la Dolorosa, además casas particulares donde les ofrecen aguas frescas y bocadillos para alivianar las mal pasadas.
Por la noche, así lo vivió la gente en la explanada de la plaza Borda y en el interior del templo de santa Prisca. Era la nueve de la noche cuando el presbítero Osvaldo Gómez Sandoval, encabezó el encendió el Fuego Nuevo ante cientos, de taxqueños y turistas que visitan este destino colonial por vacaciones o por visita algún familiar. En su mensaje el presbítero exhorto a la gente a vivir honestamente y dejar atrás el pecado; la vanidad, el egoísmo, la ambición y los placeres en general de la vida actual que están matando a tanta gente “trabajemos por la cultura de la vida, no por la cultura de la muerte”.
En este Pueblo Mágico del estado de Guerrero, en la víspera de la Resurrección de Jesucristo, en la Noche Santa, la más importante del año cuando se une el cielo con la tierra, aquí en Taxco sus habitantes se hallaron nuevamente en oración, silencio, obscuridad y tinieblas en sus parroquias ente la espera de la luz de este gran acontecimiento; la Gran Vigilia Pascual, el paso del Señor de la muerte a la vida.
La ceremonia del encendido y bendición del Fuego Nuevo en el zócalo fue emocionante. En este momento el sacerdote Osvaldo Gómez Sandoval, en nombre de la Iglesia apostólica universal invitó a los presentes y ausente dispersos a reunirse para velar en oración “conmemoraremos juntos la Pascua del Señor” con la esperanza cierta de participar algún día también en su triunfo sobre la muerte, por lo que viviremos con él para siempre, expresó.
Luego de la oración y bendición del Fuego Nuevo, el cura oficiante, inscribió en el monumental Cirio Pascual los signos valiosos de Cristo, nuestra luz, la luz del mundo y la luz de las mentes y corazones de cada bautizado y de cada fiel.
“Cristo ayer y hoy, Principio y Fin, Alfa y Omega, suyo es el tiempo y la eternidad, a él la gloria y el poder, por lo siglos de los siglos, amen”. “por sus Santas Llagas gloriosas, nos proteja y nos guarde Jesucristo Nuestro Señor, amen”. Estas fueron las palabras que el padre pronunció al momento y con un instrumento de metal marco el Cirio Pascual que segundos después fue conducido en procesión al interior del templo que en este momento se encontraba sin luz eléctrica, en tinieblas, en total obscuridad.
“Que la luz de Cristo Resucitado y Glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu”.
Aquí en la entrada al del templo, la gente apiñada en torno al máximo acontecimiento, comenzó a encender sus cirios de mano a mano para darle luz al templo. Luego, ya de frente al retablo o altar principal, la gente aclamo en tres ocasiones con alegría y emoción “Cristo luz del mundo”.
Luego de la penúltima procesión de la Semana Santa que simboliza el caminar hacia Cristo, la gente reunida de cara al altar, levantaron en alto todos los cirios para participar del “Pregón Pascual”, se abrió la Gloria, vino el canto del Gloria, el Aleluya, las campanas del templo a todo vuelo y la gente con mucho jubilo aclamaron la Resurrección de Jesucristo, el paso del Señor del mundo de los muertos al mundo de la vida, claro está para los que creen en el misterio y en Él.
“Hermanos esta es la noche más bella del año, la más santa y la más gloriosa por que celebramos el misterio de la vida, Cristo vuelve a ella por designo de Dios, lo definitivo de nuestra existencia es la vida, no la muerte, esa muerte que nos rodea por todas partes, por dondequiera, esta noche, Cristo el Resucitado está aquí”, Dijo el padre Osvaldo Gómez Sandoval en su mensaje de Resurrección.
“Celebramos la Noche Santa, la noche iluminada, la noche vestida de primavera, la noche recreada con la nueva creación, todo es nuevo en esta gran noche, los símbolos de la liturgia, el fuego nuevo, el agua, la flores el incienso, el color blanco, el canto del Aleluya, el Gloria y las 9 lectura de la Palabra de Dios – 7 del antiguo testamento y 2 de nuevo testamento- que hablan de la Historia de la Salvación, del misterio, la Pascua y el Paso del Señor en nuestras vidas, explicó. Luego del mensaje del sacerdote oficiante, se pronunció la letanía de los santos.
Los símbolos presentes durante la imposición de los Sacramentos; la recepción del óleo crisma, la bendición del agua, la renuncia a santanas y la profesión de fe, la unción bautismal del crisma, las vestidura blanca en una conmovedora ceremonia que duro más de tres horas.
Luego de la Ceremonia de Resurrección y del azote de los judíos o soldados romanos en el exterior, inició la celebración de la Santa Eucaristía, el coro de Santa Prisca, puso el toque especial a este solemne acontecimiento.
Al final, en el zócalo no podía faltar la quema de Judas el traidor. Para entonces observamos cómo la gente con sus cirios en mano encendidos como ánimas por las calles y callejones de la ciudad, llevaban la paz, la nueva luz de Jesucristo a sus hogares… gentedetaxco@hotmail.c

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *