Contexto Político. Evelyn Salgado y el gobernador de facto

Compartir

Por Efraín Flores Iglesias

A una semana de haber rendido protesta como gobernadora, es claro que Evelyn Cecia Salgado Pineda no es la que realmente toma las decisiones en la sede del Poder Ejecutivo estatal (antes Palacio de Gobierno), sino su padre, el controvertido senador Félix Salgado Macedonio.

Evelyn Salgado solamente es gobernadora de papel. Ni siquiera el nombramiento de Gonzalo Muñiz Rodríguez como director general del DIF-Guerrero, lo decidió ella. Y del gabinete (secretarios y subsecretarios), ni hablar.

La mayoría de los militantes, simpatizantes y busca chambas de Morena le aplauden a su padre, y no a ella. Con el “Toro” se sientan para amarrar acuerdos políticos y lograr un espacio en el tercer gobierno de alternancia en Guerrero, especialmente aquellos que a todo pulmón gritaron en la campaña “¡Hay Toro!” y que en sus redes sociales presumieron las fotos que se tomaron con el oriundo de Las Querendas y con la “Torita”.

“Félix Salgado es el que parte ahora el queso en Palacio de Gobierno”, aseguran algunos trabajadores del gobierno estatal que han sido testigos de las largas filas que han hecho en los últimos días los chairos de Torolandia.

Hay quienes no alcanzarán ni siquiera un puesto administrativo en el gobierno estatal. De hecho, en las redes sociales es notorio el desencanto de algunas personas que votaron por Morena en las pasadas elecciones.

Y sobre advertencia, no hay engaño. Félix Salgado es el gobernador de facto en Guerrero.

Evelyn Salgado solamente hace lo que su progenitor le ordena. Y se vio durante la campaña y el martes 19 del presente mes y año, cuando el senador jala del brazo a la gobernadora para ordenarle que se siente por primera vez en la silla del despacho principal de la sede del Poder Ejecutivo estatal.

En el video que circula en las redes sociales se ve claramente la incomodidad de la gobernadora. Pero su padre es su padre, ni modo que le contradiga. Gracias a él llegó a ser candidata emergente de Morena al gobierno de la entidad.

Sólo los ingenuos creyeron que quien mandaría a partir del 15 de octubre sería una mujer. No así, los jerarcas de Morena, quienes siempre estuvieron conscientes que Félix Salgado sería el verdadero mandamás.

El jueves 21 se confirmó nuevamente que él es el gobernador de facto. Y fue durante la toma de protesta de Liz Salgado Pineda como presidenta del Patronato DIF Guerrero.

El Toro sin cerca volvió hacerle sombra a su hija que cobra como gobernadora, ya que se llevó más tiempo en su intervención que ella. Y en lugar de que Evelyn Salgado diera a conocer a Gonzalo Muñiz Rodríguez (ex dueño del hotel “Muñiz” de Chilpancingo) como director general del DIF Guerrero y anunciar las gestiones que en los últimos días había “realizado” ante el gobierno federal, el padre incómodo se le adelantó.

El ovacionado por los casi mil asistentes que se dieron cita en el teatro “María Luisa Ocampo”, insisto, fue él y no la gobernadora legal.

Tienen mucha razón algunos “viejitos” que se reúnen frecuentemente en céntrica cafetería de Chilpancingo al señalar que la presencia de Félix Salgado en los eventos públicos que encabeza su hija Evelyn Salgado, es perjudicial para la imagen pública de quien se supone lleva las riendas de Guerrero.

Ni siquiera las feministas chairas se han pronunciado respecto al tema. Y se entiende: quieren quedar bien con el nuevo gobierno bicéfalo (o bucéfalo) de Guerrero, porque muy seguramente han entendido que vivir fuera del prepuesto, es un grave error.

Muy pocos militantes de Morena se han atrevido a cuestionar los yerros del gobernador de facto y de su servidumbre.

Don Alfonso Zárate Flores, analista de los fenómenos del poder, describió en su artículo de este jueves en el periódico “El Universal” lo que viene para Guerrero:

“Lo que viene para los guerrerenses es otro tiempo oscuro. Mientras la hija de Félix Salgado Macedonio simula gobernar, su padre, un personaje vulgar de toscas maneras, gobernará desde la sombra una entidad que demanda precisamente lo que no representa Salgado: ética, integridad, eficacia, probidad”. ¡Zas!

Torolandia apenas comienza. Ni siquiera Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República, podrá cumplir con su promesa de tener entretenido a Félix Salgado, su amigo y aliado político.

Comentarios:

E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Twitter: @efiglesias

 

Comentarios

comentarios