Por violencia y miedo dejan de vender pollo en Chilpancingo

Compartir

Josefina Aguilar Pastor

Chilpancingo, Guerrero, 12 de junio de 2022. – Alrededor de una treintena de expendios de pollo en el mercado central “Baltazar R. Leyva Mancilla”, mantuvieron este domingo, cerrados sus locales, luego de que proveedor, fuera asesinado la mañana de este sábado, otros dijeron, fueron amenazados y prefirieron no abrir.

Tal como se habría anunciado desde el mediodía de este sábado, luego de los hechos de violencia ocurridos en un expendio avícola en la comunidad de Petaquillas, la mayoría de los locales comerciales de pollo en el mercado central, permanecieron cerrados.

Sobre sus superficies, solo colgaban mandiles, limpiones y tablas de cortar, pero sin nada que vender.

Los pocos comerciantes que si abrieron, ofertaron algunos, pollo rezagado “frío”, como ellos le llaman, el cual vendieron muy rápido; un par más, no tienen problema, porque su distribuidor es otro, dijeron.

Un vendedor de carnes dijo que la disputa es por el control de la distribución de pollo, que no saben cuándo van a regresar los vendedores y que con los otros comerciantes no hay ningún problema.

También comentó, que algunos comerciantes fueron amenazados por el crimen organizado, y decidieron no abrir.

En los pocos locales abiertos, el pollo entero lo venden entre 180 a 220 pesos.

Por los pasillos de la nave 3, en la que se ubica el área de carnes, caminaban policías estatales que resguardan el mercado.

Los policías dijeron que el mercado va a estar resguardado desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche por la Policía del Estado y la Sedena, esto como una medida para brindar confianza a los comerciantes de pollo, para que regresen con la garantía de que estarán protegidos.

Y es que cabe recordar que apenas el pasado lunes, un distribuir de pollo, quien respondió al nombre de Tomás, fue asesinado ante decenas de personas, tanto vendedores como compradores, en el mismo mercado Baltazar R. Leyva Mancilla.

Según se dio a conocer, apenas tres días antes, Tomás había regresado a “trabajar”, al mercado, luego de permanecer como desplazado, debido a amenazas de muerte recibidas.

También se conoció, que el asesinato ocurrió momentos después que un grupo de policías estatales había recorrido el área.

El ambiente observado en el mercado este domingo fue inusual, si bien hubo afluencia de compradores, no fue en la cantidad que cada domingo “normal”, se observa, se pudo percibir tensión, tristeza, a pesar del bullicio que hacen los compradores y vendedores.

Comentarios

comentarios