El huracán Otis sacó lo peor y lo mejor de los acapulqueños