Índice Político. Socio del narco en el gabinete de AMLO *Manuel Bartlett, embarrado *La cultura maya sepultada bajo concreto

Compartir

FRANCISCO RODRÍGUEZ  

Socio del narco en el gabinete de AMLO * Manuel Bartlett, embarrado * La cultura maya sepultada bajo concreto  

Andrés Manuel López Obrador no se puede llamar sorprendido por la presencia de un funcionario de larga data al que por doquier se menciona como ligado al narcotráfico y beneficiario económico del mismo, a cambio de protección política y policiaca, desde el sexenio de Miguel de la Madrid.

Se trata de Manuel Bartlett Díaz, director general de la cada vez más emproblemada Comisión Federal de Electricidad –justo a partir de que él tomó las riendas de la empresa productiva (sic) del Estado–, a quien ha alcanzado su pasado tras la recaptura hace unos días de lo que queda de Rafael Caro Quintero.

Ya le he platicado aquí, sólo como un ejemplo, de un suceso ocurrido a mediados del sexenio de Miguel de la Madrid…

… cuando inocultablemente, Bartlett aspiraba a sucederlo en Los Pinos…

… pero bajo las cuerdas comenzaban a correr versiones…

… sobre el involucramiento de quien era secretario de Gobernación…

… junto con ciertos comandantes y agentes de la DFS…

… en el negocio del narcotráfico.

— Si tu amigo Manuel quiere ser Presidente de la República –le dijo un columnista a uno de sus amigos más cercanos, quien apoyaba a Bartlett en la consecución de su meta–, dile que en Oaxaca acaba de haber una matazón y que allá se dice que los muertos eran narcos que trabajaban para él. Que aclare, si es que es mentira…

— Y ¿por qué no se lo dices personalmente? –replicó el amigo de Bartlett, quien gozaba del derecho de picaporte en las oficinas que antes ocuparan con enorme dignidad don Jesús Reyes Heroles, el de a de veras, y don Enrique Olivares Santana, el político ortodoxo por naturaleza.

Así que se dirigieron al vetusto edificio de Bucareli. Apenas llegaron el secretario particular los hizo pasar al Salón Juárez, donde esperaron unos cuantos minutos a ser recibidos.

— Pasa tú solo –le pidió el amigo al columnista.

Y ya adentro, tras los saludos protocolarios, el periodista le dijo a Bartlett lo que sus fuentes le habían confiado.

— ¿Escribo de eso, Manuel? –le preguntó a sabiendas no sólo de cuál sería su respuesta, también consciente de que no lo haría por ser el del narco un tema tabú, muy peligroso.

Lo es, todavía.

Negar, negar, negar, pero…  

El columnista salió del despacho. Su amigo le dijo que él se quedaría a comer con el secretario. Y él se dirigió a su propio compromiso en un restaurante cercano.

Ya por la tarde recibió en la redacción de su periódico un telefonema del amigo mutuo.

— Óyeme, ¿por qué no le dijiste a Bartlett lo que me habías platicado?

— ¡Cómo no! –replicó el colega. Se lo dije tal cual me lo confiaron y tal y como lo conversamos tú y yo.

— Pues dice que no. Dice “no. No me dijo nada de eso”.

Luego el columnista se enteró de que a la semana siguiente su amigo llevó a una periodista que había obtenido de sus propias fuentes oaxaqueñas la misma información que él.

Y el secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid repitió el numerito.

Bartlett volvió a mentir. A negar. Negar y negar.

Negó que ella le hubiera dicho algo siquiera del narco-asunto donde lo involucraban.

Y ante tantas mentiras, el amigo del columnista renunció a su cargo político unos días después.

Y por supuesto dejó de apoyar a Bartlett en la obtención de la candidatura presidencial priísta.

Lo que sigue es bien sabido.

Que Manuel Bartlett habría tenido que ver con el asesinato del agente de la DEA, Kiki Camarena Salazar; de la proditoria emboscada mortal del columnista Manuel Buendía…

… y que claro que puede entrar a territorio de Estados Unidos…

… pero que no puede salir.

Que…

No obtuvo, por supuesto, la candidatura presidencial priísta.

Traía –y aún trae– muchos cadáveres en su clóset personal.

Por eso su cara de amargura desde entonces.

Pero sigue mintiendo.

Como su avaricia por el dinero, por las casa, mentir en él ya es una característica personal

Indicios  

Una de las aristas de la precampaña presidencial de Marcelo Ebrard ha sido la de demandar a casas subastadoras de Francia y Estados Unidos que ponen a remate vasijas, cuencos, caritas prehispánicas. Ha tenido sonados éxitos. La devolución de una docena de piezas por las cuales se hacen grandes escándalos mediáticos. Hoy, empero, no ha dicho ni una palabra –ni él, ni nadie del gobiernito– con respecto a la inminente desaparición, bajo gruesas capas de concreto, de los vestigios de la cultura maya –villorrios, pirámides, miles de vasijas, cuencos y caritas–, merced a la construcción del ferrocarril que circundará la península yucateca tan sólo por un capricho de quien hoy es Presidente de la República. ¿Se imagina usted que los italianos hubiesen hecho lo mismo con Pompeya? Hoy no conoceríamos ese gran tesoro de la humanidad y, porque aquí no se respeta la ley, las futuras generaciones no sabrán de la enorme riqueza de la cultura prehispánica que se remonta a mil años antes de Cristo. * * * Muy enojado, en la “mañanera” del martes 19, López Obrador disfrazó ese su capricho en un “beneficio del pueblo”: dijo que los amparos interpuestos para que no prosperara la construcción del tramo 5 del mentado Tren Maya perdieron validez luego de que la obra se clasificara como “un asunto de seguridad nacional… no por los intereses de un grupo de corruptos y de pseudoambientalistas vamos a detener una obra que es en beneficio del pueblo y que ya el tiempo que llevaba parada significaba un alto costo al presupuesto que es dinero del pueblo, solo por intereses políticos, no… Son obras públicas y no podemos aceptar que los intereses de grupos, de facciones, se sitúen por encima del interés general, eso correspondía a la época del neoliberalismo, neoporfirismo, ahora es el interés del pueblo… Entonces vamos a seguir y vamos a cumplir para entregar el Tren Maya en diciembre del año próximo… Ya se estableció el mecanismo legal porque querían esperar a que el juez resolviera, pero ¿dónde está la justicia rápida y expedita? Hubo mucha filtración de información… estamos trabajando en cuatro tramos pero en el quinto, media hora antes de que se hiciera valer el acuerdo, pusieron el amparo, es una conspiración…No hay forma de que los jueces puedan proceder en contra del gobierno porque se decidió por otro procedimiento…” * * * Y hay quienes se preguntan, con razón, ¿por qué el abasto de medicamentos no se clasifica también como un asunto de seguridad nacional?, por ejemplo. * * * Y por hoy es todo. Mucho aprecio me haya acompañado leyendo estas líneas. Le deseo, como siempre, que tenga usted ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

https://www.indicepolitico.com
indicepolitico@gmail.com
@IndicePolitico
@pacorodriguez

Comentarios

comentarios