Acapulco vende carne contaminada por falta de rastro

Compartir

Marcial Campuzano

CHILPANCINGO, Gro., a 19 de ene. del 2022 (SG). – El diputado y presidente de la Comisión de Transporte del Congreso local Rafael Navarrete Quezada, demandó al gobierno del estado y al ayuntamiento de Acapulco que pongan en operación el rastro Tipo Inspección Federal (TIF) construido en la localidad El Salto, para garantizar el consumo de carne libre de enfermedades propias del ganado como la tuberculosis, y para evitar el robo de ganado.

El planteamiento fue hecho a través de un punto de acuerdo en la primera sesión que este miércoles sostuvieron los diputados que integran la Comisión Permanente, al entrar en receso el grueso de los legisladores al concluir el primer periodo ordinario de sesiones, que se caracterizó por el fracaso en la designación del titular de la Auditoría Superior del Estado.

El también ex secretario de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Ordenamiento Territorial en el gobierno de Héctor Astudillo, expuso que la apertura del rastro TIF evitará la contaminación de los mantos acuíferos por las matanzas a veces insalubres de animales para consumo humano que se realizan en 110 rastros tolerados, entre éstos el Río de La Sabana, la laguna de Tres Palos y la bahía de Acapulco, así como el maltrato animal por la forma en que los animales son sacrificados.

Lo que se busca con el funcionamiento del rastro TIF que fue construido desde el 2014 en la localidad de El Salto del municipio de Acapulco, es detonar y vincular las cadenas de la producción de bovinos y porcinos del estado con los mercados regionales, y ofrecer una alternativa real para que el ganado que se produce en las costas de Guerrero, sea sacrificado y posiblemente exportado a los mercados asiáticos, dijo el legislador.

El proyecto rastro TIF se ha mantenido detenido desde el 2019, ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre los 3 órdenes de gobierno sobre su administración.

Alertó que la falta de infraestructura para el sacrificio de animales para consumo humano, puede generar condiciones de insalubridad, “y si a eso se le agrega la escasez de agua potable y la falta de recolección de basura en Acapulco, “podría generar un problema serio de salud pública”.

Navarrete Quezada dio a conocer que la infraestructura del rastro está lista, subutilizada, sin operar y sin mantenimiento.

Expuso que la ley establece que una vez que los ayuntamientos cuenten con rastros, podrán celebrar convenios con el gobierno del estado para que éste se haga cargo de manera temporal de algunos de los servicios públicos, o bien se ejerzan en coordinación con el estado. También señaló que la Ley Orgánica del Municipio Libre del estado precisa que son facultades y obligaciones de los ayuntamientos, atender la construcción y funcionamiento de rastros determinando su ubicación y reglas de operación.

Navarrete Quezada dio a conocer que por el cierre del rastro frigorífico de Acapulco, operan en ese destino de playa 110 rastros tolerados sin que haya plena garantía de la calidad de la carne que se genera.

En el punto de acuerdo el legislador priísta exhortó el cabildo de Acapulco, para que celebre un convenio con el gobierno del estado para que sea quien administre el rastro, o bien sean ambos en forma coordinada.

Exhortó a la titular del poder ejecutivo para que a través de la Secretaría que considere pertinente, realice los procedimientos para entregar las instalaciones del rastro, e inicie su funcionamiento bajo la modalidad administrativa que considere adecuada, a fin de garantizar un servicio eficiente a los usuarios.

Comentarios

comentarios