Defensoría Pública logra liberar a guerrerense

Compartir

Eduardo tiene 42 años de edad, es originario de Tecpan de Galeana, Guerrero, vive en situación de pobreza extrema en una vivienda prestada de características precarias: techo de cartón, paredes de madera, piso de tierra y baño de fosa. En ese domicilio habita con su concubina, dos hijos y un nieto que se mantienen con ingresos que apenas alcanzan los dos mil pesos mensuales, los cuales obtenía como músico.

En febrero de 2020 fue detenido por una orden de aprehensión emitida en julio de 2006. La orden se giró con el único indicio de un paquete asegurado con marihuana en su interior. El envoltorio estaba en una empresa de mensajería en la CDMX, provenía de Zihuatanejo y su destino era Estados Unidos. El nombre de pila de Eduardo y su primer apellido estaban en el envío. Fue sentenciado a 10 años de prisión por el delito contra la salud, en la modalidad de transporte de marihuana, así como a cien días de multa.

Como no tenía recursos para contratar a un abogado, el Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP) le brindó el servicio gratuito de defensa penal a través de sus defensores públicos. A la par de su proceso, el 15 de agosto de 2020 se presentó solicitud de amnistía a favor de Eduardo, por sus condiciones de vulnerabilidad socioeconómicas.

El 17 de diciembre de 2021 la Comisión de Amnistía aprobó la solicitud al comprobar que estaba en el supuesto de pobreza extrema y cumplía los requisitos para tener acceso a este beneficio. El 25 de enero de 2022, el Juzgado Sexto de Distrito confirmó la liberación de Eduardo, la cual ocurrió casi a media noche, contando con la presencia y el apoyo de su defensor público Martín Vázquez Contreras.

Al 15 de febrero de 2022, el IFDP ha presentado 622 solicitudes ante la Comisión de Amnistía, de las cuales se han obtenido 47 libertades para las personas representadas.

Hay que recordar que el 22 de abril de 2020, en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se publicó el decreto por el que se expide la Ley de Amnistía, la cual tiene como objetivo liberar a las personas internas que hayan sido procesados o se les haya dictado sentencia firme, siempre y cuando no sean reincidentes respecto del delito por el que están indiciados o sentenciados por delitos graves.

Como órgano auxiliar del Poder Judicial de la Federación, dotado de independencia técnica y operativa, el IFDP acompañará estos procesos cuando la persona interesada pida la representación legal al Instituto y así solicitar a la Comisión de Amnistía la aplicación de la ley. Pero también, por iniciativa propia, la Defensoría pública federal puede gestionar una amnistía a favor de la persona interna.

Gracias al fortalecimiento del IFDP, dirigido por Netzaí Sandoval Ballesteros, acercamos la justicia a las personas que más lo necesitan, quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Comentarios

comentarios