Contexto Político. Sánchez Esquivel: soberbia y falta de oficio político

Compartir

Por Efraín Flores Iglesias

Sobre advertencia, no hay engaño. Alfredo Sánchez Esquivel es un personaje insensible, un falso indígena y un legislador sin oficio político. Y las consecuencias ahí están.

Pero la culpa no es del indio, sino de los diputados de Morena que lo hicieron compadre y ungieron nuevamente como su coordinador parlamentario y, por ende, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso del estado.

Sánchez Esquivel es como los changos viejos: no aprenderá maroma nueva, ya que su soberbia lo tiene cegado. Es por eso que no se han podido integrar las comisiones legislativas, ya que pretende desconocer el equilibrio de las fuerzas políticas en la LXIII Legislativas (23 diputados del bloque PRI-PRD-PVEM-PAN por 23 diputados de Morena-PT).

Al igual en la LXII Legislatura, se cierra al diálogo y le falta el respeto a la Presidencia de la Mesa Directiva.

Resulta que el viernes 8 del presente mes y año, recibió a la gobernadora electa Evelyn Cecia Salgado Pineda en el recinto legislativo, sin informarle de dicha visita a la presidenta de la Mesa Directiva, Flor Añorve Ocampo, como corresponde al tener ella la representación de la LXIII Legislatura ante los demás poderes (Ejecutivo y Judicial).

Se entiende que el coordinador parlamentario de Morena sea un ignorante en Derecho y en Ciencia Política, pero no se vale que su lento aprendizaje siga afectando la armonía en el Congreso local. Para eso tiene asesores y amigos diputados que sí cuentan con experiencia legislativa. ¿O será que tampoco los escucha?

No todos los diputados de Morena comparten la visión autoritaria de su coordinador, pero prefieren callar para evitar represalias del próximo gobierno estatal y del senador Félix Salgado Macedonio, quien en los hechos es el verdadero patrón del ayuteco Sánchez Esquivel.

La gobernadora electa acudió a la sede del Poder Legislativo para revisar la logística para su toma de protesta, la cual se realizará el viernes 15 ante decenas de invitados especiales.

La descortesía de Sánchez Esquivel hacia la Presidencia de la Mesa Directiva, ha colocado en serios aprietos y sin deberla a la gobernadora electa, ya que se prevé que algunos diputados de oposición se manifiesten durante la sesión solemne en el que rendirá protesta como la nueva titular del Poder Ejecutivo estatal.

La gobernadora electa está enterada de la forma en que Sánchez Esquivel se comporta con los legisladores opositores. Desde luego que no comparte esa forma de hacer política, por lo que se espera que después del 15 de octubre lo llame a la sede del Poder Ejecutivo (antes Palacio de Gobierno) para leerle la cartilla. O, en su caso, promueva su remoción como coordinador parlamentario.

Lo que Evelyn Salgado requiere es consolidar la gobernabilidad política en el estado de Guerrero. Y para que eso sea posible es necesario que las cosas caminen bien en el Congreso local.

Las bancadas del PRI y del PRD se han comportado a la altura de las circunstancias. Y se entiende: la mayoría de sus integrantes no son novatos en el quehacer parlamentario y sí saben hacer política.

Ojalá Sánchez Esquivel reflexione un momento. Digo, si es que realmente quiere ser parte de esa transformación que la gobernadora electa ha anunciado con insistencia para Guerrero.

De entrada, debe serenarse y asumir el liderazgo que tiene en sus manos. De lo contrario, será defenestrado del cargo como Antonio Helguera Jiménez en la anterior Legislatura.

No le cuesta nada respetar la representatividad de las diferentes fuerzas políticas en el Congreso. Pero es necesario que le vaya bajando unas rayitas a su soberbia.

Además, en la vida y en la política nadie es indispensable. Y todo lo que sube, baja.

ENTRE OTRAS COSAS… A cuatro días de que concluya el mandato para el que fue electo hace seis años en las urnas, es claro que muchos de sus “amigos” y miembros de su gabinete lo han abandonado. Algunos, hasta lo niegan como San Pedro a Jesucristo.

Héctor Astudillo Flores sabe quiénes son esos personajillos. Por prudencia, guardia silencio. De hecho, él mismo advirtió que eso ocurriría antes de culminar su periodo como gobernador de Guerrero.

Durante los últimos treinta días, Astudillo se ha dado cuenta también que fue objeto de traiciones por algunos actores políticos nacionales, a quienes les tendió la mano para trabajar coordinadamente a favor del estado.

Pero de ese tema hablaremos en otra entrega.

Comentarios:

E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Twitter: @efiglesias

Comentarios

comentarios