Contexto Político. La cuarta ola y la pachanga chilpancingueña

Por Efraín Flores Iglesias

La cuarta ola de contagios por Covid-19 en Guerrero, es una realidad. Y es algo que debe de preocuparnos a todos.

Lamentablemente, las autoridades de los tres niveles de gobierno relajaron las medidas sanitarias antes de las fiestas decembrinas y de Año Nuevo, ya que les interesó más la reactivación económica y no la salud de los guerrerenses.

Desde luego que los ciudadanos también son corresponsables de que los contagios se estén disparando en los últimos días. Tan solo en Chilpancingo, miles de personas asistieron a los eventos y bailes que se realizaron en la plaza de toros “Belisario Arteaga” y en el Teatro del Pueblo “Rubén Mora”. Y lo que es peor: de manera irresponsable llevaron a sus hijos menores de edad.

Nadie se opone a la reactivación económica. Pero permitir aglomeraciones en el Día de Muertos (1 y 2 de noviembre) y en todo el mes de diciembre, fue un gravísimo error por parte de las autoridades. Y las consecuencias ahí están. Al día de hoy en Guerrero, se registran mil 123 casos activos de Covid-19, principalmente en diez municipios (Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Taxco de Alarcón, Zihuatanejo, Chilapa de Álvarez, Ometepec, Pungarabato, Tixtla de Guerrero y Tlapa de Comonfort.

A la gobernadora Evelyn Cecia Salgado Pineda le faltó carácter para hacer valer su autoridad y frenar, de entrada, el tradicional Paseo del Pendón (19 de diciembre) y el Porrazo de Tigres en Chilpancingo, a pesar de que el Consejo Estatal de Salud ordenó una semana antes (12 de diciembre) la cancelación del Paseo del Pendón.

La alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez, quien es proclive a las fiestas y eventos multitudinarios siempre quiso que se llevara a cabo el Pendón que marca el inicio de la Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo en su edición 2021-2022. Y por más que quiso deslindarse de la realización del recorrido de danzas el domingo 19 de diciembre, cientos de usuarios en las redes sociales denunciaron que la administración municipal de Chilpancingo auspició dicho evento.

La mayoría de los tres mil danzantes y 15 mil personas que salieron a las calles para presenciar el Paseo del Pendón no tomaron las medidas sanitarias para evitar contagios del Covid-19 y se les permitió, como es costumbre, consumir bebidas embriagantes. Pero eso sí, policías estatales y municipales, bomberos y otros trabajadores de la Secretaría de Protección Civil estatal resguardaron el recorrido.

La alcaldesa Norma Otilia Hernández disfrutó juntos con funcionarios de su administración y los ediles del Cabildo que encabeza del Porrazo de Tigres y de los eventos que se realizaron en el Teatro del Pueblo, valiéndole de esa manera la recomendación del Consejo Estatal de Salud y de la gobernadora Evelyn Cecia Salgado, quien quedó evidenciada como un florero y sin autoridad.

A quien Norma Otilia Hernández sí obedece, es al senador Félix Salgado Macedonio, el padre de la gobernadora de jure y que en los hechos funge como el verdadero mandamás del Poder Ejecutivo estatal. Y se entiende. El motejado “Toro sin cerca” es un fiestero por excelencia. Similares atraen a similares.

“Que gacho se ha de sentir que siendo la gobernadora de un estado no te pelen los alcaldes ni tus colaboradores”, es lo que expresan en las charlas de café varios colegas columnistas. Y coincido plenamente. A Evelyn Salgado muy pocos le hacen caso, así como le ocurrió en su momento Olga Sánchez Cordero en la Secretaría de Gobernación, y a quien siempre tacharon de “florero”. ¡Zas!

Por cierto, la alcaldesa capitalina ya sueña con ser senadora de la República en 2024, para después brincar a la gubernatura en 2027. Bueno, es lo que comentan algunos de sus colaboradores más cercanos y que ya se ven también despachando en las oficinas de la sede del Poder Ejecutivo estatal.

Soñar no cuesta nada. Norma Otilia Hernández está en todo su derecho de aspirar a otro cargo de elección popular en 2024 y más adelante. Lo que se le cuestiona es su irresponsabilidad de exponer la salud de los chilpancinguenses. Pero se entiende: su ambición por el poder y por recaudar dinero, es primero.

Insisto, los ciudadanos son también corresponsables de que los contagios por Covid-19 se estén disparando en Chilpancingo y en otros puntos de la geografía guerrerense, ya que nadie los obligó o les puso una pistola en la frente para ir a eventos masivos en las instalaciones de la Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo. Fueron por mero gusto.

Mientras algunos se cuidan para no volverse a contagiar del bicho chino (Jaime Irra Carceda dixit), otros prefieren seguirle la corriente a la irresponsable alcaldesa morenista de Chilpancingo, a quien en las redes sociales han bautizado como “Norma Pachangas”.

ENTRE OTRAS COSAS… Trascendió que un grupo de diputados locales de Morena desconocerán en los próximos días a Alfredo Sánchez Esquivel como su coordinador parlamentario, y en consecuencia dejará de ser el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso local.

Veremos quién llega en su lugar. Ojalá no sea uno igual o peor que él. Y que sea alguien que sí privilegie los acuerdos con las demás fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo; alguien que sí genere confianza y saque los temas que desde hace un año se han atorado por la ineptitud del legislador ayuteco.

Comentarios:

E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Twitter: @efiglesias

 

Comentarios

comentarios

A %d blogueros les gusta esto: