Siguen las imposibilidades, para desarrolladores inmobiliarios, de acceder a créditos puente

Compartir

Según declaraciones de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), dentro del funcionamiento de la economía mexicana, el sector de vivienda es un agente fundamental para lograr la reactivación  y estabilidad que se perdió durante los años de pandemia. Siendo una de las industrias más dinámicas del país, la construcción de hogares sigue resistiendo a los desorbitantes precios que deben afrontar y  la suba de materiales de construcción, que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) fue de un 15% durante el 2021.

Pese a los intentos, el sector está lejos de recuperarse a los niveles del año 2019 y los desarrolladores inmobiliarios son quizás los más afectados. Con un mercado de precios cada vez más elevados, un descenso en la demanda por parte de la población y con grandes dificultades para el acceso a créditos, que les permitan afrontar sus proyectos, el camino que deben recorrer es una tarea titánica.

Desde hace años algunas entidades bancarias de méxico otorgan financiamientos de mediano plazo conocidos como Crédito Puente. Este tipo de préstamo va dirigido a desarrolladores de vivienda, intentado beneficiar el acceso a la edificación de conjuntos habitacionales, comercios y grupos de viviendas. Si bien la obtención de este crédito a través de intermediarios, como por ejemplo el Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), deberían ser sencillos la realidad indica lo contrario.

En su caso BIM asegura grandes beneficios por parte de los créditos puente, como por ejemplo que se “otorga a desarrolladores de vivienda, ofrece un financiamiento de hasta el 65% del valor del proyecto a un plazo de crédito de 42 meses, no tiene penalización por prepago y visitas de supervisión de obra sin costo por contrato”. Sin embargo la lista de requisitos es aún más larga que sus beneficios, imposibilitando a los desarrolladores y marcándolos como no aptos para su acreditación.

La selección de candidatos al préstamos se hace a través de los intermediarios, que posteriormente aceptadas las solicitudes entregan los recursos de construcción que otorga la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF). Al acudir a las financieras a hacer los trámites y la evaluación previa, difícilmente los candidatos logran llegar a la parte del otorgamiento y la contratación. Algunos de los requisitos que impiden la obtención del crédito para muchos desarrollistas son: Experiencia mínima de tres años en el desarrollo de vivienda, estructura Financiera adecuada, buen historial crediticio, entregar las carpetas de información financiera, técnica y jurídica completas para que se pueda realizar la evaluación y autorización del proyecto.

El Banco Inmobiliario Mexicano es el sexto banco en créditos puente del país, habiendo logrado el año pasado un crecimiento del 11% en su saldo de cartera, con un alza en el número de clientela de 19 puntos porcentuales, llegando a 700 clientes. Sin embargo la realidad indica que las empresas desarrollistas deben acudir a financieras privadas, no  bancarizadas, para la obtención de créditos que les permitan desarrollar sus proyectos de vivienda, ya que la mayoría cuenta con historiales crediticios negativos.

 

 

Comentarios

comentarios